Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
1
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
[Número publicado el 01 de mayo del 2014]
Una propuesta para el mejoramiento cognitivo en el adulto mayor:
Una alternativa al entrenamiento cerebral
A Proposal for Cognitive Enhancement of the Elderly: An Alternative to Brain Training
Eddy de Jesús Mogollón González
1
Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt
Maracaibo, Venezuela
eddymogollon@gmail.com
Recibido 19 de setiembre de 2013 • Corregido 25 de enero de 2014 • Aceptado 2 de abril de 2014
Resumen.
El presente trabajo tiene por objetivo proponer una alternativa del mejoramiento cognitivo
en el adulto mayor; de acuerdo con los aportes y evidencias presentadas por expertos en el área. Se
analizan las posturas científicas a favor y en contra, en cuanto al uso del entrenamiento cerebral. Se
argumenta sobre la viabilidad de esta propuesta según las evidencias empíricas presentadas por
teóricos e investigadores en el campo de las neurociencias, apoyados en las modernas tecnologías
de mapeo cerebral (brain scanning). Se concluye que a pesar de la vulnerabilidad natural del
adulto
en ocasión de su
envejecimiento, esta propuesta hace factible su mejoramiento cognitivo, como una
alternativa al entrenamiento cerebral.
Palabras claves.
Adulto mayor, cognición, tareas cognitivas, educación, mejoramiento cognitivo.
Abstracts.
This paper is aimed at proposing an alternative for cognitive enhancement in the elderly,
based on contributions and evidence presented by experts in the field.
Scientific positions for and
against the use of brain training are analyzed.
The viability of this proposal is argued based on
empirical evidence presented by theorists and researchers in the field of neuroscience, supported by
modern brain scanning technologies.
It is concluded that, despite the natural vulnerability during
aging, this proposal makes cognitive improvement possible as alternative brain training.
Keywords.
Elderly, cognition, cognitive tasks, education, cognitive enhancement.
Introducción
Existen dos hechos ineludibles que tendrán repercusión en la vida de las sociedades y
en sus culturas. Por un lado, el hecho de que el envejecimiento está correlacionado con los
1
Doctorado en Ciencias de la Educación. Profesor titular de la Universidad Dr. Rafael Belloso Chacín, Maracaibo,
Zulia. Magister
Scientiarum en Termociencias Computacional y Aplicada. Investigador de planta del Centro de
Investigación de Humanidades y Educación (CIHE/URBE). Profesor de postgrado de la asignatura Estadística aplicada
a la investigación. Profesor de postgrado de la asignatura Análisis e interpretación de reportes de investigación.
2
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
cambios en la
capacidad cognitiva, biológica, psicológica
y
social. En segundo lugar,
una gran
proporción de la población mundial alcanzará
la etapa de adulto mayor, en un lapso muy corto;
se proyectan, para el 2030, que los mayores de 80 años
representarán
el 30% de la población
en los países desarrollados
y el 12 % en los denominados países en vías de desarrollo (Alonso,
Sansó, Díaz-Canel,
Carrasco y Oliva, 2007).
Sin embargo, no es el envejecimiento, en sí, el que dentro de esta perspectiva es causa
de alarma entre los gobiernos y sociedades actuales, sino la carga de las demencias que esta
variable conlleva en relación con esta población. Por ejemplo,
la
prevalencia y ocurrencia de
demencia en la sociedad actual se ha incrementado significativamente. Existe un estimado
de
que más de 35 millones de personas en el mundo sufren una demencia especiFca y se proyectan,
para el 2050, más de 115 millones (Alzheimer’s Disease International, 2009). Se debe subrayar
que un 60% de estos casos de demencia, se evidencia en países emergentes, principalmente la
India, China y países del PacíFco Sur (±erri et al., 2005).
Dentro de estas demencias, el Alzheimer sobresale como la más frecuente, entre un 50%
y 70% de ocurrencia; llegando hasta el punto de ser denominada la epidemia del siglo. Para la
Organización Mundial de la Salud, el Alzheimer está considerada entre las seis afecciones con
carácter prioritario en
referencia a la salud mental (Llibre, Guerra y Perera, 2008).
Debido a lo anterior, ha surgido el interés en el entrenamiento cognitivo y otras
intervenciones que puedan aminorar o revertir estos cambios degenerativos en los adultos
mayores. Hay suficiente y basta investigación sobre intervenciones cognitivas que muestran
beneFcios en adultos mayores; pero también, hay autores (Conway y Getz, 2010; Morrison y
Chein, 2011; Shipstead, Redick y Engle,
2012) que piensan lo opuesto, reclamando un mayor
soporte empírico, de acuerdo con sus trabajos de investigación y reciente bibliografía en
memoria de trabajo (
work memory
), donde concluyen, en sus investigaciones, que muchos de
estos programas de entrenamiento cognitivo tienen limitada eficacia en el mejoramiento de
habilidades cognitivas; citan,
por ejemplo, la
inteligencia y habilidades de razonamiento.
Por lo tanto, atendiendo estas consideraciones, el objetivo de este trabajo es analizar las
diferentes posturas que sustentan investigadores y neurocientíficos en cuanto al entrenamiento
cerebral, sus
implicaciones en el contexto donde se desarrolla y aplica, así como proponer una
alternativa para el mejoramiento cognitivo en el adulto mayor, más allá del entrenamiento
cerebral.
Investigaciones contradictorias
En el campo del entrenamiento cerebral, hay posturas científicas encontradas que no
definen ampliamente los beneficios que puede brindar la aplicación de esta actividad.
En la
bibliografía científica, por ejemplo, existen estudios como el realizado por Papp, Walsh y Snyder
(2009) el cual abarcó una investigación documental
desde 1992,
sobre los efectos potenciales
de la intervención cognitiva en adultos mayores saludables.
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
3
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Esta investigación destacó, en sus hallazgos, la falta de evidencia en relación con que el
uso de paquetes informáticos, utilizados para entrenamiento cerebral,
retrasen o disminuyan
el deterioro cognitivo en adultos mayores. También refieren (Papp et al., 2009) que no hay
consenso en referencia al tipo de entrenamiento cognitivo. No hay un seguimiento continuo
que permita recoger datos confables. Además, no hay mediciones donde se
muestren cambios
en las funciones diarias, cambios en las destrezas cognitivas en general o alguna progresión
para la detección temprana en la enFermedad de Alzheimer.
Papp et al. (2009) consideraron que a pesar de los hallazgos en algunas investigaciones,
donde se muestran resultados de que el
entrenamiento cerebral ayudó a las personas
involucradas en estos estudios; estos resultados no fueron significativos y no demostraron que
se
transfirieron aprendizajes a otras áreas con
funciones cognitivas diferentes.
Otro trabajo de investigación que destaca por su signifcancia, es el
publicado por
Owen et al. (2010). Este trabajo, de tipo cuasi-experimental, incluyó la participación de 11.430
participantes en edades que oscilaron entre 18 y 60 años. El estudio fue el resultado de una
investigación realizada durante seis (6) semanas. Se utilizaron programas comerciales de
entrenamiento cerebral. En este mismo orden de ideas, las tareas aplicadas fueron relacionadas
con el razonamiento, memoria a corto plazo verbal, memoria de trabajo espacial y tareas
asociadas con pares; hace énfasis en la planificación, y resolución de problemas, habilidades
cognitivas y aprendizaje.
Owen et al. (2010) destacan que la creencia de que los juegos comerciales actualmente
disponibles para aplicar un
entrenamiento cerebral especifico
mejoran las funciones cognitivas carece
de evidencia científica. También concluyen en esta investigación que los ejercicios de entrenamiento
cerebral
no aportan mejoras cognitivas a los individuos participantes en estas prácticas.
La situación planteada por estos investigadores se proyecta más allá de estos resultados y
afirmaron, además, que en un supuesto de alcanzar un mínimo beneficio en este entrenamiento;
este no es transferible a tareas cognitivas similares (sin previo entrenamiento) y, por lo tanto,
no mejoran en general estas Funciones.
O sea, de acuerdo con lo anterior, el entrenamiento
cerebral no produce transferencia de aprendizajes a otros campos similares.
Ahora bien, a estas investigaciones se adiciona un estudio reciente, realizado por Redick
et al. (2013), donde se concluyó que no hay evidencia de mejoramiento de la inteligencia, al
entrenar la memoria de trabajo. En este, Redick et al. (2013) realizaron una
réplica del trabajo de
Jaeggi,
Buschkuehl, Jonides y Perrig
(2008), quienes sostienen que hubo una mejora sustancial
en la inteligencia ±uida con el entrenamiento de la memoria de trabajo. Otros investigadores que
replicaron el trabajo de Jaeggi et al. (2008) y alcanzaron resultados adversos igual que Redick,
Fueron Chooia y Thompson (2012); Morrison y Chein (2011); Thompson et al. (2013).
Según se ha citado, se han realizado investigaciones que muestran que el entrenamiento
o gimnasia cerebral ha alcanzado mejoras en funciones cognitivas especificas.
Son las
contradicciones que la neurociencias aún no ha podido conciliar.
4
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Se puede mencionar, por ejemplo, en primera aproximación, el trabajo presentado por
Ball et al. (2002), donde se demostró que tres estrategias de entrenamiento cerebral, tales
como memoria episódica, razonamiento inductivo y resolución de problemas, velocidad
de procesamiento (visual e identifcación), aplicadas a 2832 adultos mayores (65 a 94 años),
divididos en 4 grupos, Fueron eFectivas y mejoraron sus habilidades o Funciones cognitivas.
Los resultados fueron de tal consideración, que los investigadores comparan esas
mejorías con magnitudes equivalentes a la declinación cognitiva esperada en un adulto
mayor sin demencia en intervalos de siete a catorce años. Al igual que Papp et al. (2009), estos
investigadores concluyen que debido a la declinación funcional (mínima) de los adultos mayores
durante este
estudio, se requiere periodos de seguimiento más largos con el fin de monitorear
los efectos del entrenamiento en las actividades desarrolladas.
En el caso de los adultos mayores, una investigación cuasi-experimental
realizada por
Ball, Edwards, Ross y McGwin (2010), para determinar los eFectos del
entrenamiento cognitivo
de adultos mayores con respecto a las colisiones de vehículos a motor, se llevó a cabo con
una muestra de 908 individuos con promedio 73.1 años de edad (18 % aFroamericanos).
El entrenamiento cognitivo se relacionó con la memoria, velocidad de procesamiento y el
razonamiento y tuvo una duración aproximada de seis años. Los resultados más relevantes
fueron que el grupo experimental, (conductores) entrenados en razonamiento y velocidad de
procesamiento, tuvo aproximadamente un 50% de menos responsabilidad en colisiones (por
persona/ milla) que el grupo de control.
Esta investigación marca la relevancia e importancia para mantener la independencia
y calidad de vida en los adultos mayores, así como la reducción de costos y beneficios en
seguridad que conllevan estos estudios. Sin embargo, es de vital importancia hacer mención
que Ball et al. (2010) concluyen, también, advirtiendo la necesidad de realizar más investigación
con la finalidad de entender los efectos de diferentes tipos y cantidades de entrenamiento.
Un trabajo de importancia es el
realizado por Tardif y Simard (2011), quienes investigan
sobre la efcacia de catorce (14) intervenciones cognitivas en adultos saludables. La investigación
se basó en la revisión de bases de datos indizadas de PsycInfo y PubMed. La data recogida abarcó
un periodo de 10 años (2001 a 2011). Las principales intervenciones cognitivas se refirieron a
memoria, asociación cara-nombre (
face name association
), imagen mental, asociación por pares
y el método de Loci. El estudio concluye que hay mejoras por lo menos en una intervención
cognitiva en los adultos mayores.
Sin embargo, el mismo trabajo revela que deben realizarse más diseños experimentales,
incluyendo más
mediciones de entrenamiento en actividades de la vida diaria (AVD), actividades
instrumentales de la vida diaria (AIVD), calidad de vida y autoestima.
Indudablemente, la seriedad de los estudios e investigaciones realizadas por ambas
tendencias (Ball et al.,
2002; Ball et al., 2010; Owen et al., 2010; Papp et al., 2009; TardiF y Simard,
2011) es innegable: todos investigaciones con ensayos aleatorios, controlados, documentados,
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
5
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
realizados por grupos de investigación independientes y sometidos a arbitrajes por pares; pero
abren un debate que trae confusión a educadores, neurocientíficos, usuarios, instituciones
cuidadoras de adultos mayores, psicólogos, neuropsicólogos y
psicopedagogos.
El debate del entrenamiento cerebral (Brain Training) ante las expectativas neurocientíficas
De acuerdo con el análisis hasta el momento realizado, se puede señalar e inferir que no
hay un consenso acerca de los beneficios del entrenamiento cerebral.
El autor de este trabajo
considera, por tanto, la necesidad de hacer un análisis de lo investigado hasta nuestros días.
En los resultados alcanzados por los autores antes citados, se menciona que solamente
lograron beneficios en una o alguna estructura cerebral específica o, en su defecto, en ninguna.
El autor, debido a lo anterior,
prefiere utilizar el término: estimulación cognitiva funcional
o rehabilitación cognitiva funcional para los casos de deterioro cognitivo, e inclusive para
demencias. Por un lado, se refiere a estimulación cognitiva,
porque se busca potenciar una
mejora en la las habilidades cognitivas, tales como: velocidad de procesamiento, procesamiento
auditivo, procesamiento visual, memoria de trabajo, memoria a largo plazo, lógica y razonamiento
y atención. Por otro lado, sería funcional, porque este tipo de estimulación se dirige a estructuras
cerebrales específicas y no a estimulación cerebral total.
Una segunda discusión necesaria para su abordaje
es la existencia de
un aspecto medular
señalado en todas las investigaciones citadas
y hace referencia a que, aún en el caso de obtener
un mejoramiento cognitivo en una tarea o prueba especifica, este no es transferible a otras
actividades donde los individuos no han sido entrenados, o no inciden en un mejoramiento
general en los niveles de funcionamiento cognitivo. Ball et al. (2002), Owen et al. (2010), Redick
et al. (2013), Willis et al. (2006)
en sus investigaciones en adultos mayores llegaron a la conclusión
de que la transferencias de tareas durante un entrenamiento cerebral al mundo real es difícil de
alcanzar.
Los argumentos anteriores vienen soportados por investigaciones realizadas en décadas
anteriores por Verhaeghen, Marcoen y Goossens (1992);
Willis y Nesselroade (1990), aplicando
el ensayo clínico ACTIVE (Advanced Cognitive Training for Independent and Vital Elderly),
donde concluyeron que los efectos de transferencia fueron sin significancia y escasos.
Debe
considerarse también que en el entrenamiento cerebral aplicado por estos investigadores no se
obtuvo resultados a largo plazo.
Lo anteriormente expuesto enfrenta dos posturas. Una, donde se le da importancia a
la realización de estudios exitosos en adultos mayores que tratan sobre el entrenamiento
cerebral (Ball et al., 2002; Costa-Giomi, 1999; Navarro et al., 2009 y Wolinsky et al., 2006). Estas
investigaciones demostraron los beneficios de mejoramiento cognitivo al corto plazo. Son
pocas
las investigaciones en este contexto y por ello es necesaria una discusión al respecto.
En este mismo orden se presentan la posiciones de neurocientíFcos (Owen et al., 2010; Papp et
al., 2009; Redick et al., 2013) con los resultados mencionados anteriormente. Sobre la base de
6
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
las consideraciones antes expuestas, se observa que
estas contradicciones en los estudios de
entrenamiento cerebral
dejan un margen de incertidumbre que, indudablemente, conducen a
un debate en este sentido.
Debido a lo anterior, el autor destaca que deben considerarse otros
estudios paralelos,
donde la estimulación cerebral proviene de otros mecanismos y actividades, que aplicados
a adultos mayores pueden ser más efectivos, económicos y de mayor alcance para la salud
integral de estos.
Educación – entrenamiento físico y socialización como estimulación cognitiva
Como un elemento específco para la estimulación cerebral, se presentarán
evidencias
científicas que demuestran cómo otras actividades,
igualmente
desarrollan y brindan
estimulación cognitiva, lográndose un mayor alcance en la salud integral del los adultos
mayores. El autor de este trabajo propone que deben considerarse, en forma simultánea, tres
elementos (triada), los cuales pueden aplicarse a la persona adulta mayor, ya que están apoyados
en evidencias y pruebas empíricas irrefutables (figura 1).
Esta triada indica que, para
potenciar un
mejoramiento cognitivo,
todos sus elementos
deben interrelacionarse entre sí, y deben formar parte de las estrategias para desarrollar una
salud mental con resultados sostenidos
a
mediano y largo plazo. Es así que la triada propuesta
va más allá de lo cognitivo, por ser más extensa, brindando
más seguridad en sus resultados,
e incide aún más en la estimulación cognitiva, de acuerdo con lo mostrado por los
hechos
científicos.
Aspecto social
Aspecto
educativo
Aspecto Físico
Estimulación
cognitiva
Figura 1.
Triada estimulación cognitiva. Elaboración propia.
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
7
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Educación y entrenamiento físico como estimulación cognitiva
Como primera alternativa, se puede mencionar la evidencia científca del estudio
desarrollado por Erickson et al. (2010),
el cual consistió en correlacionar el volumen de masa
cerebral (materia gris), la actividad física y el deterioro cognitivo. La muestra utilizada fue de
426 adultos mayores, con duración de 20 años. De estos,
299 sujetos Fueron adultos sanos (con
un promedio de 78 años)
y 127 sujetos con deterioro cognitivo (promedio 81 años).
Los que
evidenciaban deterioro cognitivo se discriminaron de la siguiente manera: 44 con Alzheimer y
83 con deterioro cognitivo leve (DCL). La actividad Física se Fundamentó en realizar caminatas
de 10 Kms (promedio) semanales. Adicionalmente, se aplicó una mini prueba del estado mental
(Mini-Mental State Examination, MMSE), para medir y supervisar la declinación cognitiva en un
lapso de 5 años.
Luego de transcurridos 10 años de estudios con imágenes tridimensionales de
resonancia magnética de alta resolución (–3D HR-MRI–), lo cual da una validez indiscutible a la
investigación,
se observó
una relación de aumento en el volumen de las estructuras cerebrales,
específicamente, la materia gris. Se concluyó, en este estudio, que a mayor actividad física,
mayor crecimiento del volumen del cerebro. Acá se desea signifcar, desde el punto de vista
neurobiológico,
que una disminución en el volumen del cerebro infiere que las células tienden
a la muerte. Al contrario, cuando hay un incremento o se mantiene su volumen, las células
se
manifiestan sanas y se puede lograr un óptimo rendimiento cerebral.
Erickson et al. (2010) mencionan que caminar 10 kms por semana protege las
estructuras
cerebrales en personas con Alzheimer y con desorden cognitivo leve; especialmente, en áreas
claves como los centros de memoria y aprendizaje. También en sus hallazgos,
encontraron que
estos sujetos
tuvieron menos declinación memorística por más de
5 años. Agregan
que esta
actividad no es la cura para el Alzheimer, aunque sí puede mejorarla.
La educación en la persona adulta mayor como estimulación cognitiva
La plasticidad cerebral se revela en forma significativa,
durante el transcurso de la vida de
un adulto mayor, inclusive a muy avanzada edad, (más de 80 años) (Pellicciari, Miniussi, Rossini y
De Gennaro, 2009). Esta situación incrementa sus competencias educativas para un ancho rango
de actividades intelectuales. Dentro de este orden de ideas, se destaca que la neuro-plasticidad
también favorece el desarrollo de reserva cognitiva, traduciéndose en el mejoramiento para
mantener las funciones ejecutivas superiores activas, sobre todo en el nivel del lóbulo frontal,
lo cual incrementa el aprendizaje y la educación (Anstey y Christensen, 2000).
El autor de este trabajo consideró
pertinente
tratar la hipótesis de la reserva cognitiva, apoyado
en el hecho de dos evidencias clínicas que soportan tal hipótesis.
La primera evidencia es un estudio
de Garibotto et al. (2008), donde evaluaron la repercusión del aspecto laboral y educativo
con relación
con la tasa metabólica cerebral local para la glucosa rCMRglc. Esta evaluación
se realizó
a través
de tomograFía de emisión de positrones (TEP) a
242 pacientes con la enFermedad de Alzheimer, 72
8
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
pacientes con deterioro leve (tipo amnésico) y 144 sujetos saludables. Los resultados arrojaron una
correlación importante entre altos niveles
de educación y ocupación,
contra un bajo metabolismo de
la glucosa (cortex tempoparietal posterior y en el precuneus),
en pacientes con Alzheimer; incluidos,
además, los que tenían deterioro cognitivo leve.
En una investigación reciente (Soto-Añari,
Flores-Valdivia y Fernández-Guinea, 2013),
se
demostró que el nivel de lectura mejora el rendimiento en las funciones ejecutivas en los adultos
mayores; se considera esta actividad un predictor confiable del desempeño de las funciones
cognitivas superiores en el envejecimiento.
En atención a lo expuesto, se demostró que la educación, aunada a una situación de
actividad constante (laboral y física) del adulto mayor, puede ser
un potenciador cognitivo
y estimulador de la reserva cognitiva, disminuyendo o aminorando, inclusive, el nivel clínico
histopatológico de la enfermedad de Alzheimer.
Un segundo trabajo que soporta como evidencia la reserva
cognitiva
es el
realizado por
Roe, Xiong, Miller y Morris (2007) a una muestra de
37 pacientes con
demencia tipo Alzheimer
y 161 sin demencia. A la muestra se le inyectó un agente radiactivo (lo novedoso del estudio),
denominado compuesto Pittsburgh B, marcado con carbono 11 ([11C]-PIB). Este compuesto
tiene las características de adherirse a las placas amiloides
relacionadas con la enfermedad de
Alzheimer. Se
utilizó la tomografía por emisión de positrones (PET), la cual detecta la proteína
b – amiloide en el cerebro de individuos vivos.
Los resultados demostraron una correlación positiva fuerte en adultos mayores con
niveles altos en educación,
contra un mayor rendimiento cognitivo. Lo interesante y pertinente
de este resultado es que los sujetos involucrados evidenciaron la presencia de placas cerebrales
relacionadas con el Alzheimer.
Estas evidencias le dan sustentación empírica a la hipótesis
planteada de que la reserva cognitiva influye en la asociación entre la carga patológica de
la enfermedad de Alzheimer y la cognición, estimulando cognitivamente al adulto mayor, a
través de escenarios educativos. Por todo lo anterior, puede inferirse
que un adulto mayor, para
lograr manifestar una remarcada reserva cognitiva y plasticidad neuronal,
debe mantener una
actividad intelectual permanente.
Socialización y capacidad funcional
En la vida occidental, el individuo adulto mayor es asociado a la continua pérdida de
capacidades (especialmente en
el
aspecto
físico). Por ello, en este contexto las personas
expresan temor de llegar
a esa etapa de la vida,
lo cual los conduce hasta un estado general
de aislamiento
social.
He aquí, donde se resalta la importancia del apoyo social, familiar y de
salud (Ocampo, 2004).
Las teorías sociales en gerontología han alcanzado un avance significativo en los pasados
10 años. Según Bengtson, Silverstein, Putney, y Gans (2009), las teorías relativas al envejecimiento
muestran (de acuerdo con las citas recurrentes en revistas científicas)
un crecimiento importante
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
9
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
en la gerontología actual. Las teorías de la actividad y de la continuidad son, entre otras teorías
sociales, las más citadas
en los debates de la ciencia gerontológica, debido que presentan
evidencias empíricas. El autor de este trabajo tomará como referencia estas teorías, para luego
vincularlas al aspecto educativo y cognitivo.
La teoría social de la actividad
Esta teoría
se atribuye a
Tartler
(1961, citado en Motte y Moñoz, 2002). Sostienen
la
hipótesis
de que únicamente lleva una vida satisfactoria
la persona con una actividad
permanente,
capaz de ejecutar algo útil para otros individuos. Esta teoría es soportada por
evidencia empírica, según los estudios de
Havighurst et al (1967, citado por Lehr y Thomae,
2003). Este trabajo de investigación,
realizado con
una muestra de individuos entre 50 y 90
años, mostró que aquellas personas con más adaptación
manifestaban una mayor actividad.
Concluyen estos investigadores que
un envejecimiento sano está en relación con mantener
una vida activa y una continua interrelación interpersonal.
Otros estudios
(Lemon et al., 1980, citados por Lher y Thomae, 2003)
también llegaron
a la misma conclusión en sus trabajos de investigación. Es decir, realizar y actuar en diversos
roles dentro de la sociedad tiene efectos
positivos para la imagen
del senescente. Longino et
al. (1982, citados por Lher y Thomae, 2003) siguieron en la misma línea.
Esta teoría ha tenido
una enorme importancia en su aplicación, en el sentido de haber dirigido políticas sociales para
maximizar y estimular la actividad en personas mayores.
La teoría de la continuidad
Esta teoría
se basa en que no se interrumpe la actividad en el paso de la edad madura a la
tercera edad; mostrando, por otro
lado, que si existen cambios, estos son mínimos
y aparecen
debido al importante paso hacia la adaptación de la tercera edad. En consecuencia, según
esta teoría, la actividad que ejerce la persona objeto de la transición no se detiene, al menos
bruscamente (Atchley, 1971). Análogamente, existen estudios donde se demuestra que la
teoría de la continuidad encuentra apoyo empírico. Investigadores como Quick y Moen (1998);
Robbins, Lee y Wan (1994) corroboran y respaldan con sus estudios los postulados de esta teoría.
Además de las teorías antes mencionadas, se considera necesario destacar que otros
autores consideran que los adultos mayores, en esta etapa, están aún en plenitud de sus
facultades, con circunstancias llenas
de
posibilidades
para
mismos
y
para
su comunidad.
En otras palabras, mantienen todas las condiciones para realizar las actividades independientes
de la vida diaria (AIVD), pudiendo encarar las exigentes demandas del ambiente que los rodea
(Sandoval y Varela, 1998; Sanhueza, Castro y Merino, 2005). No obstante, menciona Ocampo
(2004), cuando se origina una pérdida de sus habilidades funcionales normales, las tareas
sociales previamente definidas se ven afectadas, y su nivel de
socialización como adulto mayor
tiende a descender drásticamente
10
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
En el orden de las ideas anteriores, Durán, Orbegoz, Uribe-Rodríguez y Uribe (2008), así
como Fuentes y García (2003), coinciden en que el grado de satisfacción en la integración social
está estrechamente relacionado con el deterioro de la salud, la actitud hacia la ancianidad, la
funcionalidad física y el no poder realizar las mismas actividades de antes. También Pedrera et
al. (1999) coinciden en que a la entrada, a la senectud del individuo, aumenta la posibilidad de
perder las interrelaciones en el aspecto emocional e instrumental.
El autor considera que observar el aislamiento del adulto mayor, como una condición
desventajosa en su desempeño e interacción de sus redes y contextos
sociales, es un escenario
que debe tomarse en cuenta. Sin embargo, estudios recientes
demuestran que el aislamiento
social va a incidir directamente causando daños patológicos en el sistema nervioso central
y en consecuencia, repercutiendo en el deterioro físico y cognitivo. Es decir, es un problema
de salud física, redundante en daños cognitivos. En estudios recientes (Liu et al., 2012), se
demuestra que, cuando un adulto es aislado socialmente, su cerebro hace que produzca una
disminución de una lipoproteína llamada mielina, lo que ocasiona trastornos emocionales y
de comportamiento (estrés, depresión, ansiedad, esquizofrenia),
así como daños directos al
sistema nervioso central, donde está involucrada la esclerosis
múltiple. De ahí, la importancia
de incorporar a los adultos mayores en programas de socialización en forma continuada.
Discusión y aspectos por considerar
Indudablemente, no se puede negar la importancia que reviste el entrenamiento cerebral
en el mejoramiento cognitivo de las personas adultas mayores, con el fin de mejorar su autonomía
e independencia diaria. Asimismo, el entrenamiento cerebral enmarca su importancia en
institutos educativos, instituciones de salud mental y, por ello, debe profundizarse el debate
que apoye la aprobación, el
mejoramiento o rechazo de esta actividad. La incertidumbre que
actualmente encierran las investigaciones neurocientíficas en esta área, en cuanto a análisis,
estudios y resultados conclusivos, deben ser una prioridad en esta categoría.
Como un espacio ilustrativo, se pueden mencionar los hallazgos citados
en este trabajo,
donde se pone de relieve, cómo destacados científicos en sus prácticas investigativas (aprobadas
inclusive en arbitrajes de revistas científicas altamente especializadas) difieren tan radicalmente
en el análisis y alcance de resultados obtenidos a un mismo problema, situación o contexto.
Lo que más se destaca acá es lo referente a la producción académica e intelectual a favor del
entrenamiento de las habilidades cognitivas, la cual es abundante; pero, simultáneamente, se
contradice con otras investigaciones
realizadas en la misma actividad y de similares características.
Por eso, uno de los argumentos para invitar a un debate urgente en esta materia está basado
en la falta de consenso que generan los entrenamientos cognitivos. ¿Cuáles son efectivos? ¿Es
válido el uso del software comercial?
Investigadores como Ball et al. (2002) concluyen también
en la necesidad de fomentar mas investigación en esta área, con el fin de entender los efectos
de diferentes tipos de entrenamiento cerebral que se deben aplicar. Con referencia a lo anterior,
uno de los hallazgos en el trabajo de Ball et al. (2002) muestra que los resultados de estas
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
11
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
investigaciones solo se miden en el corto plazo. Desai (2010) acompaña a Ball et al. (2002) en
estos argumentos, cuando refiere la falta de evidencia de que el entrenamiento cerebral brinde
resultados en el largo plazo, en cuanto a destrezas y mejoramiento de funciones ejecutivas.
No hay pruebas ni datos suficientes que demuestren los beneficios a largo plazo del
entrenamiento cerebral.
De acuerdo con Papp et al. (2009), la poca bibliografía existente está
limitada
por una falta de consenso, en relación con el tiempo de aplicación del entrenamiento
cognitivo para medir sus beneficios.
Este es uno de los puntos a debatir.
Después de las consideraciones anteriores, cabe señalar, por otro lado, que existe un
consenso casi generalizado en las investigaciones de entrenamiento cerebral, con respecto
a la poca evidencia referente a que algún tipo de destreza o habilidad entrenada pueda ser
transferida hacia otras tareas o aspectos del mundo real, o en su defecto, los beneficios son
mínimos (Hertzog, Kramer, Wilson y Lindenberger, 2009). Sin embargo, hay estudios, como el
presentado por Owsley, Sloane, McGwin y Ball
(2002), donde se infere que la transFerencia del
aprendizaje solo es posible para tareas específicas, sin proyección a otras actividades similares.
El autor de este trabajo reflexiona, además, sobre las evidencias empíricas presentadas
aquí, en el caso de la educación (Roe et al., 2007) como estimulación cognitiva, y el entrenamiento
físico (Garibotto et al., 2008). Estas también redundan en mejoramiento cognitivo a través de un
mejoramiento
físico en el nivel de neuronal (incremento volumen del cerebro), mejoramiento
de la reserva cognitiva en relación con la neuroplasticidad (Pelliciari et al., 2009),
sin el uso del
entrenamiento cerebral
per se
.
Una interrogante que surge es: ¿Cómo pueden estar seguros los investigadores de que
ellos controlan estas variables cuando realizan entrenamiento cerebral?
¿Seleccionan ellos
su muestra de tal manera que sus miembros no se ejerciten físicamente o se impliquen en
situaciones académicas o que también producen estimulación cognitiva en forma simultánea
al recibir el entrenamiento
cerebral? ¿Los estudios de entrenamiento cerebral toman en
consideración la socialización que mantiene este grupo etario, cuando realizan estas pruebas?,
¿o aíslan esta variable?
En ningún estudio sobre entrenamiento cerebral revisado por el autor
de este trabajo, se toman en consideración o mencionan esta condición.
Por lo anteriormente expuesto , el autor propone la triada mostrada en
la figura 1, como
una entidad integral, que basada en evidencias empíricas irrefutables y confiables,
incremente,
simultáneamente, la estimulación cognitiva y el mejoramiento físico de los sujetos adultos
mayores y su socialización continua.
Reflexiones finales
Indudablemente, no se pueden negar los beneficios del entrenamiento cerebral.
Hay suficiente investigación en este aspecto, aplicada en adultos mayores, con resultados
satisfactorios, sobre todo en países desarrollados. Estas investigaciones han sido realizadas por
reconocidos neurocientíficos y respaldados por publicaciones
altamente especializadas.
12
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Sin embargo, se pueden mencionar los hallazgos encontrados en esta investigación,
donde se pone de relieve cómo destacados neurocientíficos, en sus prácticas investigativas,
difieren tan radicalmente de otros, en cuanto al análisis y alcance de resultados obtenidos en
un mismo problema, situación o contexto. Lo que más se destaca acá es lo referente a que
la producción académica e intelectual a favor del entrenamiento cerebral es abundante; pero
simultáneamente contradictoria en sus resultados.
En este mismo orden de ideas,
el entrenamiento cerebral enmarca su importancia en
institutos educativos e instituciones de salud mental. Todas estas instancias reclaman el
profundizar e introducir un debate que apoye la aprobación, el mejoramiento o rechazo de esta
actividad. Salir de la incertidumbre actual en las investigaciones neurocientíficas en esta área,
en cuanto a análisis, estudios y resultados conclusivos, debe ser una prioridad.
Por eso, uno de los argumentos, para invitar a un debate urgente en esta materia, está basado
en la falta de consenso que generan los entrenamientos cognitivos. Investigadores como Ball et al.
(2002) concluyen, también, en la necesidad de fomentar más investigación al respecto, con el fin de
entender los efectos de diferentes tipos entrenamiento cerebral que se deben aplicar.
Asimismo, uno de los hallazgos en este trabajo muestra
que los resultados de estas
investigaciones solo se miden en el corto plazo. No hay pruebas ni datos suficientes que
demuestren los beneficios a largo plazo del entrenamiento cerebral (Desai, 2010).
Desde la
perspectiva de Papp et al. (2009), la poca bibliografía existente está limitada
por una falta de
consenso, en relación con el tiempo de aplicación del entrenamiento cognitivo para medir los
beneficios.
Este es otro de los puntos para debatir.
Un punto clave, que profundiza estas diferencias, es la existencia de un consenso casi
generalizado en las investigaciones de entrenamiento cerebral, con respecto a la poca evidencia
en cuanto a que algún tipo de destreza o habilidad entrenada pueda ser transferida hacia
otras tareas o aspectos del mundo real o, en su defecto, los beneficios son mínimos (Hertzog
et al., 2009). Sin embargo, hay estudios, como el presentado por Owsley et al. (2002), donde
demuestran que la transferencia del aprendizaje solo es posible para tareas muy especificas,
luego de aplicado un entrenamiento cerebral.
Aunado a esto, el autor menciona evidencias sobre la existencia
de alternativas al
entrenamiento cerebral (o complementarias) que potencian una real estimulación cognitiva
(tal como incremento de masa cerebral, regeneración neuronal) con repercusiones
en la salud
física de la persona adulta mayor.
Referencias
Alonso, P., Sansó, F. J., Díaz-Canel, A. M., Carrasco, M y
Oliva T. (2007). Envejecimiento poblacional
y fragilidad en el adulto mayor.
Revista
Cubana
de Salud Pública, 33
(1), 1-17. Recuperado
de
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
13
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Alzheimer’s Disease International. (2009).
World Alzheimer Report [Informe Mundial sobre el
Alzheimer]
. Recuperado de
pdf
Anstey, K y Christensen, H. (2000). Education, Activity, Health, Blood Pressure and Apolipoprotein-E
as Predictors oF Cognitive Change in Old Age: A Review [Educación, actividad, salud, la
presión arterial y la apolipoproteína-E como predictores de cambio cognitivo en la vejez].
Gerontology, 46
(3), 163-177. doi: 10.1159/000022153
Atchley, R. C. (verano, 1971). Retirement and Leisure Participation: Continuity or Crisis? [Retiro y
participación del ocio: Continuidad o crisis].
The Gerontologist, 11
(1), 13-17.
Ball, K., Berch, D. B., Helmers, K. ±., Jobe, J. B., Leveck, M. D., Marsiske, M.
Advanced Cognitive
Training For Independent and Vital Elderly Study Group. (2002). E²ects oF Cognitive
Training Interventions with Older Adults. A Randomized Controlled Trial [EFectos de las
intervenciones cognitivas de capacitación con los adultos mayores. Un ensayo controlado
aleatorio].
The Journal of American Medical Association, 288
(18), 2271-2281. Recuperado de
Ball, K., Edwards, J. D., Ross, L. A., y McGwin, G., Jr. (2010). Cognitive training decreases motor
vehicle collision involvement of older drivers.
[El entrenamiento cognitivo para disminuir
colisiónes que involucran vehículos de motor en adultos mayores].
Journal of the American
Geriatrics Society, 58
(11), 2107-2113.
Bengtson, V. L., Silverstein, M., Putney, N. M. y Gans, D., (2009). Handbook oF Theories oF Aging
[Manual de teorías del envejecimiento]. (2
a
ed.). New York: Springer Publishing Company.
Chooia, W.-T. y Thompson, L. A. (noviembre-diciembre, 2012). Working Memory Training does
not Improve Intelligence in Healthy Young Adults [El entrenamiento de la memoria de
trabajo no la inteligencia en adultos mayores saludables].
Intelligence, 40
(6), 531-542.
Conway, A. R. y Getz, S. J. (2010). Cognitive Ability: Does Working Memory Training Enhance
Intelligence? [Capacidad cognitiva: ¿Aumenta el entrenamiento de la memoria de trabajo
la inteligencia?].
Current Biology, 20
(8), R362-R364.
doi: 10.1016/j.cub.2010.03.001
Costa-Giomi, E. (otoño, 1999). The E²ects oF Three Years oF Piano Instruction on Children’s
Cognitive Development [Los eFectos de tres años de instrucción de piano en el desarrollo
cognitivo de los niños].
Journal of Research in Music Education, 47
(3), 198-212. doi:
10.2307/3345779
Desai, A. K. (2010).
Healthy Brain Aging: Evidence Based Methods to Preserve Brain Function and
Prevent Dementia, An issue of Clinics in Geriatric Medicine [Envejecimiento saludable del
Cerebro: Métodos basados en la evidencia para preservar la función cerebral y prevenir la
demencia, un problema de clínicas en medicina geriátrica].
Philadelphia: Saunders.
14
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Durán, D., Orbegoz, L. J., Uribe-Rodríguez, A. F. y Uribe, J. M. (enero-abril, 2008). Integración
social y habilidades funcionales en adultos mayores.
Universitas Psychologica, 7
(1),
263-270.
Recuperado
de
view/213/1691
Erickson, K. I., Raji, C. A., López, O. L., Becker, J. T. Rosano, C., Newman, A. B., … Kuller, L. H.
(2010).
Physical Activity Predicts Gray Matter Volume in Late Adulthood: The Cardiovascular
Health Study [Actividad física predictor del volumen de materia gris en la edad adulta
tardía: Un estudio de salud cardiovascular].
Neurology, 75
(16), 1415-1422.
doi: 10.1212/
WNL.0b013e3181f88359
Ferri, C. P., Prince, M., Brayne, C., Brodaty, H., Fratiglioni, L., Ganguli, M., …
Alzheimer’s Disease
International. (2005). Global Prevalence of Dementia: a Delphi Consensus Study. [La
prevalencia global de la demencia: Un estudio del consenso de Delphi].
Lancet, 366
(9503):
2112-2117. doi:
10.1016/S0140-6736(05)67889-0
Fuentes, M. I. y García, A. (enero-abril, 2003). Causas sociales que originan sentimientos de
abandono en el adulto mayor.
Revista del Hospital General “La Quebrada”, 2
(1), 25-29.
Recuperado de
Garibotto, V., Borroni, B., Kalbe, E., Herholz, K., Salmon, E., Holto±, V., … Perani, D. (2008). Education
and Occupation as Proxies for Reserve in Amnestyc mild Cognitive Impairment Converters
and Alzheimer Disease: FDG-PET Evidence [Educación y ocupación como sustitutos de la
reserva cognitica en amnésicos leves y de la enfermedad de Alzheimer: Evidencia FDG-
PET].
Neurology, 71
(17), 1342-1349.
Hertzog, C., Kramer, A. F., Wilson, R. S. y Lindenberger, U. (2009). Enrichment E±ects on Adult
Cognitive Development: Can the Functional Capacity of Older Adults be Preserved and
Enhanced [¿Efectos del desarrollo del
enriquecimiento cognitivo en adultos o: ¿Puede la
capacidad funcional de los adultos mayores ser preservada y mejorada?].
Psychological
Science in the Public Interest, 9
(1), 1-65. Recuperado de
ft/che/CHE_Enrichment_2009.pdf
Jaeggi, S. M., Buschkuehl, M., Jonides, J. y Perrig, W. (2008). Improving Fluid Intelligence with
Training on Working Memory [Mejora de la inteligencia fluida con el entrenamiento de la
memoria de trabajo].
Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States
of America, 105
(19), 6829-6833. doi:
10.1073/pnas.0801268105
Lehr, U. y Thomae, H. (2003).
Psicología de la senectud. Proceso de aprendizaje del envejecimiento.
Barcelona: Herder.
Liu, J., Dietz, K., DeLoyht, J. M., Pedre, X., Kelkar, D, Kaur, J., … Casaccia, P. (2012). Impaired
Adult Myelination in the Prefrontal Cortex of Socially Isolated Mice [Deterioro de la
mielinización de adultos en la corteza prefrontal de los ratones aislados socialmente].
Nature Neuroscience,
15, 1621-1623. doi: 10.1038/nn.3263
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
15
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Llibre, J. C., Guerra, M. A. y  Perera, E. (enero-marzo, 2008). Comportamiento del síndrome
demencial y la enfermedad de Alzheimer.
Revista Habanera de Ciencias Médicas, 7
(1),
1-13.
Recuperado
de
519X2008000100008
Morrison, A. B. y Chein, J. M. (2011). Does Working Memory Training Work? The Promise
and Challenges of Enhancing Cognition by Training Working Memory [¿Funciona el
entrenamiento de la memoria de trabajo? La promesa y el reto de mejorar a través del
entrenamiento la memoria de trabajo].
Psychonomic Bulletin & Review, 18
(1), 46-60. doi:
10.3758/s13423-010-0034-0
Motte, A. y Moñoz, J. (2002). Envelhecimento Social [Envejecimiento social]. En J. Muñoz (Coord.),
Psicología del Envejecimiento
(pp. 95-110). Madrid: Pirámide.
Navarro, J. I.,
Menacho, I., Alcalde, C., Marchena, E., Ruiz, G. y Aguilar, M. (2009). Cognitive
Changes
Among
Institutionalized
Elderly
People
[Cambios
cognitivos
entre
adultos
mayores
institucionalizados].
Educational Gerontology, 35
(6),
523-540.
doi:
10.1080/03601270802608568
Ocampo, R. (2004).
Vejez y discapacidad: Visión comparativa de la población adulta mayor rural.
Valle Central de Costa Rica
(Tesis de maestría). Universidad de Costa Rica, Costa Rica.
Recuperado de
Owen, A. M., Hampshire, A., Grahn, J. A., Stenton, R., Dajani, S., Burns, A. S. y Ballard, C. G.
(2010).
Putting Brain Training to the Test [Poniendo el entrenamiento cerebral a prueba].
Nature,
465
, 775-778. doi: 10.1038/nature09042
Owsley, C., Sloane, M., McGwin, G., Jr. y Ball, K. (julio-agosto, 2002). Timed Instrumental Activities
of Daily Living Tasks: Relationship to Cognitive Function and Everyday Performance
Assessments in Older Adults [Programación de actividades y tareas instrumentales de la
vida diaria: Evaluación de la relación con la función cognitiva y rendimiento en adultos
mayores].
Gerontology, 48
(4), 254-265. doi: 10.1159/000058360
Papp, K. V., Walsh, S. J. y Snyder, P. J. (2009). Immediate and Delayed E±ects of Cognitive
Interventions in Healthy Elderly: A Review of Current Literature and Future Directions
[Efectos inmediatos y retardados de intervenciones cognitivas en ancianos sanos: Revisión
de la bibliografía actual y proyecciones futuras].
Alzheimer’s & Dementia, 5
(1), 50-60. doi:
10.1016/j.jalz.2008.10.008
Pedrera, J. D., Canal, M. L., Lavado, J., M., Postigo, S., Sánchez, M. y Durán, N. (noviembre-
diciembre, 1999). Estudio de salud en las personas mayores en Extremadura: Consumo de
fármacos
y
patologías
crónicas
más
frecuentes.
Revista Española de Salud Pública, 73
(6),
677-686. Recuperado de
16
Eddy de Jesús Mogollón González
CORREO: educare@una.cr
Artículo protegido por licencia Creative Commons
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Pellicciari, M. C., Miniussi, C., Rossini, P. M. y De Gennaro, L. (2009). Increased Cortical Plasticity
in the Elderly: Changes in the Somatosensory Cortex after Paired Associative Stimulation
[Aumento de la plasticidad cortical en el anciano: Cambios en la corteza somatosensorial
después de una estimulación asociativa estimulación].
Neuroscience. 163
(1), 266-276. doi:
10.1016/j.neuroscience.2009.06.013
Quick, H. E. y Moen, P. (1998). Gender, Employment, and Retirement Quality: A Life Course
Approach to the DiFerential Experiences of Men and Women [Género, empleo y retiro: Un
enfoque de ciclo de vida de las experiencias diferenciales de hombres y mujeres].
Journal
of Occupational Health Psychology. 3
(1), 44-64.
Redick, T. S., Shipstead, Z., Harrison, T. L., Hicks, K. L., ±ried, D. E., Hambrick, D. Z., … Engle, R.
W. (2013). No Evidence of Intelligence Improvement after Working Memory Training:
A Randomized, Placebo-Controlled Study [±alta evidencia del mejoramiento de la
inteligencia después del entrenamiento de la memoria de trabajo:
Un estudio aleatorio
controlado por placebo].
Journal of Experimental Psychology. General. 142
(2), 359-379.
doi:
10.1037/a0029082
Robbins, S. B., Lee, R. M. y Wan, T (1994). Goal Continuity as a Mediator of Early Retirement
Adjustment: Testing a Muldimensional Model [La c
ontinuidad como mediador de ajuste
de jubilación anticipada: Prueba de un modelo muldimensional
].
Journal of Counseling
Psychology, 42
(1), 18-26.
doi: 10.1037/0022-0167.41.1.18
Roe
, C. M., Xiong, C.,
Miller
, J. P. y Morris, J. C. (2007). Education and Alzheimer Disease Without
Dementia: Support for the Cognitive Reserve Hypothesis [Educacion y enfermedad de
Alzheimer sin demencia: Soporte la hipotesis de la reserva cognitiva].
Neurology, 68
(3),
223-228. doi: 10.1212/01.wnl.0000251303.50459.8a
Sandoval, L. y Varela, L. (octubre-diciembre, 1998). Estudio comparativo de funcionalidad en
pacientes adultos mayores ambulatorios y hospitalizados.
Revista Médica Herediana, 9
(4),
138-142. Recuperado de
Sanhueza, M., Castro, M. y Merino J. M. (2005). Adultos mayores funcionales: Un nuevo concepto
en salud.
Ciencia Enfermería, 11
(2), 17-21. Recuperado de
v11n2/art04.pdf
Shipstead, Z., Redick, T. S. y Engle, R. W. (2012). Is Working Memory Training EFective? [¿Es el
entrenamamiento de la memoria de trabajo efectivo?].
Psychological Bulletin, 138
(4), 628-
654. doi: 10.1037/a0027473
Soto-Añari, M., ±lores-Valdivia, G. y ±ernández-Guinea, S. (2013). Nivel de lectura como medida
de reserva cognitiva en adultos mayores.
Revista de
Neurología, 56
(2), 79-85. Recuperado
de
CORREO: educare@una.cr
Eddy de Jesús Mogollón González
Artículo protegido por licencia Creative Commons
17
Revista Electrónica Educare (Educare Electronic Journal)
EISSN: 14094258 Vol. 18(2) MAYO-AGOSTO, 2014: 1-17
Tardif, S. y Simard, M. (2011). Cognitive Stimulation Programs in Healthy Elderly: A Review
[Programa de estimulación cognitiva en adultos mayores].
International Journal of
Alzheimer’s Disease, 2011,
1-13. doi: 10.4061/2011/378934
Thompson, T. W., Waskom, M. L., Garel, K-L., Cardenas-Iniguez, C., Reynolds, G. O, Winter, R.,
… Gabrielli, J. D. (2013). Failure of Working Memory Training to Enhance Cognition or
Intelligence [Entrenamiento en la memoria de trabajo
para mejorar la cognición y la
inteligencia].
PLoS ONE, 8
(5), 8-15. doi: 10.1371/journal.pone.0063614
Verhaeghen, P., Marcoen, A., y Goossens, L. (1992). Improving Memory Performance in the
Aged Through Mnemonic Training: A Meta-Analytic Study [Mejora del rendimiento de la
memoria en las personas de edad a través de entrenamiento necmónico: Estudio meta-
analítico].
..
Psychology and Aging, 7
(2), 242-251.
Willis, S. y Nesselroade, C. (1990). Long-Term E±ects of Fluid Ability Training in Old-Old
Age [Efectos a largo plazo de la capacidad de entrenamiento de ²uidos en la vejez].
Developmental Psychology, 26
(6), 905-910. Recuperado de
sls/LT%20E±%20Fluid%20Abty%20Training.pdf
Willis, S. L., Tennstedt, S. L., Marsiske, M., Ball, K., Elias, J., Koepke, K. M., … Active Study Group.
(2006). Long-Term E±ects of Cognitive Training on Everyday Functional Outcomes in
Older Adults [Efectos a largo plazo del entrenamiento cognitivo funcional cotidiano en
los adultos mayores].
The Journal of American Medical Association, 296
(23) 2805-2814.
Recuperado de
Wolinsky, F. D., Unverzagt, F. W., Smith, D. M., Jones, R., Wright, E. y Tennstedt, S. L. (2006). The
E±ects of the ACTIVE Cognitive Training Iinterventions on Clinically Relevant Declines in
Health-Related Quality of Life [Los efectos del ensayo de entrenamiento cognitivo ACTIVE
y la relevancia clínica en la declinación de la calidad
de vida].
Journal of
Gerontology:
Social Sciences, 61B
(5), S281-S287.
Cómo citar este artículo en APA:
Mogollón, E.
(mayo-agosto, 2014).
Una propuesta para el mejoramiento cognitivo en el adulto mayor: Una
alternativa al entrenamiento cerebral.
Revista Electrónica Educare
,
18
(2), 1-17.
Nota:
Para citar este artículo en otros sistemas puede consultar el hipervínculo “Como citar el artículo“ en la
barra derecha de nuestro sitio web:
logo_pie_uaemex.mx