Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
189
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
LA UTILIDAD DE LAS TIC PARA LA PROMOCIÓN DE APRENDIZAJES EN
LA EDUCACIÓN SUPERIOR
Resumen: El presente artículo se deriva de una investigación orientada al análisis de los
aprendizajes promovidos en el curso: Diseño y Producción de Materiales y Recursos
Didácticos desde las Tecnologías de la Información y la Comunicación, ofertado en la
Licenciatura en Pedagogía con Énfasis en Didáctica de la Universidad Nacional. La
utilidad
de
los
aprendizajes
desarrollados
a
partir
de
los
recursos
tecnológicos
promovidos en el curso meta, tales como: el aula virtual, las páginas web, blog educativo,
entre otros, se constituye en el eje de interés que motivó el estudio. Se pretende analizar
la funcionalidad del conocimiento gestado en el desarrollo personal y profesional del
alumnado como parte fundamental de los retos demandados por la sociedad a la educación
universitaria y en especial a la función docente.
Palabras clave:
Aprendizaje; entorno virtual; tecnologías de la información y de la
comunicación; conocimiento.
190
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
THE USEFULNESS OF TIC´S FOR THE PROMOTION OF LEARNING IN
HIGHER EDUCATION
Abstract: This research focuses on the analysis of the learning promoted in the course:
Design and production of materials and teaching resources from the information
technologies and communication of the Major in education with an emphasis on teaching
named “Licenciatura en Pedagogía con Énfasis en Didáctica” offered at the Universidad
Nacional. The usefulness of the learning built from the technological resources promoted
in the course, such as: the virtual classroom, web pages, educational blog, among others,
becomes the axis of interest that motivated the study. It is also intended to analyze the
functionality of the knowledge developed in the personal and professional growth of the
students as a fundamental part of the challenges demanded by society to higher education
and especially to the teaching practice.
Key words:
Learning; virtual contexts; information and communication technologies;
knowledge.
191
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
LA UTILIDAD DE LAS TIC PARA LA PROMOCIÓN DE APRENDIZAJES EN
LA EDUCACIÓN SUPERIOR
Fecha de recepción: 13/06/2012; fecha de aceptación: 16/01/2013; fecha de publicación: 28/02/2013
Carolina España Chavarría
cespanac@yahoo.com.mx
Universidad Nacional
Alba Canales García
acanales25@gmail.com
Universidad Nacional
1.
INTRODUCCIÓN
Los procesos de aprendizaje apoyados por entornos virtuales son una más de las
herramientas con que cuenta el cuerpo docente para formar ciudadanos participativos y
profesionales de calidad.
El presente estudio pretende analizar la utilidad de las TIC para la promoción de
aprendizajes en la educación superior, tomando como experiencia lo suscitado en el curso
Diseño y Producción de Materiales y Recursos Didácticos desde las Tecnologías de la
Información y la Comunicación en Educación. Este curso es ofertado en la Licenciatura
en Pedagogía con Énfasis en Didáctica de la Universidad Nacional en Costa Rica.
Los procesos de enseñanza-aprendizaje que acontecen en los entornos universitarios
respecto al uso de diversos recursos tecnológicos (aula virtual, páginas web, revistas
digitales entre otros) y su impacto en la conducta y la educación de los individuos, como
parte de los retos que demanda la sociedad a la función docente, son el eje de interés en
esta investigación.
El conocimiento es la fuente de desarrollo y la clave que da sentido a la sociedad. Las
nuevas tecnologías de la información (TIC) y su capacidad de conexión son responsables
de contribuir a mejorar la educación del conglomerado, provocando el alcance de estados
de madurez intelectual y social a partir de diversas capacidades para producir, tratar,
192
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
difundir y transformar la información en beneficio del desarrollo humano integral y
funcional.
2. MARCO METODOLÓGICO
El presente estudio resultó del análisis de la experiencia educativa promovida en el curso
de Diseño y Producción de Materiales y Recursos Didácticos desde las Tecnologías de la
Información y la comunicación que forma parte del Plan de estudios de la Licenciatura,
el cual se inicia en 1998, en la sede central Campus Omar Dengo, y las Sedes Chorotega
y Brunca, bajo la modalidad cofinanciada y bajo el nombre de Licenciatura en Educación.
Este plan cambia su nombre a partir del año 2008 por Licenciatura en Pedagogía con
énfasis en Didáctica.
La metodología de trabajo ofrecida en dicha Licenciatura es bimodal (se desarrolla mitad
virtual y mitad presencial), condición que la hace atractiva para muchos estudiantes, pues
la mayoría trabaja. Las sesiones presenciales se desarrollan los viernes a partir de las 5:00
pm y el sábado de 8 am a 5 pm, lo que hace que se ajuste a las necesidades horarias de
los participantes (la mayoría son profesores en servicio que trabajan de lunes a viernes en
horario diurno y algunos casos nocturno).
El curso en el cual se realiza el estudio se desarrolló en el I ciclo (periodo que oscila entre
el mes de febrero al mes de junio) del año 2011, y estuvo dirigido a una población de 20
estudiantes de las diferentes carreras de la enseñanza, entre ellas: Educación Física,
Deporte y Recreación, Francés, Español, Inglés, Matemática y Estudios Sociales.
Otra de las características de la licenciatura es la diversidad de sus oferentes, quienes en
su mayoría son estudiantes que terminan su bachillerato en alguna carrera de la enseñanza
ofertada por la UNA, y optan por la licenciatura en Pedagogía y otros, por el contrario,
provienen de diferentes universidades del país.
La población total encuestada fueron los 17 estudiantes quienes a la fecha siguen
conformando el grupo de estudio de esta generación. El medio para la recolección de la
información fue mediante un cuestionario en donde ellos contestaban de acuerdo con su
experiencia docente algunos cuestionamientos respecto a la significancia del aprendizaje
promovido, su manejo y aprovechamiento de los recursos tecnológicos en el quehacer
docente (principalmente de aquellos en servicio) y en el ámbito estudiantil (referido a
quienes únicamente se encontraban estudiando).
193
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
2.1. Objetivos
2.1.1 Objetivo general
Determinar el grado de utilidad de las TIC para la promoción de aprendizajes en el curso
de Diseño y Producción de Materiales y Recursos Didácticos.
2.1.2 Objetivos específicos
-Conocer la aplicabilidad que le dieron los estudiantes al aprendizaje promovido y a los
recursos vistos en el aula virtual y en el trabajo final del curso.
-Identificar las limitantes en el uso otorgado a las TIC según los aprendizajes promovidos
en el curso Desarrollo de Materiales Educativos.
3. MARCO TEÓRICO
3.1 La pertinencia de las TIC en los aprendizajes promovidos en la educación
superior para el desarrollo de la sociedad del conocimiento
El apoyo de las nuevas tecnologías de la información al proceso de enseñanza-aprendizaje
según Tedesco (1999) sobrevino en el tiempo producto de los cambios a los que se ha
enfrentado la sociedad contemporánea, los cuales repercutieron en la forma de
comunicarse, de entender y procesar lo que sucede. Para este autor, las TIC (Tecnologías
de la información y comunicación)
poseen un potencial social y educativo, puesto que
impactan la formación del individuo, la concepción del conocimiento; así como también,
el diseño de las instituciones sociales, incluida, claro está, la universitaria.
El conocer provocado por los espacios que facilita la sociedad de la información permite
la construcción de capacidades para vivir con libertad, respeto, tolerancia, hermandad,
igualdad y solidaridad. Los valores que promueve y edifica producto de la convivencia e
interacción en los entornos virtuales suponen incidir en la forma como los individuos
conocen, entienden y hacen valer sus deberes y derechos, de allí el pensar que las nuevas
tecnologías no solo son de la información y de la comunicación, son también del
conocimiento para la vida.
194
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Por tanto, la bandera que agita la comunidad digitalizada no puede verse aislada del
aprendizaje promovido y su funcionalidad para la vida, por el contrario, su provecho es
afín a los objetivos de formación que supone orientar la educación universitaria para el
desarrollo pleno del ser humano. Como consecuencia y producto de los cambios sociales
motivados por la era informática, la productividad se tiende a medir en torno a la
administración y funcionalidad que se le dé al conocimiento en la vida personal, laboral,
social, académica - figura de gran poder social y económico-, de allí que las personas y las
instituciones lograrán posicionarse en el entorno con relativa ventaja, siempre y cuando
desarrollen el conocimiento que les permita sobrevivir y adecuarse a la nueva forma de
conocer, entender, hacer y ser que reta la modernidad.
A pesar de que algunos se beneficiarán de las bondades que implica formar parte de redes
productivas en donde circulan, se comprenden, se construyen y transfieren múltiples
saberes. Muchos otros, según Delors
et al.
(2006), deberán conocer para entender,
condición
que al no cumplirse podría inducir a la ignorancia como una desastrosa forma
moderna de exilio, imposibilitándoles
reaccionar de manera asertiva y con autonomía de
pensamiento y acción, dando como resultado una marcada brecha social que se abre a partir
del manejo de la información y de su entendimiento para saber actuar en el contexto preciso,
en conjunto con otros, frente a la incertidumbre, el azar y la presión de tiempo.
Lo anterior convoca por un lado a la sociedad del conocimiento desde una perspectiva más
humana, en donde el saber apropiado al contexto y a las necesidades de los sujetos le
conceden
un
valor
sin
precedentes
que
permite
aproximarse
al
entendimiento
y
reconocimiento de las desigualdades, de las interconexiones y de las ideologías vividas en
los diversos escenarios de la sociedad. Al hacerlo, se evidenciaría un desarrollo sostenible
del ser humano, quien estaría siendo formado a partir de las necesidades que el entorno le
desafía de manera responsable, significativa, funcional y pertinente.
Cada una de las anteriores cuestiones son parte de los retos que debe afrontar el educador
en su práctica –aquellos asociados al desarrollo de la autonomía y de la comprensión del
mundo-, en su afán por lograr la movilización de los saberes permitiendo evidenciar las
prácticas sociales que llenan de sentido el aprendizaje y dan como resultado el desarrollo
de competencias transdisciplinares, definidas así por Margery (2010), “pues trascienden
los saberes y herramientas de una disciplina particular”(p. 66), asociadas a su vez, según
este autor, con la capacidad cognitiva, afectiva, conductual y de afrontamiento en
situaciones de reto.
195
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Ahora bien, lo anterior no es tan fácil de lograr, de allí que se haga necesario entender
que toda construcción del conocimiento, incluidas, por supuesto, las competencias
(apoyadas en saberes de amplio espectro) y las capacidades (de espectro limitado, más
afines a lo procedimental), no se logra de la noche a la mañana, por el contrario, responde
a un auto y mutuo crecimiento del ser, el cual es de orden permanente, dinámico y
reconstruible. El proceso para su desarrollo requiere ser promovido mediante el ejercicio
y la práctica reflexiva, permanente, contextualizada y cuestionadora, en donde los
aprendizajes son puestos a prueba en situaciones concretas, permitiendo que a su vez se
conduzca
una
práctica
pedagógica
potenciadora
de
estados
de
intelectualidad
enriquecidos por los aportes que ofrecen las nuevas tecnologías de la información (TIC),
como una de las características más representativas de la sociedad de la información.
Por su parte, González (2001) establece que el reto fundamental de la educación y
específicamente de la práctica formativa será encausar una formación orientada a
promover y entrenar conductas, actitudes, sensibilidades e ideologías para la construcción
de conocimiento que facilite procesar, analizar, descartar y resolver los enigmas que tanta
información provoca en el sujeto, para su entendimiento, síntesis y posterior utilización
en su vida personal y profesional.
Lo anterior exige otras consideraciones asociadas al alcance de los fines que promueve la
universidad en la era de la información, las cuales dependerán en gran medida de la
integración del cuerpo docente a renovados procesos de enseñanza, en donde quien
primero debe aprender para luego promover aprendizaje es el docente.
Tal y como se ha evidenciado, el manejo de la información y la accesibilidad a las
realidades mundiales ya no son aprendizajes exclusivos de la educación formal y en
especial de la universitaria. Las barreras de la desinformación se han roto producto de la
globalización y se tiende a confundir al sujeto haciéndole creer en la “libre circulación de
la información”, afirmación no siempre cierta, puesto que el individuo suele acercarse a
los bloques informativos afines a su entendimiento, o peor aún, a su sola atracción visual,
posiblemente por su carente competencia para entenderlos. Esto lleva a preguntarse:
¿Cuáles
son
entonces
las
responsabilidades
docentes
en
torno
al
desarrollo
de
competencias en la era de la info-sociedad? ¿Existe un modelo a seguir?
Las responsabilidades docentes para una función amigable, significativa y funcional con
los retos que impone la sociedad de la información no suponen derivarse de un modelo a
seguir, por el contrario, deberán ser afines a las intenciones de desarrollo que proclama la
196
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
sociedad del conocimiento, en donde quien conoce y aprende no necesariamente es quien
tenga un ordenador, sino, más bien, quien haya sido formado para saber ver, para poder
sentir, para querer hacer con propiedad e integridad.
De allí que su puesta en marcha no
se dé en etapas, pues atiende a un abordaje del proceso que es integral y de acciones
yuxtapuestas según así se requiera.
Lo anterior no pretende cuestionar el apoyo de las plataformas cibernéticas a la función
docente y propiamente al proceso de auto-construcción del conocimiento, especialmente
cuando se les liga a la consecución de objetivos tales como: a) aproximar al estudiantado
mediante el debido tratamiento didáctico a los bloques informativos de libre acceso y de
los cuales le sea posible opinar; b) permitir e incentivar al estudiantado a que tenga control
de los contenidos con los cuales genera interactividad, brindándole la necesaria
realimentación para que pueda manipularlos e interrelacionarlos con otros de su interés;
y c) fomentar el abordaje interdisciplinar y el trato complejo de los flujos de información
para reforzar la autonomía y criticidad personal.
Tal y como se ha mencionado, las metas de formación docente suponen atender al control
que la era de la información ejerce en la población. La creación y la propagación de las
redes sociales han generado nuevas formas de interacción humana, en donde comunicarse
se concentra ya no solo en contextos físicos, sino también en entornos virtuales,
responsables de incorporar lenguajes universales transformadores de la herramienta
lingüística que comúnmente se había utilizado.
Como consecuencia, el mundo de la tecnología y las nuevas formas de comunicación
suponen una innovación en la función docente, requiriendo el desarrollo de competencias
diversas para su ejercicio. Se tiene como impronta el velar por que la promoción de
aprendizajes no se disocie de la realidad contemporánea, es decir, que el tipo de
mediación pedagógica promovida se planifique y construya a partir de dispositivos y
secuencias didácticas requeridas para el desarrollo del conocimiento autónomo.
Lo anterior invita a preguntarse: ¿Cuál papel juega la función docente en la universidad
moderna? ¿Cómo se pueden afrontar los retos de educar en la era de la información?
¿Cómo hacer protagónica y necesaria la figura formadora? y ¿Cuál es la funcionalidad y
pertinencia de los aprendizajes promovidos a la luz del apoyo tecnológico?
Para dar respuesta a las preguntas anteriores hay que tomar en cuenta que la función
docente está condicionada a promover aprendizajes en ambientes transformados por las
197
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
nuevas tecnologías de la información, lo que la reta a convertir su práctica pedagógica en
el medio por el cual el cúmulo de información llegue a convertirse en conocimiento
significativo para la vida y así minimizar el riesgo de deslegitimación y descalificación
de la educación promovida.
El enseñar al colectivo estudiantil a aprender en un mundo caracterizado por el manejo
de la información, en donde se esté en capacidad de tomar riesgos, de experimentar,
reflexionar y estar abiertos a cuestionamientos, no resulta nada fácil, mucho menos
cuando el grupo docente es medido de acuerdo con los niveles de respuesta alcanzados
por el universitario, quien a su vez es el responsable de buscar, seleccionar y discriminar
entre el mar de información que supone estar a su disposición.
Se valora como esencial que las instituciones de educación superior no se limiten a
invertir en tecnología, sino también a formar al cuerpo docente para que del manejo de
equipos tecnológicos y de la información obtenida de ellos y de otros medios resulten
aprendizajes que acompañen al individuo de forma sustancial en su vida. Lo anterior
supone la generación de una cultura docente con predominio del análisis, la reflexión y
la investigación para saber procesar y seleccionar los asuntos más relevantes según las
realidades del mundo contemporáneo. El procurar que los contenidos sirvan como medios
que conducen al desarrollo de competencias será lo fundamental de la tarea educativa.
Al respecto, Gardner (2005) afirma que el educador deberá sentirse responsable de
contribuir al desarrollo de mentes que pongan de manifiesto los fines de la educación que
proclama la universidad de la información, dirigida al desarrollo de competencias para
procesar, analizar, sintetizar y aplicar la masa de información que se presenta para hacerla
funcionar.
De allí que las competencias docentes requeridas para la promoción de aprendizajes en el
ámbito universitario no sean del orden didáctico de la informática, del mercadeo o de la
publicidad. Por el contrario, el profesorado de la era de la información está llamado a
desarrollar competencias que le permitan convencer al estudiantado de que los
aprendizajes promovidos en el salón de clase le serán útiles en la vida, pues aprenderá a
conocer, a aprender, a hacer y ser en y para la vida; también le permitirán motivar al
estudiantado para que no deserte de la vida aprendiente que el entorno universitario le
supone aproximar.
198
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Por tanto, la universidad, y en especial su cuerpo docente, no pueden ni deben aislarse del
contexto mundial en el cual están inmersos y al que sirven, en donde las formas de
organización social, cultural, económica y política están mediadas por las nuevas
tecnologías de la información y de la comunicación.
La educación está llamada a servir de filtro para canalizar los efectos cognitivos y sociales
que los medios de comunicación tienen en las decisiones del estudiantado para promover
aprendizajes que permitan sobreponerse a las influencias ejercidas por la cultura
dominante sin alejarse de lo que acontece en la realidad, estando alerta con una visión
innovadora para seguir aprendiendo de los desafíos que impone la sociedad de la
información.
Además de lo ya mencionado, las formas de convivencia generadas en los entornos
aprendientes y de vida en general se constituyen en otra más de las tareas que deberá
asumir el docente como mediador activo de un proceso integral de desarrollo humano, en
donde además del área cognitiva, debe cubrir la socio-emocional y la motora.
El proceso de aprendizaje, afectado por una errática forma de concebir el predominio de
las TIC en el trascurrir de la vida, personal y profesional, podría estar estimulando
relaciones individualizantes en los estudiantes y una mermada relación personal. El
asumir un contacto a través de monitores no es cuestionado, por el contrario, se le concibe
como una manera idónea de iniciar procesos de acercamiento, los cuales, aunque poco
congruentes con las manifestaciones físico-afectivas comúnmente asociadas con el
desarrollo socio-afectivo del ser humano, se hacen cada día más populares y socialmente
aceptadas y valoradas.
Además de afectar el desarrollo de pensamiento y el accionar creativo, el acceso al mundo
de las tecnologías de la información también, tal y como se ha mencionado, impacta el
desarrollo socio-afectivo del estudiantado. El reto del profesorado será auto-educarse,
para aprender a conocer los significantes que le dan vida a los valores de dicho colectivo,
sus realidades culturales modeladoras de preconceptos, sus estereotipos de profesional-
ciudadano y el porqué de ellos para así atender a la preocupación externada por Perrenoud
(2005), “Si la escuela ofrece una enseñanza que ya no resulta útil en el exterior, corre el
riesgo de descalificarse” (p. 107).
El llamado de Perrenoud a la función docente exige una estrecha vinculación entre lo que
acontece en el hacer-didáctico y lo que se vive en el día a día fuera del entorno formal. El
199
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
aprendizaje promovido es para actuar en la realidad, considerando el impacto de los
medios de comunicación masiva sobre las distintas apreciaciones estereotipadas del grupo
estudiantil, muchas veces producto de una publicidad televisiva y cibernética, la cual
según Arens (2003), ha sido “largamente criticada por su insensibilidad ante los
problemas de las minorías, las mujeres, los inmigrantes, los discapacitados, y muchos
otros grupos” (p. 53).
De esa manera, se pretende emprender la búsqueda de nuevas formas para construir
conocimiento, como otros de los múltiples retos que deberá atender la formación
universitaria. Sus objetivos deberán centrarse en evitar que el sujeto en formación se
convierta en un ser individualista, atomizado, sometido a un control tecnológico y
técnico; y más bien, que sea éste quien tome las riendas de su pensar y de su accionar.
¿Pero cómo lograrlo?
La universidad contemporánea está llamada a transformar su planeación curricular por
una en donde se contemple el desarrollo de competencias versadas al fortalecimiento del
auto-concepto, auto-proyección, auto-conducción y auto-valoración, con el fin de que sea
una realidad el alcance de la autonomía personal, demanda crucial de la sociedad del
conocimiento.
La importancia de desarrollar las anteriores competencias radica en que: a)
el auto-
concepto
, abre la posibilidad de conocerse a uno mismo, como proceso integral que
abarca ideales, limitaciones, alcances y demás. Permite, de manera reflexiva, responsable
y significativa, actuar sobre y para su persona, facultando la toma de decisiones mucho
más asertiva en beneficio propio; b) la
auto-proyección
permite tomar decisiones de vida
futura producto de un gran convencimiento de la capacidad con la que se cuenta. Su
consecuencia está vinculada al desarrollo de la madurez de pensamiento y conducta,
ambas alcanzadas por la capacidad de la auto-conducción, el auto-concepto y la auto-
valoración; c)
la auto-conducción
, su alcance se liga a la posibilidad que tiene el sujeto
de dirigir su pensamiento y actuación según las valoraciones realizadas producto de la
auto-valoración. Atiende a los juicios de valor construidos para no caer en contradicciones
entre el pensar, el sentir y el actuar; y d)
la auto-valoración
, conduce a un estado de
aceptación de la persona en donde se exalta lo positivo sobre lo negativo. Promueve la
confianza
intrínseca
en
el
sujeto.
Faculta
para
enfrentarse
a
retos
mayores,
responsabilidades más complejas o simplemente emprender proyectos de vida con una
actitud dispuesta al logro.
200
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Como consecuencia, la tarea fundamental del docente, como aprendiz técnico y social,
está sujeta a la vinculación lograda entre teoría y práctica como la vía para construir su
identidad personal, su visión de mundo y su empoderamiento social y cognitivo. El
sedimento cognitivo lejano de la artificialidad del contexto académico le garantizará al
universitario su desarrollo autónomo, a nivel intelectual, profesional, como, también,
personal.
Se cree en la importancia de tener presente que la información solo favorece el desarrollo
de competencias para la autonomía y el control cuando es entendida. El saber hacer con
el conocimiento desarrollado de forma precisa y asertiva es revelador del paso a niveles
superiores
de
intelectualidad
y
su
alcance
está
sujeto
a
procesos
pedagógicos
caracterizados por ser interactivos y dialógicos, en donde la función formativa se centra
en facilitar la autonomía del pensamiento, del sentir y del actuar.
Igualmente, la función docente deberá facilitar la autoformación del estudiantado la cual,
se logrará mediante la dotación de mecanismos que le permitan a dicho colectivo
constituirse en receptor crítico de la información y de los medios a los que tiene acceso,
producto de las estrategias pedagógicas promovidas para facilitar la coherencia y la
integración de la información recibida, así como su movilidad y transferencia del contexto
de aula al real, el de la vida.
Tal y como se ha evidenciado y lo corrobora Marco (2008),
“los acentos están muy claros
respecto al tipo de persona que pide esta sociedad y el tipo de habilidades (autonomía
personal, interactividad y comunicabilidad) que les son necesarias para moverse en un
mundo marcado por la diversidad, la complejidad y la ruptura de las coordenadas
espacio/tiempo a través de los entornos virtuales”.
3.2 Las TIC como herramientas de apoyo a la función docente
En el medio docente se hace necesario conocer, aplicar, enseñar, instruir y orientar a los
estudiantes que se preparan para impartir clases en instituciones públicas o privadas con
el apoyo de las tecnologías, razón por la cual esta oportunidad y a partir de la experiencia
de un curso que transita de semana por medio entre la virtualidad y la presencialidad;
dicho logro está mucho más próximo a alcanzarse.
La puesta en marcha de iniciativas de innovación educativa en los cursos con apoyo
tecnológico conduce al replanteamiento de múltiples cuestionamientos, entre ellos: ¿Cuál
201
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
es el objetivo de enseñar con el apoyo de un aula virtual? ¿Qué es innovar? ¿Qué
metodología se ha de utilizar a la hora de asignar las actividades? ¿Cómo aprenden los
estudiantes? ¿Cuál es el dominio de la plataforma o del aula virtual del docente? ¿Cómo
evaluar? entre otros.
Dar respuesta a las interrogantes anteriores conlleva
poner en evidencia la necesidad de
una formación docente desarrolladora de competencias actitudinales en las cuales es
requerido un compromiso hacia prácticas innovadoras (implica en la mayoría de las
ocasiones trabajo extra, sensibilidad ante el distanciamiento físico del estudiantado,
significativo orden a la hora de trabajar con apoyo de las TIC, revisión constante de las
tareas, enlazar los contenidos del aula virtual y los contenidos que se desarrollan de forma
presencial, entre otros) y disciplinares (comprobado manejo teórico práctico de los temas
a tratar para poder garantizar el seguimiento puntual de las tareas explicitadas y con ello
generar el requerido hilo conductor en el proceso de enseñanza y aprendizaje).
Es tarea del docente prepararse para aceptar el reto de trabajar los contenidos de un curso
con el apoyo de las nuevas tecnologías de la información
y la comunicación,
especialmente cuando este se convierte en un saber necesario impuesto por el mercado
actual. El fin primordial que se debe perseguir es el de construir conocimiento autónomo
a partir de lo tratado en los contenidos presentados al grupo estudiantil, pues es el docente
quien primero deberá participar, así tal y como lo decía Freire en la primera carta (2006,
41): “Nadie escribe si no escribe, del mismo modo que nadie nada si no nada”.
Con la incorporación de las tecnologías al contexto aprendiente es importante conocer lo
que señala Cebrián (2007, 42) sobre el
“Modelo centrado en el estudiante y en el proceso
de enseñanza y aprendizaje así como en la interactividad del alumno”, de acuerdo con la
experiencia en el trabajo con entornos virtuales, se agrega que cuando se opta por impartir
un curso virtual se debe ir más allá en el sentido de la comunicación constante dentro del
espacio virtual.
Las normas de “netiqueta” comúnmente requeridas para un trato cordial en los entornos
virtuales permitirán
que el alumno se sienta acompañado frente a la computadora, frases
que se pueden emplear al inicio de una tarea (
Estimables estudiantes. Apreciados
alumnos. Saludos cordiales. Bienvenidos a esta nueva asignación, etc.
), y al finalizar el
texto (
Espero sus aportes. Estoy segura de que sus trabajos serán relevantes. Éxitos.
Cuenten con mi apoyo. Agregar expresiones con las diferentes caritas, imágenes, etc.)
,
revisión constante de los foros o tareas que se asignen, la realimentación de los trabajos
202
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
y la evaluación, estos son algunos de los aspectos relevantes a la hora de programar en la
modalidad virtual.
Otro modelo que supone agregarse según la propuesta de Cebrián (2007) sería el de
Organización del curso virtual
:
Identificación del
curso y orden de la estructura visual
mediante una imagen corporativa que lo distinga, así como la
respectiva bienvenida a
dicha modalidad virtual. Dentro de este modelo se presenta,
el bloque introductorio
: en
donde se informa de manera general lo que se verá en el curso por medio del diseño del
programa, se diseña un foro de dudas, un foro social y demás materiales importantes como
lo son las escalas de evaluación, entre otros. El segundo bloque sería la programación de
cada semana, llamado también
bloque
académico
: se aportan
instrucciones claras,
materiales de consulta y el área de trabajo (foros, chat, tareas, etc.). Y por último el
bloque
de cierre
al finalizar el curso: este lo que contiene es una evaluación al curso que puede
ser presentada mediante una encuesta o cuestionario digital.
Con la incorporación de imágenes, color del texto, videos, vokis, canciones, mensajes
positivos, actualidad tecnológica y demás, es posible utilizar diferentes recursos de apoyo
que dinamicen el entorno virtual y a su vez sirvan como elementos para motivar al
estudiantado a que realice las actividades sugeridas.
4. NARRATIVA DE LA EXPERIENCIA PEDAGÓGICA
Algunos datos de partida considerados relevantes son los siguientes:
a)
La plataforma con la que se cuenta en la Universidad se le conoce bajo el nombre
de Sistema de Aula Virtual basada en
Moodle
1
, y es administrada por el programa
UNA Virtual
2
.
1
Se la conoce con el nombre de Sistema Aula Virtual, basada en Moodle, que es un paquete de software para la creación
de cursos y sitios web basados en Internet. Moodle se distribuye gratuitamente como software libre (Open Source)
(bajo la Licencia Pública GNU). La palabra Moodle era al principio un acrónimo de Modular Object-Oriented Dynamic
Learning Environment (Entorno de Aprendizaje Dinámico Orientado a Objetos y Modular).
2
UNA Virtual es el programa responsable de promover la incorporación crítica, reflexiva y creativa de los recursos
tecnológicos en la academia y como parte de esta responsabilidad ha desarrollado un plan de formación docente para
promover aprendizajes con el apoyo de las TIC.
203
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
b)
Las herramientas de mayor utilización por parte del colectivo estudiantil
encuestado para realizar sus trabajos en la semana en la que se trabaja en el
entorno virtual son: el foro, las tareas, el diccionario en línea y el chat.
De acuerdo con Freire en su obra
El Grito Manso
(2006), “es responsabilidad ética,
política y profesional del educador capacitarse” (p. 67), con base en lo anterior, el docente
actual debe conocer sobre estrategias de enseñanza y aprendizaje, recursos tecnológicos,
aulas virtuales, redes sociales, diversidad cultural, entre otros, para ofrecer un aprendizaje
significativo. El manejo de las TIC por parte del docente a cargo del grupo permite un
manejo discursivo entendible para el estudiantado, pues la información es localizable en
los medios en que ellos desenvuelven.
El enseñar a utilizar las tecnologías actuales a nivel superior es fundamental para que el
nuevo profesional en educación logre: compartir los conocimientos en el ambiente de
aula, promover trabajos grupales, impulsar la investigación sobre algunas herramientas,
provocar su socialización en clase, formar pensamientos críticos y constructivos que se
disocian de una clase conductista y magistral.
A continuación se presenta en este estudio el proceso realizado en el curso, que se
concreta en una realidad de aula:
El primer día de clase, se realiza un diagnóstico sobre los recursos que dominan los
estudiantes, de acuerdo con el siguiente gráfico.
204
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Según lo externado por el grupo de participantes, el recurso que más dominan es el
software computacional que ofrece Microsof Office, en segundo lugar las redes sociales,
en tercer lugar las wikis y el correo electrónico, en cuarto lugar la herramienta de Power
Point, en quinta posición Cmap-tools, buscadores en Internet y Movie-Maker, y así
sucesivamente. Es evidente la cantidad de recursos manejados por los estudiantes a nivel
de licenciatura, lo que hace que se retome la programación del curso y se implementen
nuevos recursos tales como: creación de páginas web, revista digital, entre otros.
La metodología utilizada en la presencialidad se basó en primera instancia en la
generación de espacios para la socialización (darse a conocer personalmente), luego se
avanzó al análisis de las ventajas y desventajas de los recursos en donde la práctica de lo
aprendido jugó un papel determinante. Fue necesario para el logro de lo anterior
trasladarse al laboratorio de cómputo habilitado en el CIDE, el cual, vale la pena indicar,
presenta múltiples limitaciones ya que muchos recursos están bloqueados por la misma
plataforma habilitada por la Universidad y esto perjudica la realización de las actividades
programadas. Una de las opciones que se manejó fue que los estudiantes trajeran sus
computadoras, pero se gestaba el mismo problema pues se abastecían de la misma red
universitaria, lo que obligó como último recurso al uso de una data card.
En referencia con los contenidos ofertados en el programa del curso Diseño y Producción
de Materiales Educativos, para el mejoramiento de la enseñanza y aprendizaje, cabe
mencionar que entre los recursos desarrollados se encontraban: el Blog, el audio con
Audacity, teacher tube o Youtube, Movie Maker, la revista digital, Power Point, issuu,
Second Life, la elaboración de páginas web
y la videoconferencia.
En las sesiones virtuales, los educandos debían realizar lecturas, analizar videos,
organizar chats dentro del aula, hacer foros entre otros, al finalizar el curso se debía
entregar un trabajo individual utilizando cualquiera de los recursos vistos durante el curso.
A continuación se presentan los resultados ante la pregunta de cuáles recursos utilizaban
para presentar sus trabajos según gráfico el Nº.2, ellos manifestaron, de acuerdo al
siguiente orden, en primer lugar las wikis porque se alejan un poco de lo rutinario y se
convierten en espacios sociales en los que se comparten documentos en forma grupal con
el o la docente y con el grupo de compañeros y compañeras. En segundo lugar citan
Internet porque les permite encontrar el material a la brevedad posible, hacer llegar de
forma ágil los trabajos por medio de correo electrónico, messenger entre otros. Indican
en un tercer lugar la herramienta del Power Point, que son presentaciones que se pueden
205
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
realizar para resumir el material como lecturas, contenidos, gráficos, dibujos, imágenes,
mapas conceptuales y fotografías. Y en menor grado utilizan el aula virtual,
el procesador
Word, el equipo de multimedia, esto con el fin de elaborar sus trabajos y en menor
cantidad movie maker, prezi, videos y revista electrónica, jimdo, Movie Maker.
Dadoslos resultados encontrados se deduce que muchos de los estudiantes optan por
utilizar los recursos que en algún momento les fueron más significativos, se sintieron
motivados a la hora de utilizarlos, o también porque son más fáciles de aprender y hacer,
pues muchas veces el programa de curso limita a enseñar recursos, herramientas que no
despiertan la curiosidad por aprender o poner en práctica por parte de los estudiantes, por
lo que sería importante que el docente se prepare, organice y motive a hacer uso de las
herramientas actuales de mayor conocimiento y motivación de acuerdo con la realidad
educativa en la que se encuentran inmersos.
Analizando el Gráfico 1 y el Gráfico 2, se puede ver que hay una contradicción por parte
de los estudiantes al contestar, pues cuando se les pregunta sobre el recurso de mayor
dominio ubican la wiki en un nivel intermedio, y en la segunda pregunta contestan que el
recurso que más utilizan para presentar los trabajos es también la wiki.
El Gráfico 3 muestra los recursos que utilizan los estudiantes, quienes a su vez son
profesores en servicio, para desarrollar sus clases.
206
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Ante la pregunta realizada sobre el recurso que más utilizan para desarrollar sus clases,
la mayoría indica que es Power Point por la rapidez al confeccionar las diapositivas ya
que es una herramienta que no necesita de Internet para utilizarla, pues muchos se ven
limitados a utilizar otras herramientas como el Prezi que en algunos casos para
proyectarse se debe tener acceso a Internet excepto si se utiliza la última versión con la
cual se puede hacer un archivo ejecutable para su implementación.
Como segunda opción citan los videos pues son un apoyo importante, para impartir los
contenidos, además de ser un recurso también visual que genera atención por parte de los
educandos. En un tercer lugar se encuentra la utilización de la pizarra, pues es un recurso
que a pesar de ser tradicional es una herramienta que sirve como apoyo para los docentes
a la hora de impartir sus clases.
Por ser un curso diverso en donde asisten estudiantes de las diferentes disciplinas se
observa que los encuestados señalan a los demás recursos en un cuarto y quinto lugar
respectivamente, como son canciones, carteles, canciones, proyector, cuerdas, aros,
balones, esquemas, blog y movie-maker.
Importante señalar que por la diversidad del grupo los estudiantes tienden a utilizar
recursos visuales, dispositivos didácticos como (aros, balones, cuerdas), carteles, y videos
los cuales también complementan y apoyan los contenidos que se imparten en el salón de
clases.
207
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
En el Gráfico 4, se analiza la razón por la cual utilizan esos recursos vistos en el gráfico
anterior.
Los estudiantes en su mayoría contestan que el utilizar ese recurso es atractivo para el
estudiante, pues no es lo mismo una clase magistral en donde solo el o la
docente
manifieste los conocimientos a que involucre a sus estudiantes para que puedan observar,
escuchar a otras personas, analizar imágenes, fotografías (presentaciones y videos sobre
canciones, documentales), a ponerse de pie (balones, aros y cuerdas), al realizar una clase
con ese tipo de recursos se ofrecen variedad de alternativas que conducen al aprendizaje
de una forma más amena, motivadora e interesante y le permita a su vez salir de la rutina
contribuyendo además a que exista una mejor comprensión por parte del estudiante.
Ante el análisis anterior, se puede agregar además que los docentes en la actualidad deben
mejorar los sistemas de enseñanza en el salón de clase, preparar actividades, recursos y
herramientas que motiven y generen interés por aprender y no hacer lo mismo de siempre
en cada lección.
El en Gráfico 5, se les preguntó si los docentes motivaron la utilización de las
herramientas aprendidas.
208
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
La respuesta de la mayoría indica que sí se les motivó a utilizar las herramientas
tecnológicas vistas en el curso, porque consideran que los contenidos se pueden
desarrollar de una forma más creativa e innovadora, ante esa respuesta se debe recordar
que, si bien es cierto las tecnologías son una herramienta de apoyo importante para
impartir las lecciones en el salón de clases y para la elaboración de las tareas virtuales,
sin embargo se pueden añadir otras que complementan lo anterior como lo es la práctica
constante que se acompaña de ir descubriendo y analizando las actividades de
aprendizajes que se pueden implementar, otras que se consideran relevantes son la
motivación, el interés y la responsabilidad que cada uno adquiere en sus procesos
cognitivos.
En una segunda opción, manifiestan que hubo poca motivación, que por lo general fueron
a utilizar el aula virtual ya que por la modalidad de la licenciatura se requiere conocerla
debido a que cada quince días se sustituye la sesión presencial por la sesión virtual.
La minoría considera que se debe realizar más práctica de las herramientas que se
imparten, pues a veces no se explican lo suficiente por falta de tiempo, pues si bien es
cierto que existen herramientas tecnológicas que conllevan una mayor explicación y
ameritan más tiempo a la hora de utilizarlas, otra limitante que aducen en algún momento
los estudiantes es la mala conexión a Internet, pues muchas veces la plataforma
universitaria no es tan eficiente o del todo no hay conexión, lo que genera incertidumbre
tanto para el docente que comparte los contenidos como para el estudiante del curso.
209
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Dado lo anterior se puede tener presente lo que señala Cantón sobre competencia (2011,
144), “capacidad o aptitud del individuo para hacer algo; competitividad, como la
capacidad de la persona para enfrentarse con éxito a nuevos aprendizajes, situaciones o
problemas” ante ello se puede señalar que tanto docentes como estudiantes deben ser
competentes para la búsqueda de soluciones a los problemas con los que se enfrentan en
el salón de clases y en especial producto de metodologías desarrolladas en ambientes
virtuales. Buscando segundas opciones para que los contenidos que
se van a enseñar no
se vean interrumpidos, así como aprovechar el espacio presencial del curso para atender
consultas y dudas generadas a la hora de utilizar la herramienta tecnológica, otra idea que
se genera a partir de los datos obtenidos en el gráfico anterior sería que si bien es cierto
que la responsabilidad que se adquiere en un curso es relevante tanto para el docente como
para el estudiante, sería importante que se valore en el programa de curso la promoción
de aprendizajes en el uso de herramientas de mayor impacto y utilidad para el grupo
estudiantil (consecuencia de un proceso de análisis de necesidades e intereses que el
estudiantado manifieste en el contexto de aula), así como que cada uno se comprometa a
darle continuidad fuera del horario de clases, pues muchos conocimientos se generan por
descubrimiento y con la práctica realizada.
Otra alternativa para mejorar y
“realimentar”
el curso sería como lo señala España citado
en el libro
Los dispositivos para la formación en las prácticas profesionales
(2012,154),
es necesario que “existan espacios de reflexión en donde los docentes compartan las
experiencias”, para este caso agregaría a esas experiencias, vividos en las sesiones
presenciales y virtuales durante el ciclo lectivo, así como que quede registrado en un
documento (programa que se realizó, experiencias de aprendizaje tanto del estudiante
como del docente, recomendaciones o bien aplicar un FODA al finalizar el curso). Ese
informe debería entregarse a la coordinación de la Licenciatura para asegurarse de que se
comparta con los docentes a la hora de realizar el programa del curso siguiente, con ello
todos los insumos recogidos en el desarrollo de la práctica pedagógica se transformarían
en abono para el cultivo de mejores acciones didácticas, las cuales garantizarían la debida
pertinencia de los aprendizajes promovidos.
210
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Gráfico Nº.6. Razón por la que matriculó la Licenciatura
El alumnado manifiesta en su mayoría la razón que los llevó a matricular la licenciatura
con Énfasis Pedagogía, la cual afirman fue por la modalidad ofrecida (virtual y
presencial), pues la mayoría de los estudiantes trabajan como docentes en colegios y
algunas escuelas públicas y privados, así como también que muchos viajan de zonas
alejadas del país y les favorece trabajar a distancia (virtual) dos veces al mes, lo que hace
que dicha modalidad metodológica y horaria (los cursos se ofrecen los viernes en la noche
y los sábados todo el día) responda a sus necesidades y sea a su vez congruente con el
postulado de la Universidad Nacional: “Universidad Necesaria”, el cual hace posible
brindarle oportunidades de estudio a quienes habitan en diversas zonas del país.
Como segundo lugar citan el aprender nuevas herramientas o recursos tecnológicos que
les sirvan como apoyo para el desarrollo de contenidos en el área académica y profesional.
Y en una tercera posición señalan que matricularon la licenciatura porque es un
complemento a la carrera que tienen, por crecimiento profesional y porque lo necesitan
para su vida académica.
El gráfico 7 muestra la opinión que tienen los estudiantes sobre las TIC, de acuerdo con
el Modelo Pedagógico de la Universidad Nacional.
211
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
El modelo pedagógico es un documento que orienta la labor docente, en cuanto al proceso
de enseñanza y el proceso de aprendizaje, tomando en consideración elementos
importantes como la diversidad, innovación, los valores, la investigación, entre otros, con
el propósito de velar por una sociedad mejor.
Congruente con lo establecido por el modelo pedagógico de la Universidad Nacional, el
cual declara “…la función de las tecnologías es un medio que facilita la interacción entre
profesores, alumnos y contenidos de aprendizaje”, el grupo encuestado considera que las
tecnologías sirven para aclarar dudas o debatir un tema, pero que a su vez en algunos
contenidos se hace necesaria la presencia del profesor, pues en algunas ocasiones, no es
lo mismo recibir la explicación presencial que virtual, así como también indican
que el
abuso en la utilización de las tecnologías cansa y es poco efectivo, por lo que se debe
tener un balance de recursos a la hora de desarrollar los contenidos o presentar las tareas.
En el caso del trabajo que se asigna en el aula virtual, el estudiante tiene la posibilidad de
ser atendido mediante el foro de dudas o consultas, así como en el chat que se organiza
con anterioridad permitiendo de esa forma dar respuesta a consultas sobre alguna tarea.
Una minoría de la población participante opina que no existe una interacción entre el uso
explícito y subyacente de las TIC. El grupo asevera que la lectura en papel y tinta de la
212
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
programación curricular es más atrayente que lo vivido en el plano real de la práctica.
Existen quienes denotan un carácter idealista respecto al uso de las TIC en la oferta en
cuestión, ya que muchos temas quedan sin un debido análisis, producto quizás de la falta
de coordinación e interés de profundizar en el conocimiento desarrollado por parte de los
mediadores del proceso.
El Gráfico 8 trata sobre la herramienta de preferencia para hacer los trabajos en el aula
virtual.
La mayor parte señala que es el foro debido a que se puede contestar en forma inmediata,
y permite subir documentos, fotografías, imágenes, contenidos e interactuar con los
compañeros y docente. En una segunda alternativa opinan que les gusta la herramienta
tareas, ya que se puede realizar la asignación en forma ágil, asimismo es importante
retomar que, una vez que se asigna la tarea, el estudiante cuenta con un tiempo
determinado de días para realizarla, lo que permite que se ajuste a su horario o ya sea por
alguna eventualidad como enfermedad, entregarla a la hora que pueda, claro dentro de las
fechas establecidas.
213
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Para el docente estas herramientas son muy valiosas por cuanto queda registrada la
participación de los estudiantes, facilitando los procesos de evaluación y control a la hora
de concluido el ciclo lectivo.
Como tercer opción, se encontró la herramienta del chat, pues pueden interactuar en el
momento que coordinen para discutir sobre alguna tarea, sobre exposiciones, entre otros,
lo único es que deben hacer es ponerse de acuerdo con la hora para ingresar al chat. Para
el docente es una herramienta valiosa por cuanto queda registrada la hora de ingreso,
aportes que realizaron los estudiantes y demás asuntos de interés pedagógico.
Ante la pregunta: ¿Cuál es el recurso que más utiliza para realizar las presentaciones?, los
estudiantes lo manifiestan en el Gráfico 9.
Los estudiantes manifiestan que la escogencia del recurso Power Point es consecuencia
de diversas razones, entre las que se destacan: el nivel de complejidad para su utilización
y proyección pues no necita de Internet para su uso, elaboración e implementación.
Asimismo, haciendo una relación con el Gráfico número 3, ante la interrogante sobre el
recurso que utilizan para realizar sus clases, se determina que igualmente suelen hacer
presentaciones en Power Point en su quehacer estudiantil.
214
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Como segunda opción se encuentra la herramienta Prezi, con la cual también se pueden
hacer presentaciones, solamente que de una forma más interactiva, pues las diapositivas
tienen movilidad constante además que se pueden incluir videos, imágenes, contenidos,
color entre otros el único cuidado que se debe tener es el de utilizar la versión más
reciente, ya que según se explicó en el análisis del Gráfico 3, esta no requiere de Internet
para su ejecución, lo cual facilita su uso en los centros educativos que no cuentan con ese
servicio.
Por último, indican utilizar la página web Jimdo, que funciona muy bien para distribuir
el curso y exponer algún tema extenso, lo único es tener presente que se necesita acceso
a Internet, pues es un software libre que está en línea.
De las tres herramientas que citan los estudiantes la más conocida y utilizada en la
realidad educativa es el Power Point, seguida por Prezi y por último la página web Jimdo.
En lo que se refiere al Gráfico 10, impartiría un taller o capacitación sobre las
herramientas vistas en el curso, los encuestados manifestaron lo siguiente.
215
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
El mayor porcentaje de participantes brinda una respuesta negativa, debido a lo costoso
del aprendizaje de algunas de las herramientas o recursos, asimismo, la limitante de
tiempo para prestar atención a todas las herramientas y recursos vistos, y que por lo
general son pocos los que se ponen en práctica. De acuerdo con lo citado por los
educandos, se afirma que es importante dar énfasis a los recursos tecnológicos o
herramientas que sean más significativos y actuales con su realidad educativa, por lo que
es tarea del docente velar por que se realicen mejoras al programa del curso de tal forma
que se vean menos herramientas tecnológicas pero que se logre la atención y el
aprendizaje más significativo posible. También, es necesario no dejar de lado el interés
tecnológico del colectivo estudiantil, así como también, sus pensamientos críticos, entre
otros.
Para una segunda opinión que fue positiva consideran que sí se sienten en capacidad para
realizar el taller o capacitación, porque les parecieron sencillos, les gustaron y los emplean
en sus labores diarias.
Y con menor porcentaje no contestan la pregunta, quizás por la falta de interés,
pertinencia y significancia que este les representa. Ante esas respuestas, se puede añadir
que existe diversidad de estudiantes que para algunos fue importante el curso y se sienten
en la capacidad de ejecutar algunas herramientas, no obstante otros por su parte no se
sienten capaces de promoverlo tal vez, no les llama la atención, no fueron significativos,
y es poca la utilidad que le dan en su vida diaria. Como docente se quiere que todos salgan
contentos y que el aprendizaje sea para toda la vida y que se ponga en práctica en otros
ambientes educativos y profesionales, pero no siempre es así.
El Gráfico 11, sobre si el curso aportó a la vida de los estudiantes, se tienen los siguientes
resultados.
216
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Los encuestados en su mayoría indican que sí, ya que el uso de nuevas herramientas les
permite innovar en los lugares de trabajo, generando actividades más amenas en el
desarrollo de los contenidos de las materias que se imparten. Un menor porcentaje de los
participantes indican que no fue significativa pues no hubo suficiente explicación de las
herramientas y se vieron muchas a la vez.
Algunos estudiantes asisten a un curso solamente porque es parte del plan de estudios de
la carrera, y no existe un compromiso en aprender, en socializar los conocimientos o
asisten poco a clases presenciales por diversas situaciones y se atrasan en las asignaciones
en el aula virtual, lo que hace que no vayan al mismo nivel que los demás y se sienten
perdidos y desubicados, lo cual les genera desmotivación e incertidumbre durante el
curso.
Como docentes es importante siempre hablar con el estudiante para llegar a acuerdos, y
tomar decisiones ya sea para orientar o dar un consejo sobre la situación presentada, pues
como educadores en ejercicio se debe dialogar y negociar con el educando.
En el Gráfico 12, sobre las recomendaciones que realizan los estudiantes respecto al curso
se encuentran:
217
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
De acuerdo con la pregunta sobre las recomendaciones que harían al curso, la mayor parte
del grupo participante manifestó que los laboratorios deben tener los programas que se
van implementar, y que haya conexión a Internet, porque muchas herramientas y recursos
tecnológicos son libres y se necesita que haya Internet. Así como también, garantizar que
material sea de mayor dificultad para los estudiantes y darle mayor énfasis, extendiendo
el tiempo para practicar los de mayor significancia y pertinencia dificultad para así poder
conocerlos mejor.
También consideraron en segundo nivel la necesidad de realizar guías o manuales
explicativos que orienten con mayor facilidad al estudiante, así como también,
seleccionar las herramientas más afines a sus gustos y la utilización de otros recursos que
no sean necesariamente parte de la virtualidad.
Lo que se refiere al Gráfico 13, sobre sí matricularía una maestría o doctorado virtual
ellos manifestaron:
La mayoría de los estudiantes consideran que matricularían una maestría o doctorado en
el ámbito virtual porque les permite acortar distancias, e inclusive formar parte de una
oferta curricular en el extranjero y por el horario laboral con el que cuenta cada uno de
218
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
ellos, pues en entornos virtuales algunas tareas se hacen en el tiempo que el estudiante
pueda realizarlo, sin tener que interrumpir su responsabilidad profesional y personal.
En menor cantidad opinan que no porque les gustan las clases presenciales pues hay
mayor participación, interacción, acompañamiento y aprendizaje, pues no es lo mismo
compartir y desplegar conocimiento en la presencialidad que en la distancia.
Importante rescatar que actualmente los sistemas de enseñanza y aprendizaje se están
orientando por la modalidad virtual, debido a que las personas tienen poco tiempo para
asistir a las clases presenciales, lo que la virtualidad les permite trabajar desde su casa en
horarios accesibles a cada uno. Esto llama a incorporar las nuevas metodologías para el
aprendizaje y en especial la virtual, en la agenda que trata la cultura del quehacer
educativo.
4.1 Resultados del trabajo realizado en el Aula Virtual
Como lo establece el plan de estudios de la carrera de la Licenciatura, el curso en estudio
se desarrolla en un contexto de aplicación
bimodal. Para su consecución es necesario que
el docente a cargo del curso realice un trámite
3
el cual permite automáticamente la
asignación de los módulos con apoyo tecnológico a los usuarios matriculados en ellos.
Siguiendo el proceso, es posible que cada docente y estudiante puedan trabajar en su aula
virtual en la semana correspondiente, siempre y cuando el o la docente haya programado
las actividades que realizará durante todo el ciclo lectivo.
A continuación se hace un resumen de las actividades virtuales programadas y un análisis
de la percepción estudiantil respecto a estas.
El grupo estudiantil inscrito en el curso en estudio estuvo constituido por 21 personas
(hombres y mujeres):
3
Este trámite desde el II semestre del año pasado cambió ahora los docentes solicitan la creación de su
curso desde el sistema de “Autoservicios profesores” del sistema SCT Banner y en un lapso máximo de
una hora el curso aparece creado en el Aula Virtual. Los usuarios ingresan con el usuario y contraseña
institucional y el sistema los asigna automáticamente a los cursos en los cuales ha realizado proceso de
matrícula.
219
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
En cada semana virtual se les asignó una tarea en donde interactuaban por medio de foros,
chat y las tareas apoyados por los recursos facilitados, entre ellos: lecturas, videos,
imágenes, experiencias o estudios de casos. Cada uno de estos recursos requirió un debido
análisis por parte del estudiantado. Como apoyo a la primera semana de trabajo se recurrió
a la ejemplificación, para la luego en las semanas posteriores limitarse a una breve
descripción de lo solicitado. A continuación un relato más detallado de la dinámica de
trabajo desarrollada:
Tabla 1.
Semana
Actividades
Tareas
1
Se asignó un foro
en
el
cual
el
estudiantado debía
realizar un análisis
sobre las lecturas,
los videos y los
artículos. En esta
primera actividad,
participaron
17
estudiantes,
ellos
debían
consultar
los siguientes links
según la categoría
correspondiente.
Lecturas:
Las TIC en la enseñanza: Usos didácticos de las
tecnologías,
disponible
en:
Nativos
digitales
y
modelos
de
aprendizaje,
disponible
en
Video:
Resultados obtenidos
A continuación se presentan algunas de las respuestas o comentarios emitidos
por el grupo estudiantil participante:
Estudiante número 1
“Al hablar sobre las tecnologías de la información en la docencia, es
prácticamente hablar sobre la innovación educativa de tal forma que facilita el
proceso de aprendizaje permitiéndole a los estudiantes poder poner en práctica
el aprendizaje adquirido. Así como las tecnologías de la información tienen
sus beneficios también tienen sus contras, debido a su uso indebido por parte
de los jóvenes. Las TIC facilitan la creatividad en los jóvenes, ayudan a
mejorar la expresión ya que puede ser un canal de comunicación. Pero también
se debe estar preparado para poder enseñar su utilización adecuadamente,
además se debe estar actualizando con respecto a los avances tecnológicos. En
fin es “un arma de doble filo…”.
Estudiante 2
“Nativos Digitales: Reto y Obstáculo para la pedagogía. Pues bien, ya que la
información adjunta genera múltiples interrogantes sobre la forma en que la
220
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
TIC penetran en la realidad de la educación, estas interrogantes pueden
conducirse por cantidad de caminos cuantas dudas asalten la mente. Por esa
razón podría dividirse el siguiente análisis breve en dos secciones: a) en la que
necesariamente se trabaja la forma en inciden las TICS en el proceso
enseñanza-aprendizaje, y b) en que se observan cuestiones atinentes a los
problemas generados a la luz de los "nativos digitales", un poco el
cuestionamiento de su uso semántico…
Semana
Actividades
Tareas
2
Elaborar un
blog
con
alguna
temática que fuera
de su especialidad,
debían
incorporar
texto,
imagen,
video,
una
introducción
a
la
página
inicial,
agregarle
un
contador de visitas
entre otros.
Investigar qué otras aplicaciones se pueden agregar al blog
Resultados obtenidos
21 blogs elaborados
Semana
Actividades
Tareas
3
Elaboración de la
revista digital
Debían poner en práctica lo aprendido en la clase presencial, agregarle texto,
índice, imagen, temas, formas, color de letra y otros.
Resultados obtenidos
16 revistas elaboradas
Semana
Actividades
Tareas
4
Investigar sobre la
herramienta
teacher tube.
Compartir sus evidencias en la clase presencial
Resultados obtenidos
Participación de 20 estudiantes
Semana
Actividades
Tareas
5
Realimentar
la
página web.
Agregar contador de visitas, calendario y zona horaria
Resultados obtenidos
El resultado de las tareas entregadas fue de 20.
Semana
Actividades
Tareas
6
Investigar
sobre
algún
avance
tecnológico
Hacer un análisis sobre la importancia en la educación desde el área de cada
especialidad
Resultados obtenidos
El resultado de la experiencia fue de 21 trabajos enviados.
Según la Tabla1, se refleja que las actividades virtuales fueron realizadas por la mayoría
de los estudiantes, los que no aparecen es porque presentaron alguna ausencia a la clase,
se ve reflejado que la mayor parte cumple con realizar las actividades que se programan
221
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
en el aula virtual, lo que comprueba que la participación en forma virtual tiene demanda
por parte de los estudiantes además de que es parte esencial en el desarrollo de la
licenciatura en meta.
En el trabajo final el alumnado debía presentar una temática de la actualidad y relacionarla
con la educación, para ello se les solicitó hacer uso del recurso más significativo que
consideraban del curso, los resultados fueron los siguientes:
Tabla 2: Recursos utilizados en los trabajos finales
Recurso utilizado
Tema
Página web
Literatura lingüística
Página Web
Reciclando juntos
Revista digital
La materia
Pagina web
Cómo aprender vocabulario en Francés
Revista digital
Diccionario en Inglés
Blog
Proyecto nuevas esperanzas
Blog
Problemas ambientales
Revista digital
Los ríos
Revista digital
Desastres en la naturaleza
Blog
Diversidad
Página web
La literatura a través de la música
Revista digital
La construcción del ferrocarril
Revista digital
La matemática
Página web
Reformas sociales
Página web
El ambiente en el aula
Página web
El embarazo en las adolescentes
Blog
El medio ambiente desde nuestros salones de clase
Revista digital
El deporte
Página web
Desafíos de la sociedad costarricense
Blog
Actividad física
De acuerdo con la tabla anterior, los recursos que los estudiantes eligen para presentar sus
trabajos finales están en primer lugar: la página web (recurso que utilizan ocho alumnos),
seguido de la revista digital (recurso utilizado por siete estudiantes) y por último el blog
(herramienta que utilizan cinco estudiantes).
Es importante comparar con el Gráfico 11, que se les preguntó cuál recurso fue
significativo e indicaron que fue conocer y utilizar nuevas herramientas, las cuales quedan
reflejadas en las herramientas tecnológicas
que utilizaron para presentar sus trabajos
222
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
finales. También que el tiempo que demanda elaborar material en una revista digital, una
página web o un blog es bastante amplio, los estudiantes logran realizar su trabajo con
suficiente antelación, lo que hizo que los resultados fueran los esperados en sus
exposiciones finales.
5. CONCLUSIONES
En la actualidad el cuerpo docente está llamado a aprender de la práctica. Las experiencias
pedagógicas que modelan los cursos bajo su responsabilidad se constituyen en las llaves
que abren las puertas del saber hacer pedagógico.
La función docente agitada por la constante dinámica de la cibernética obliga a una
mejora permanente de la práctica docente, es por eso que la investigación a partir de los
cursos es una herramienta valiosa y promotora de la innovación pedagógica.
Entender que la tecnología y sus bondades de interconectividad abandonan su relevancia
permite dejar de considerarla como un fin en sí misma, es decir, su importancia deja de
estar asociada a la capacidad que tiene para divulgar información y enlazar a los sujetos
sin límite de tiempo o espacio. Por el contrario, se consagra cuando promueve
aprendizajes en beneficio del desarrollo humano sin reparo de las diferencias sociales,
económicas y políticas, es decir, cuando forma una sociedad capaz de conocer y entender
el conocimiento que tiene y debe desarrollar.
Ahora bien, este estudio en particular permitió destacar algunas singularidades las cuales
no siempre fueron consonantes con las intenciones de formación pertinente, funcional y
significante que reta la sociedad del conocimiento y su interés por hacer de las TIC un
recurso para facilitar y enriquecer el desarrollo de la vida. Aunque el resultado de los
trabajos finales presentados por los estudiantes muestra que dicho grupo tuvo la
oportunidad de seleccionar el recurso de mayor significancia, y que mediante la práctica
e interés fue posible lograr aprendizajes afines
a las temáticas relacionadas con la
educación desde sus especialidades, no se puede afirmar que dichos aprendizajes hayan
podido lograr la autonomía y permanencia deseada, puesto que al finalizar el curso y
emprender otro nuevo lo aprendido deja de ser tan funcional y se relega a un espacio
destinado al pasado, el cual al parecer no es protagónico en la generación de nuevo
conocimiento.
223
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Según lo valorado, son múltiples las razones que podrían estar provocando la escasa
continuidad y profundidad que se le da a los saberes apoyados en la aplicación de las TIC
promovidos en el transcurrir formativo, entre ellas: a) la escasa comunicación e
intercambio de experiencias didáctico-pedagógicas entre profesionales con el fin de
movilizar los saberes y extrapolar su funcionalidad como garantía de prácticas inter, multi
y transdiciplinarias; b) la débil noción por parte del estudiantado y hasta del mismo
profesorado sobre la importancia y aplicabilidad para la vida que tienen los saberes
construidos en los entornos de clase; c) la fuerte tendencia por parte de profesores y
alumnos de limitarse a una escogencia reducida de recursos tecnológicos en detrimento
de otros que por su supuesta complejidad no logran ser explorados y aprovechados o
también como resultado de decisiones curriculares las cuales se toman sin participación
de todos los interesados, es decir, como producto de la inflexibilidad curricular que los
programas de curso podrían estar provocando; d) la sedimentada cultura de la
presencialidad y su imponencia ante la nueva y escasamente explorada bimodalidad en
los cursos impartidos en el contexto de estudio; e) el débil interés docente por motivar al
alumnado a hacer de la aplicación de las TIC un recurso aliado en beneficio de su práctica
profesional y personal a pesar del consumo de tiempo que su exploración y aprendizaje
en algunos casos supone presentar; y f) la inconstante accesibilidad a la red tecnológica
derivada de los problemas de conectividad que presenta la plataforma de la universidad
lo cual perjudica el desarrollo de los aprendizajes centrados en el uso de las TIC.
Sobre lo anterior la población participante recalca como prioritaria la escasa utilidad e
implementación dada a los recursos en su desempeño laboral y en el resto de los cursos
que matriculan en la licenciatura. Aducen de la carente coordinación entre los actores
docentes y las actividades programadas en los cursos de un mismo nivel.
Tal y como se pudo conocer, la población meta se distingue por su heterogeneidad en
cuanto a las disciplinas profesionales que a nivel de grado poseen, haciendo más
interesante, significativo y enriquecedor su estudio. Esto por cuanto no es lo mismo
diseñar e implementar una oferta curricular desarrollada en entornos bimodales para
atender a una misma población (caso particular en los grupos de nivel de bachillerato de
cada especialidad de enseñanza), que abrirse a un colectivo con intereses y necesidades
intelectuales y socioafectivas muy distintas. Esto conduce no solo a un intercambio de
experiencias docentes y de vida personal
que enriquecen tanto al colectivo estudiantil
como también al profesorado quien se ve inmerso en un contexto multidisciplinar en el
cual deberá moverse con soltura y elocuencia sin perder de vista el liderazgo profesional
que supone desplegar.
224
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Otro dato interesante que provoca la lectura de los resultados obtenidos en el trabajo de
campo es la tendencia entre el estudiantado meta a optar por metodologías de estudio, en
este caso la bimodal,
las cuales le permitan según sus limitantes horarias mezclando
estudio y trabajo, considerando este un elemento importante a tomar en cuenta cuando de
promover ofertas curriculares a nivel de licenciaturas, maestrías y doctorados se refiere.
La flexibilidad del currículo y específicamente la puesta en marcha de nuevas
metodologías para el abordaje de la formación pedagógica adquiere notoriedad en
momentos en donde el desarrollo del entorno depende de las posibilidades que la
universidad le brinde a la sociedad para continuar emprendiendo retos de formación
profesional provocadores por nuevos y complejos espacios de aprendizaje, los cuales
suponen traducirse en mejoras de la calidad de vida personal y profesional.
Es claro que sobrepasar los muros de la escolaridad tradicional para avanzar en la tenaz
labor de aprender y conocer requiere de renovadas formas de acceder al conocimiento y
para
ello
se
hace
igualmente
necesario
que
así
como
el
estudiantado
tiene
la
responsabilidad de aprender y hacer un uso pertinente del conocimiento desarrollado, el
colectivo docente deberá extralimitarse en sus responsabilidades, entendiendo que no
basta con enseñar sino que se debe primero autoaprender para poder compartir y generar
nuevo conocimiento en conjunto con todos los involucrados en el proceso pedagógico.
5.1 Recomendaciones
Algunas vías para abordar las limitaciones evidenciadas en cuanto a la pertinencia de los
aprendizajes promovidos en un curso universitario centrado en la aplicación de las TIC
son las siguientes:
a)
La asistencia al curso presencial es de vital importancia para poder conocer y
trabajar en las herramientas, de lo contrario se anula el proceso de aprendizaje por
parte del estudiante, no obstante se cree necesario buscar alternativas para que
existan
en
los
laboratorios
acceso
a
programas,
herramientas,
recursos
actualizados en función de la práctica docente, con lo cual se permitirá la puesta
en escena de nuevos recursos e innovadores procesos para materializar una
formación significativa y pertinente para el colectivo estudiantil y docente.
b)
Diagnosticar el manejo de recursos por parte de los estudiantes y plantear la
propuesta de investigación en pro de evidenciar la diversidad de herramientas
225
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
utilizadas es de gran relevancia. De allí que el eje de investigación promueva
conocimiento y análisis de la situación real vivida en los contextos aprendientes.
c)
Promover iniciativas de estudio como la propuesta las cuales, servirían de insumo
para gestar solicitudes concretas al programa UNA Virtual y así incorporar más
herramientas al aula virtual, de tal forma que el docente pueda diversificar su
trabajo. Lo anterior podría contribuir a que el estudiantado no se vea abrumado de
trabajar únicamente con el foro, chat o tareas. Como lo manifiesta Freire (2006)
“El mundo de la vida es un permanentemente interminado en movimiento” (p.
20).
d)
Compartir este tipo de experiencias a nivel de la carrera para realimentar los
cursos y coordinar actividades en conjunto con los docentes que dan clases del
mismo nivel permitirán que juntos sea posible realizar actividades como foros,
manejo de recursos, eventos cortos, entre otros recursos necesarios para construir
aprendizajes significativos, pertinentes y funcionales.
e)
Generar espacios de formación y actualización docente que le permitan tanto al
colectivo universitario como a aquellos otros que están sirviendo en otros niveles
de la educación (preescolar, primaria, secundaria) compartir de forma sistemática,
profunda y real sus experiencias profesionales como abono sustancial para el
ejercicio de una función mucho más enriquecedora.
f)
Realizar
una
consensuada
y
participativa
escogencia
de
los
contenidos
curriculares que se traducirán en las vías para el desarrollo de renovadas
competencias cognitivas y metacognitivas las cuales se verán apoyadas por la
aplicación funcional y asertiva de las TIC.
g)
Otorgarle estatus prioritario al bienestar social de la población estudiantil con la
que se comparten los espacios de aprendizaje provocando que las TIC sean fuertes
aliadas en la consecución de dicha meta.
h)
Aportar en la construcción de una renovada cultura educativa que propicie otras
alternativas metodológicas como la bimodal.
226
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
i)
Incluir como un eje del proceso de enseñanza y aprendizaje la competencia
actitudinal del estudiantado.
j)
Velar por el buen funcionamiento de la plataforma tecnológica que se utiliza en
la universidad como apoyo al desarrollo de los aprendizajes centrados en el uso
de las TIC.
6. BIBLIOGRAFÍA
Canclini, N. (1995).
Consumidores y ciudadanos. Conflictos multiculturales de la
globalización
. México: Grijalbo.
Cebrián, M. (2007).
Enseñanza virtual para la innovación universitaria.
España: Narcea.
Centro de Gestión Tecnológica, Universidad Nacional (2008). Modelo Pedagógico.
Recuperado de:
Delors, Jaques, Mufti, In`am Al, Amagi, Isao, Carneiro, Roberto, Chung, Fay, Geremek,
Bronislaw, Gorham, William, Kornhauser, Neksandra, Manley, Michael, Padrón,
Marisela, Savané, Marie-Angélique; Singh, Karan, Stevenhager, Rodolfo, Won
Suhr, Myong y Nanzhao, Zhou (1996).
La Educación encierra un tesoro.
Informe
a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI.
París: UNESCO.
España, A. E. (2011). Los ateneos didácticos como dispositivos de formación y de
socialización de las prácticas. En I. Sanjurjo.
Los dispositivos para la formación
en las prácticas profesionales.
Argentina: Homosapiens.
Freire, P. (2006).
Cartas a quien pretende enseñar
. 1ª Ed.
Argentina: Siglo XXI
Editores.
-
(2006).
El grito manso
. 1ª. Ed. Buenos Aires: Siglo XXI Editores.
Gardner, H. (2005).
Las cinco mentes del futuro: Un ensayo educativo
.
Barcelona:
Paidós.
González, C. (2001).
La universidad necesaria en el siglo XXI
. México: Era.
Marco, B. (2008).
Competencias Básicas. Hacia un nuevo paradigma educativo
. Madrid:
Narcea.
Margery, E. (2010).
Complejidad, transdisciplinariedad y competencias. Cinco Viñetas
pedagógicas.
San José: Uruk.
227
TESI, 14(1), 2013, pp. 189-227
Carolina España Chavarría y Alba Canales García
Perrenoud, P.
(2005).
Diez nuevas competencias para enseñar
. Barcelona: GRAÓ.
Tedesco, J. (1999).
El nuevo pacto educativo
. España: Grupo Anaya.
Trejo, R. (1996).
La nueva alfombra mágica. Usos y mitos de Internet, la red de redes.
Madrid: Fundesco.
Para citar el presente artículo puede utilizar la siguiente referencia:
España Chavarría, C: y Canales García, A: (2013). La utilidad de las TIC para la
promoción de aprendizajes en la educación superior.
Revista Teoría de la Educación:
Educación y Cultura en la Sociedad de la Información
.
14
(1), 189-227 [Fecha de
consulta: dd/mm/aaaa].
logo_pie_uaemex.mx