Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
82
Voces y Contextos
ESTRATEGIAS PSICOLÓGICAS
PRESENTADAS EN INDIVIDUOS QUE FUERON
OBESOS Y HAN LOGRADO BAJAR Y
MANTENER SU PESO DESDE LA PERSPECTIVA
DE LOS MISMOS ACTORES
Psychological strategies presented in obese individuals
that
have archived
and maintain
ed
weight
loss
f
r
om the perspective of the actors
themselves
Martha Leticia Cabello Garza
María Natividad Ávila Ortiz
Resumen
l presente estudio abordado desde una
perspectiva fenomenológica trató de recrear
a través de los discursos de 22 personas que sufrieron
obesidad (IMC > 30)
1
y que han mantenido su peso bajo
los índices de normalidad (IMC = o menor a 25) por lo
menos en 3 años, la experiencia vivida en el proceso de
bajar y mantener el peso. El material se recopiló por
medio de entrevistas a profundidad a 9 hombres y 13
mujeres que viven en el área metropolitana de
Monterrey, Nuevo León. Los resultados del estudio
muestran, que independientemente de las características
sociodemográficas y el tipo de tratamiento utilizado para
bajar de peso, estrategias psicológicas tales como la
toma de conciencia hacia la comida y una firme
decisión, se convierten en factores importantes en la
lucha para conservar la pérdida de peso con éxito. Perder
peso y lograr mantenerlo trae consigo transformaciones
en la autoestima, aumenta la confianza en sí mismo al
mismo tiempo que se producen modificaciones en la
manera de comer que redundan en cambios notables en
la salud.
1
IMC = Menor a 18.5 es bajo de peso, 18.5 a 24.9 es normal, 25 a 29.9 es sobrepeso, 30 a 34.9 es
obesidad grado 1, 35 a 39.9 es obesidad grado 2, 40 o mayor es obesidad grado 3 extrema o mórbida
(OMS, 2006).
E
Martha Leticia Cabello Garza
Doctora en Filosofía con orientación en
Trabajo Social y Políticas Comparadas de
Bienestar Social. Profesor-Investigador
de la Universidad de la Autónoma de
Nuevo León, México. SNI nivel 1.
E-mail:
marthacabello@hotmail.com
María Natividad Ávila Ortiz
Maestra en Ciencias con orientación en
Trabajo Social. Estudiante de Doctorado
del
Posgrado
de
la
Universidad
Autónoma de Nuevo León, México.
E-mail:
naty_avila83@hotmail.com
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
83
Voces y Contextos
Palabras clave:
tratamiento de la obesidad, estrategias psicológicas para bajar de peso,
estilos de vida saludable, investigación cualitativa.
.
Abstract:
Using a phenomenological perspective, the present investigation tried to recreate the
process of losing and maintaining weight under the rate of normality though the
analysis of the speeches of
people who had suffered obesity. The material recollected
supposed 22 in- deph interviews to 9 men and 13 women living in the metropolitan area
of Monterrey, Nuevo León. Regardless of the demographic characteristics and type of
treatment used to lose weight, the results of the investigation show that psychological
strategies such as awareness towards food and the formation of firm decision, became
important factors in the fight to preserve weight loss successfully. The achievement of
losing weight and keeping the weight loss bring a transformation of the self-esteem
while its increase confidence. In the other hand, that produce changes in eating habits
with the result of a significant improvement on health, as well
.
Key words:
obesity treatment, psychological strategies to lose weight, healthy life style,
cualitative investigation.
Introducción
En los últimos años, la obesidad y el sobrepeso se han incrementado notablemente
debido, sobre todo, a las considerables modificaciones en los estilos de vida que
provocaron cambios en la dieta, con un consumo de alimentos de alto contenido en
grasas y azúcares muy perjudiciales para la salud. Aunado a estas enfermedades, existe
un importante número de complicaciones, tales como vejez y muerte prematura, así
como otros efectos negativos de índole social y psicológica (Moreno, 2005).
La Organización Mundial de la Salud (OMS, 2006), señala que en el mundo
alrededor de 400 millones de personas adultas padecen obesidad, mientras que más de
1,600 millones de personas mayores de quince años padecen sobrepeso. En México,
según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT, 2006), poco más del
70% de los mexicanos mayores de 20 años presenta algún problema relacionado con el
peso. En Nuevo León la
prevalencia
de obesidad fue del 71% en adultos mayores de 20
años (69.1% para hombres y 72.5% para mujeres). En las localidades rurales la
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
84
Voces y Contextos
prevalencia
fue de 62% y en las urbanas 71.5%, en estas últimas sin diferencias entre
géneros. En el caso de las localidades rurales la
prevalencia
fue mayor para las mujeres
(69.4%) que para los hombres (55.3 %). (Olaiz, et al., 2007).
El incremento a nivel mundial de la obesidad de acuerdo a Ghione y Pietrobelli
(2002) y Sánchez, et al. (2002), radica en los cambios ambientales y sociales que
afectan a la población que tiende a reducir, principalmente, la actividad física. De
acuerdo a Salmerón (2006), la obesidad es influenciada por varios factores: los
genéticos, ya que si los padres son obesos, el riesgo que tiene un niño de sufrir obesidad
es diez veces superior a lo normal; los sociales, en los que destacan el nivel
socioeconómico, el período de residencia de un área y el origen étnico; los de
aprendizaje, porque tanto el tipo de comida, como los hábitos alimenticios, podrían ser
aprendidos desde la niñez, tendiendo a persistir, sobre todo si se continúa en la misma
clase social, la tendencia a repetir los patrones de obesidad de padres a hijos; y los
emocionales, los estados afectivos como la ansiedad y la depresión, se consideran
sentimientos que propician el comer en exceso. La obesidad, de acuerdo a Hollis
(2005), está asociada a un problema de baja autoestima debido a que las personas que
padecen sobrepeso u obesidad adoptan actitudes tales como cerrarse a los diálogos, al
establecimiento de relaciones interpersonales sin consideración de las propias
necesidades, caen en el pesimismo y depresión o a sentir culpa.
La complejidad del problema de la obesidad está relacionado con los factores
sociales y del comportamiento que pueden debilitar el éxito del tratamiento (Cabello y
Zúñiga, 2007), otros, sugieren estrategias centradas en patrones de comportamiento
adquiridos, creencias y actitudes (Chou, Grossman y Saffer, 2002). Aún más, existen
evidencias empíricas (Hollis, 2005; Sivestri y Stavile, 2005) que destacan la
importancia potencial del papel de ayuda que la familia tiene en los individuos para
desarrollar patrones saludables de comportamiento. Ante esta situación, es importante
crear a nivel social una mentalidad “preventiva” que permita a las personas establecer
mecanismos de autoayuda ya sean físicos o psíquicos, desarrollando estrategias a través
de sus propias conductas preventivas.
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
85
Voces y Contextos
El apego a una dieta saludable contribuye a tener una mayor calidad de vida que
se manifiesta en un mejor rendimiento físico, intelectual y emocional. Las personas con
sobrepeso u obesidad se benefician con las intervenciones psicológicas, particularmente
con estrategias conductuales para mejorar la reducción de peso. Son
predominantemente útiles cuando se combinan con estrategias dietéticas y de ejercicio.
De acuerdo a Shaw, O'Rourke, Del Mar y Kenardy (2008), son varios los métodos
psicológicos que se usan para procesar y ayudar a perder peso en las personas que
padecen sobrepeso u obesidad.
Según Mata (2005), los factores de éxito para el mantenimiento de peso de una
persona, incluyen el llevar un plan de vida saludable que promueva una vida más
activa, una rutina diaria de ejercicios y modificación de hábitos de alimentación. Los
resultados de un reciente estudio cualitativo entre Mexicanos y México-Americanos
con problemas de obesidad realizado por Cabello (2006), muestran que los
participantes en su intento por bajar de peso se presentan en dos grupos: el primero
incluye a aquellos que nunca habían estado en un régimen alimenticio para tratar de
bajar de peso, aquellos que nunca realizaron una dieta; y el segundo grupo incluye a
aquellos que han intentado varios tipos de dietas, así como una variedad de maneras de
reducir de peso; los informantes revelaron sus fortalezas (motivación, apoyo social y
preparación de alimentos) y debilidades (las dietas no funcionan, problemas
económicos, desmotivación en el apoyo de especialistas, no contar con el apoyo de la
familia). Además, el estudio analizó porqué la gente deja la dieta y cómo los
participantes visualizaban su recaída (Cabello y Zúñiga, 2006). A partir de estos
resultados surge la preocupación de profundizar sobre esta temática con el fin de
generar propuestas más sólidas en el tratamiento de esta enfermedad.
Amplia literatura se ha encontrado acerca del éxito en el tratamiento del
sobrepeso y la obesidad, por mencionar algunos: aquella centrada en factores como el
ejercicio Phelan, Roberts y Wing (2007), o basada en dietas bajas en carbohidratos
Phelan, Wyat, Dibello, y Wing (2007); dietas bajas en grasas y calorías, como se
observa en los estudios de Shick, Wing, Kleim, McGure y Seagle (1998). O bien, como
lo muestran los estudios realizados por Klem, Wing, McGuire y Seagle (1998), basado
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
86
Voces y Contextos
en estrategias psicológicas. No obstante, es escasa la literatura científica sobre los
factores de éxito en la pérdida y mantenimiento del peso normal de una persona que fue
obesa, desde un enfoque cualitativo, que muestre desde la perspectiva de los mismos
actores los factores que hayan influido en ese proceso.
La teoría ecológica proporcionará un encuadre a partir del cual se puede entender
cómo es que el entorno influye y afecta la percepción de cada persona hacia su
bienestar y desarrollo armónico (Payne, 1995). Al respecto, Bronfenbrenner (1979)
menciona que el desarrollo humano supone una progresiva adaptación entre un ser
humano activo y las propiedades cambiantes de los entornos inmediatos en los que
vive. Proceso que se ve afectado por las relaciones que se establecen entre los distintos
entornos en los que la persona participa. El fundamento del modelo ecológico parte del
concepto de que la conducta no se cambia en aislamiento y que es necesario un entorno
de apoyo para que las personas tomen decisiones saludables.
Los resultados de este estudio permitirán una mejor comprensión de los valores,
ideas, comportamientos y significados asociados con la manera de comer y la dinámica
interpersonal y sociocultural que se relaciona con estilos de vida saludable que se
desarrollan en las personas con éxito en su intento de bajar de peso. Las estrategias
exitosas para el tratamiento de esta enfermedad, dará pautas y recomendaciones
especialmente para los profesionales de la salud y para todos aquellos quienes
emprenden iniciativas relacionadas con la prevención y tratamiento de esta enfermedad.
Objetos del estudio
El propósito de esta investigación fue conocer las experiencias vividas del proceso de
bajar y mantener el peso y lograr un mejor entendimiento de las estrategias utilizadas
desde la perspectiva de los participantes
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
87
Voces y Contextos
Objetivos específicos
:
1.
Identificar las estrategias psicológicas utilizadas como variables de éxito y
como determinantes de los comportamientos asumidos por la persona que ha
logrado bajar y mantener su peso.
2.
Explorar las percepciones de la persona que fue obesa y ha logrado bajar y
mantener el peso, con el fin de encontrar la forma de modificación de
actitudes hacia patrones de nutrición y estilos de vida saludable
3.
Describir las creencias, concepciones y actitudes asumidas en el proceso de
bajar y mantener el peso.
Metodología
El presente estudio cualitativo utilizó un enfoque fenomenológico.
Este abordaje
posibilitó la obtención de una imagen realista y fiel de las personas entrevistadas,
identificando pautas de pensamiento y abordando un número limitado de casos bajo una
perspectiva integral permitiendo el acceso a sus esferas privadas (Denzin y Lincoln,
2003; Husserl, 1998). “La investigación cualitativa celebra la especificidad altamente
individual y contextual de las soluciones que las poblaciones en riesgo encuentran para
adaptarse a los medios ambientes de alto riesgo” (Ungar, 2003, p. 93).
El enfoque fenomenológico aplicado en este estudio tuvo la particularidad de
obtener los datos directamente de los puntos de vista de las experiencias vividas por los
sujetos que padecieron obesidad, así como comprender los significados e
interpretaciones de su experiencia en bajar de peso y es ahí que se pretende descubrir
cuáles son los fenómenos ocultos y en particular los significados no manifiestos, para
así tratar de examinarlos y relatarlos (Martínez, 2006; Rodríguez, Gil y García, 1999).
“La fenomenología considera que los seres humanos están vinculados con su mundo y
pone énfasis en su experiencia vivida, la cuál aparece en el contexto de las relaciones
con objetos, personas, sucesos, y situaciones” (Álvarez-Gayou, 2003, p. 86). La
fenomenología comprende al ser humano en su mundo, a partir de sus opiniones, ideas
y sentimientos, trata de descubrir cómo es que el otro ve, siente, piensa sobre los
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
88
Voces y Contextos
acontecimientos vividos. Esta perspectiva es para Husserl (1998), vida trascendental o
esencial. Es un modo de vivir la misma vida, sin salirse de ella hacia una causa
trascendente, pero de modo radicalmente distinto, evidenciando la esencia de las cosas.
Los participantes fueron elegidos a través de un muestreo con un criterio
intencional. La técnica que se utilizó para la recolección de datos fue la entrevista a
profundidad, la cual generó una gran cantidad de datos descriptivos a través de las
mismas palabras de los participantes en el estudio. Hoyos y Vargas (1997), afirman que
la entrevista a profundidad se utiliza para obtener la mayor cantidad de tópicos sobre la
experiencia vital de un individuo, sus concepciones, creencias, percepciones, practicas,
hábitos y costumbres; sirve para obtener el mayor conocimiento posible sobre el
entrevistado. La muestra para la presente investigación utilizó el criterio de saturación
basado en lo señalado por Álvarez-Gayou (2003), Bowen (2005), McCracken (1991),
partiendo del hecho que en la investigación cualitativa lo objetivo no es maximizar
números, sino llegar a ser saturado con la información del tema, ya que es más
importante trabajar más tiempo y con mayor cuidado con menos gente, que más
superficialmente con muchas personas.
En este estudio se entrevistaron 9 Hombres y 13 mujeres cuyas edades oscilaron
entre 25 a 60 años de edad, el rango de edad que sugiere la muestra con criterio
intencional es muy amplio debido a que el investigador intentó encontrar criterios que
estuvieran presentes en aquellas personas exitosas en su intento de perder peso,
independientemente de su edad, sexo, estado socioeconómico, estado civil o su
ocupación. La idea de establecer
como edad máxima 60 años tuvo que ver con el
hecho de que los datos arrojados por la ENSANUT 2006 (Olaiz, et al., 2007),
establecen que a partir de los 60 años de edad se inicia una disminución en las
condiciones de sobrepeso y obesidad tanto en hombres como en mujeres.
Los criterios de inclusión fueron, que por algún tiempo o desde siempre
padecieron el problema de obesidad es decir tuvieron un IMC mayor a 30, y
posteriormente alcanzaron un IMC menor a 25 y lo hayan mantenido por lo menos 3
años. Se excluyeron aquellas personas que habían bajado de peso por tener alguna
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
89
Voces y Contextos
enfermedad como diabetes, o que estaban bajo algún tratamiento médico debido a
alguna otra enfermedad crónica.
Entre los entrevistados se muestra gran diversidad sociodemográfica: 6 se
dedican al hogar, 6 estudiantes, 7 profesionistas y 3 empleados. Fueron entrevistados
12 solteros, 7 casados, 2 separados y 1 persona viuda. Datos interesantes muestran que
la mitad de los participantes se han mantenido de 3 a 5 años en su peso normal,
mientras que la tercera parte han logrado mantenerse por más de 10 años. Cabe
mencionar que más de la mitad de los participantes llegaron a tener un IMC mayor a
35% antes de iniciar su tratamiento de peso, es decir una obesidad media o mórbida,
después del tratamiento, el 50% de los participantes tienen entre 25 y 26 de IMC y 8
personas mantienen un IMC de bajo de 25, siendo los parámetros normales de IMC 20
a 25.
Una de las maneras como se procedió a contactar a algunos informantes fue a
través de visitas a diferentes instituciones o clínicas relacionadas con la pérdida de
peso. Se realizaron 27 entrevistas en establecimientos que tratan los problemas de
sobrepeso y obesidad en el área metropolitana de la Cd. de Monterrey, Nuevo León.
Encontrando que aunque llevan un registro de los pacientes que han llegado a su meta,
no ha se producido un seguimiento posterior por lo que es difícil la localización. En
otros casos, indicaron que gracias a sus servicios de calidad, confianza y de la
constancia de sus pacientes, éstos llegan a su meta en poco tiempo y posteriormente
dejan de asistir, de ahí la dificultad en el control, y aunque afirman que sus pacientes o
clientes se mantienen en su peso, no tienen registro de los datos básicos con los que se
pudiera contactar a las personas para ser entrevistadas. Teniendo en cuenta estos
factores, se optó, por la técnica de “bola de nieve” que según Taylor y Bogdan (1996),
se basa en conocer algunos entrevistados y lograr el contacto con otras personas de las
mismas características requeridas y que pueden ser potenciales para la investigación.
Se aplicó un estudio de elegibilidad, con el fin de saber si la persona contaba con
las características que se requerían para participar en la investigación y posterior a su
disponibilidad de participar en el estudio, se les informó del propósito de la
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
90
Voces y Contextos
investigación, acordando el día, lugar y la hora de la entrevista. Al inicio de cada una
de las entrevistas se pidió a los participantes que firmaran un formato de
consentimiento informado, donde quedó estipulada las responsabilidades y beneficios
tanto de ellos como del investigador. Con el fin de garantizar el anonimato, se les
informó que para la presentación de resultados, se utilizaran pseudónimos o algunas
características muy generales para no ser identificados.
Después de realizar la trascripción textual y agregar las observaciones realizadas
el material recopilado fue fielmente trascrito y arrojó una enorme cantidad de textos.
Cada segmento fue identificado por el pseudónimo asignado a cada participante, o
características que lo identificaran (sexo, edad). El análisis de los datos se realizó con el
paquete AskSam, el cual es un potente procesador y ordenador de datos que ayudó a
unir códigos a los segmentos de texto, buscar segmentos de acuerdo a palabras claves o
de acuerdo a los códigos asignados, encontrar aquellos en los que se unen más de un
código, así como búsquedas selectivas a través de un conjunto de archivos o
documentos. De ahí se partió a un proceso de análisis más meticuloso.
Los datos, se organizaron en unidades, categorías, temas y subtemas a través de
un esquema organizado, utilizando las 4 etapas clave para el análisis de datos
cualitativos descritos por Ritchie, Spencer y O´connor (2003):
1.
Identificar el marco temático o conceptos iniciales. Esta revisión se
centró en frases, incidentes o tipos de comportamientos particulares.
2.
Etiquetar los datos.- Los índices proporcionan un mecanismo para
etiquetar los datos en segmentos manejables para su consecuente
recolección y exploración.
El investigador aplicó este proceso, realizando
juicios, inferencias y decisiones, así como identificando los significados e
importancia de los datos. Para cada pasaje de texto, el investigador asignó
códigos. Algunos pasajes contenían varios temas diferentes. Estos fueron
registrados en el margen de cada trascripción.
3.
Diagramar.- Este proceso involucró una cantidad considerable de
abstracción y síntesis. Los diagramas fueron creados con títulos y
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
91
Voces y Contextos
subtítulos tomados del marco temático, conforme a las consideraciones
sobre cómo mejor presentar y escribir el estudio.
4.
Resumiendo o presentando una síntesis de los datos. El investigador
cuidó que los datos se presentaran de manera textual, sin perder el
contexto y la esencia del significado que los participantes le asignaron a
cada tópico, con el fin de resguardar el enfoque fenomenológico de la
experiencia.
Para demostrar la validez en la recolección cabal y auténtica de los datos, el
investigador fue riguroso en su análisis, intentando explicar los significados
alternativos (Padgett, 1998). Estrategias tales como triangulación de datos (Maxwell,
1998), y revisión a través de los informantes fueron utilizados para incrementar el rigor
del estudio, lo cual ayudó a examinar como los datos arrojados por la investigación
podían ser explicados. Según Creswell (2009) está técnica es denominada “member
checking” y sirve para determinar la exactitud de los resultados cualitativos, implica la
realización de una entrevista de seguimiento con los participantes en el estudio y
proporciona una oportunidad para que ellos puedan hacer comentarios sobre las
conclusiones y determinen si los hallazgos son exactos.
Resultados y discusión
Los métodos utilizados por los participantes para bajar de peso fueron muy variados,
siendo una constante en todos ellos la dieta y el ejercicio. Pero además mencionaron la
ayuda de pastillas, algunas cremas reductivas, fajas o inyecciones de anfetaminas.
Algunos de ellos se apoyaron en un profesional de la nutrición, quien les dio
orientación en cuanto a que tipo de alimentos consumir, pero también mencionaron el
apoyo del grupo de autoayuda como
QuitaKilos
o
Tragones Anónimos,
otros recibieron
ayuda psicológica y algunos mencionan el apoyo de la familia en especial de la madre
en el proceso de bajar de peso. Hubo quien también hizo alusión a una trabajadora
social y otros mencionaron el apoyo de la acupuntura como ayuda colateral a la dieta.
Entre los tipos de dietas que siguieron para bajar de peso, la mayoría de los
participantes mencionan la dieta baja en calorías y grasas, otros más optaron por la
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
92
Voces y Contextos
dieta baja en carbohidratos y algunos otros mencionan específicamente: “la dieta de la
zona”, “la dieta del bísquet” o simplemente una “dieta balanceada”.
Los resultados de esta investigación encontraron que todos los entrevistados
independientemente de sus características sociodemográficos: del sexo, nivel
socioeconómico, o educación y el método de bajar de peso, todos mostraron un cambio
de actitud y un cambio de hábitos. En el proceso de bajar y mantener el peso los
entrevistados recuren a diferentes estrategias. En este trabajo se presentaran solo
algunas de ellas. Dichas estrategias les proporcionaron un cambio total de actitud lo
cual les ayudó a tomar la decisión definitiva para bajar y mantener su peso. Frases
como: “¡Jamás voy a volver a aumentar, es algo más fuerte que yo! .
.. ¡ni los
tratamientos ni las cremas son milagrosos, la milagrosa eres tú!, “Cambié mi
mentalidad: ¡primero yo, después yo y al último yo!”.
Ayaso y Barreiro (2003) y Cantón, Sánchez y Mayor (1995) afirman que las
estrategias psicológicas se refieren a la toma de conciencia y decisiones firmes
necesarias para no repetir conductas, al reconocer los estados emocionales adversos que
están asociados con una conducta compulsiva para evitarlos como problemas. En el
estudio se descubrió que los entrevistados toman conciencia de lo que comen, siempre
tienen presente los beneficios que les trajo la disminución del peso y cómo éstos les
cambiaron la vida. En sus narraciones ellos muestran como cambió notablemente su
vida y su autoestima. Además, señalan como enfrentan las situaciones emocionales
adversas, en este caso, las situaciones de estrés y las estrategias utilizadas para no
relacionarlas con la comida.
Decisión firme
La toma de conciencia y la decisión firme para mantener el peso fueron categorías
importantes que emergieron de sus narraciones. Los beneficios que se obtuvieron al
disminuir de peso, cambios tangibles en su autoestima, así como en una positiva
percepción del cuerpo, fueron factores importantes para persistir en su proceso de
mantener el peso normal. Al respecto, Gómez (2004) y Roth (1995) afirman que lo
primero a realizar cuando se toma la decisión de perder peso es tomar conciencia de lo
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
93
Voces y Contextos
que se está haciendo, ya que esto es esencial para liberarse de comportamientos
compulsivos; cuando la persona se da cuenta de que está comiendo compulsivamente
dejará de hacerlo y prestará atención a los verdaderos motivos de su comportamiento.
Hay que hacer, como ellos mismos lo afirman, una “cirugía de cerebro”. Sobre esto,
algunos entrevistados mencionan lo siguiente:
…Es que primero se tiene que
hacer una cirugía de cerebro
, es cierto… primero hay
que hacerse una cirugía de cerebro, hay que leer, hay que
hacerse consciente
de qué es
lo que le sucede al organismo de la persona cuando tiene exceso de peso, cuando tiene
sobrepeso los riesgos que corre y cómo funciona el organismo, qué es lo que le hace al
organismo funcionar bien…pero que la persona experimente y se haga consciente que
hay maneras correctas de comer.
.. (M, 55)
2
Aunado a lo anterior ellos mencionan la importancia de ver hacia su interior, un
cambio que se traduce en actitudes positivas ante la vida. Y lo más importante creer en
ellos mismos y confiar absolutamente en que querer es poder. Para bajar y mantener el
peso, el control de los pensamientos fungen como uno de los pasos fundamentales en el
proceso, ya que posteriormente ellos se convierten en acciones, mismas que conforman
los hábitos alimenticios y determinan el destino de cada uno. Las siguientes
transcripciones lo demuestran:
La primera cosa es querer realmente, ¿si? o sea querer realmente tu meta, tu objetivo,
creer en ti, cambiar, de que tu puedes hacerlo
,
este…porque se te van a presentar
muchísimos obstáculos y si no crees firmemente en lo que quieres, vas a decaer, yo
pienso que en eso esta ese punto, porque o sea el que quiere puede,
tan fácil y tan
sencillo: ¡el que quiere puede
!.
(F, 32)
El secreto es una combinación de muchas cosas por ejemplo que tengas auto respeto y
que lo reflejes y que
tomes tú la responsabilidad, que no tires la culpa a los demás
.
(F,
47)
Toma de conciencia de los alimentos
El total de los participantes cuando bajaron de peso y ahora que se encuentran en el
proceso de mantenerlo, toman conciencia de los alimentos que consumen, y saben que
hay alimentos no saludables, que contienen azúcar o grasa, que no permiten llevar una
vida sana. Al tomar conciencia de los alimentos que consumían notaron que el control
está en la mente y que solamente comerían lo que sus cuerpos requieren para estar
2
Con el fin de que el lector tenga mayor información de los participantes en el estudio, entre paréntesis se
ubicaran dos datos: el primero se refiere al sexo y el segundo a la edad.
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
94
Voces y Contextos
saludables sin necesidad de excederse. Así pudimos escuchar en sus narraciones frases
como: “Meto en mi cerebro: ¡esto sí, esto no!”…. “Si tú te fijas una meta debes
alcanzarla”…. “Yo sola me he tenido que dar cuenta de lo que puedo comer y con lo
que me siento bien”.
Los eventos estresantes, incluyendo la culpa, ansiedad y frustración, a menudo
aceleran el comer en exceso (Lean, 2003; Cabello y Zúñiga, 2007). El comer
compulsivamente como una reacción a tensiones psicológicas fue un aspecto que los
participantes del estudio han logrado vencer siempre haciendo consciente su estado
emocional y cambiando el uso de la comida como un refugio o una gratificación, por
otras actividades:
Mira yo creo que es muy importante saber en que momento nos pasan las cosas si no
estás consciente de eso viene la depresión, la ansiedad, y la desesperación por comer.
Si
no estás consciente
de eso puedes correr a la cocina y decir es que “las penas con pan
son menos”, o “estoy sufriendo tanto y aparte no poder comer”. o estoy tan orgullosa de
lo que me pasó que me merezco no se… este pastel o esta comida” (F, 58)
Los participantes narran un claro cambio de conciencia hacia la comida antes y
después de bajar de peso. Para lo cual, el control de los pensamientos funge como uno
de los pasos fundamentales en el proceso, ya que posteriormente ellos se convierten en
acciones, mismas que conforman los hábitos alimenticios y determinan el destino de
cada uno (Dey, 2005). Las siguientes narraciones nos muestran como ellos pueden
vencer las tentaciones, diferenciar un antojo por algún alimento, del hecho de tener
hambre y como toman conciencia de las necesidades del cuerpo.
Yo me di cuenta que
mi propio cuerpo un día me dijo tu no necesitas esto
, y se me
fueron quitando las ganas de galletas, se me fueron quitando los antojos, así por
completo, si tú en estos momentos me preguntas tienes ganas de algo, te digo que no
porque mi cuerpo sabe que no lo necesita, entonces me ayudó a mentalizar que son
cosas que no son necesarias para la vida, necesito comida que me ayude, que ayude a
mi cuerpo a reaccionar antes las cosas, más que a satisfacer el azúcar. (F, 27)
Mentalizar los beneficios al disminuir el peso
La mayoría de los entrevistados mencionan que los beneficios que encuentran al bajar
de peso los mentalizan y los convierten en nuevas personas que hacen que persistan en
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
95
Voces y Contextos
su proceso de mantener el peso que ya han perdido. Entre los principales beneficios que
ellos logran con su nuevo status de peso, se relacionan con la salud.
Se siente uno como más a gusto, y cuando, por ejemplo, que estaba gordito pues que se
me subía la presión pues yo decía,
yo no estoy tan viejo como para tener hipertensión,
ya ahorita la tengo normal
.
(M, 27
)
Así mismo juega un papel importante el estado de ánimo, la seguridad de poder
lograr cosas que antes no pensaban podrían hacer y que puede ir desde simplemente
poder correr, conseguir un trabajo o tener la posibilidad de elegir a sus parejas. En
relación a esto, Contreras (2002) comenta, que la delgadez no sólo es presentada como
atractiva, sino se asocia con éxito, poder y otros atributos altamente valorados en la
sociedad. Los beneficios de estar delgado se denotan en los siguientes enunciados:
Me he dado cuenta que ahora
ya puedo correr mejor, antes me daba vergüenza
correr,
decía ah! me va a saltar la lonja… pero anímicamente donde veía que estaba perdiendo
el peso yo me sentía alegre, me sentía bien y ya después conforme fui haciendo la dieta
de manera diferente, me sentía bien ya no me cansaba tanto o sea que mi cuerpo lo fue
aceptando, porque peso que vas a perder, peso que ya no quiero recuperar. (F, 27)
Asimismo, Last (2000) indica que cuando la persona baja de peso tiene una
nueva visión de sí mismo, de la cual el sexo opuesto también comparte, por lo tanto,
mostrará un mayor interés; además, se abrirán nuevas oportunidades laborales, ya no
será discriminado por el peso, mejorará la salud física y mental e incrementará la
probabilidad de disfrutar de una vida larga y feliz. En estas citas los entrevistados
confirman sentirse más atractivos, con mayor energía y sobre todo más felices.
Me sentía bien, porque estaba más ligero, me sentía muy bien, me sentía más atractivo,
tenía prisa, quería bajar de peso muy rápido y tenía muchas ganas de verme después, (y
se preguntaba) ¿cómo seré?.
.. después
tenía mucha energía, era muy activo
,
siempre
era muy activo, pero en el proceso de bajar de peso era más, en relación a mis
sentimientos era feliz, estaba feliz. (M, 38)
Mira te sientes muy bien, porque tus mismos hijos te echan piropos, cosa que antes no,
porque les daba pena decían la mamá gorda, les daba pena y no hayas ni ropa que
ponerte y
ahorita me halagan mucho por eso me siento muy bien
. (F, 36)
Cambio positivo en la percepción del cuerpo
En relación al tema de la imagen del cuerpo, el total de los entrevistados mencionan
que antes de que bajaran de peso a ellos no les agradaba la imagen que reflejaban ante
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
96
Voces y Contextos
el espejo y ahora se sienten felices de la imagen que proyectan y para mantenerse
firmes en el propósito de controlar su peso. Tienen en mente los beneficios obtenidos y
el alto riesgo de volver al peso anterior. Al respecto Rodin (1993) menciona que la
mayoría de las personas obesas desean ser delgadas y cambiar la imagen de su cuerpo,
ya que se sienten menos atractivos porque piensan que un cuerpo atractivo es un cuerpo
delgado. Ante esta convicción, se preocupan por su cuerpo, sintiéndose culpables y
avergonzados. La mayoría de los entrevistados narran su desagrado al verse en el
espejo, aberración por tomarse fotos o sentirse de mayor edad antes de su proceso de
bajar de peso.
Antes no me gustaba ni verme al espejo
,
de hecho, ni siquiera me gustaba que me
tomen fotografías.
........
es muy raro, pero a mí no me gustan las fotografías, o sea no se
como que aparte como que dicen que aumentan las fotos, no me gusta verme en las
fotografías cuando estaba gordo.(M, 43)
Me acuerdo una vez que me estaba bañando, me dio por verme y
yo decía no me gusta,
no me agrado,
como me gustaría que fuera de mentiras. (F, 27)
De acuerdo a Castells y Gascón (2002), cuando las personas obesas están
delgadas se sienten mejor con su apariencia física, y por lo tanto, les agrada mucho la
imagen que proyectan ante el espejo, se sienten más atractivos y esbeltos; además,
consiguen aceptarse a si mismos porque a la mayoría de las personas les interesa la
imagen, ya que para los demás y para si mismas es importante lograr ofrecer un buen
aspecto. Los párrafos siguientes ilustran lo comentado:
Ahora que me veo ¡
me digo que diferente!
o sea que es mucha la diferencia en cuanto a
mi cuerpo, las partes del cuerpo que tenia grasa ya no están y es reconfortante verlo así.
(F, 27)
Yo si iba a un lugar y me veía al espejo
yo decía ¿Ah esa soy yo?
(se refería a cuando
bajó), pues creo que si…,por ejemplo, ya ves que donde compras la carne hay un cristal
y ahí te reflejas y pues yo me veía y me preguntaba si soy yo?.
. ah!! si soy yo, no sé
pero como que no aceptaba que mi físico cambió, mi físico volvió a llegar a su cauce.
(F, 60)
Los componentes de la percepción y la actitud son dos dominios principales de la
imagen del cuerpo. De acuerdo con Thompson y Heinberg (1999), la interiorización de
ideales sociales relacionados con el ser atractivo tiene un gran efecto sobre ciertos
individuos, mientras que otros reciben los mismos mensajes pero no modifican su
comportamiento. Los cambios ocurridos en el cuerpo de los participantes en el estudio,
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
97
Voces y Contextos
denotan un cambio tanto de percepción, ya que se ven más atractivos, se gustan más
como son. El total de los entrevistados dicen que a partir de que adelgazaron se sienten
satisfechos, felices y con mejor apariencia.
Si, fíjate que yo me siento muy bien, hasta en mi forma de ser y mi manera de pensar,
me siento diferente, ahorita ya tengo mi club de amigas
he cambiado mucho hasta en
mi forma de pensar
con mis hijos, lo que pasa es que te animas, te sientes bien que
alguien te eché un “piropo”, porque antes no te volteaban ni a ver. (F, 36)
Uno de los entrevistados al preguntarle que significó para él bajar de peso
afirmó:
Pues mira es un logro, el bajar de peso es algo que lograste por ti misma por tu decisión
de estar,
estar físicamente agradable para ti
, verdad y tu proyección naturalmente la
das, la mujer o el hombre delgado por lo general se proyectan más que la persona
gordita tu personalidad, tu deseo de ponerte algo que te queda, que te ves bien y es
agradable para ti y porque no para la gente que te rodea. (F, 60)
Last (2000) señala que al estar delgado cambia la talla de la ropa y con ello el
ropero, además aclara que la apariencia depende de un conjunto de factores, no sólo de
tipo físico, sino también el tipo de peinado, el estilo de la ropa e incluso el arreglo de la
piel y las manos. Los participantes del estudio reafirman lo anterior narrando sus
vivencias del “cambio de look” al que se vieron en la necesidad de adoptar ante los
kilos perdidos.
Yo me vestía conforme a mi peso, no me vestía conforme a lo que yo quería, la mayoría
de mi ropa
antes, era para esconder mi cuerpo, ahora es para lucirlo
, pero es para que
se vea un poco lo que tanto esfuerzo me ha costado. (F, 27)
Yo me vestía muy diferente.
..
pues yo me ponía la ropa de mi mamá, ahorita yo uso
mucho pantalón de mezclilla, minifaldas, blusas escotadas y todo eso
.
(F, 36)
Cambios positivos en la Autoestima
Dey (2005), asevera que el
corregir y mejorar la imagen propia
implica deshacerse de
los conceptos negativos acerca de sí mismos. Esto significó un gran reto para algunas
de las personas que tuvieron éxito en mantener el peso y aunque no les fue fácil romper
con la percepción que tenían de ellos mismos. Es impresionante observar como su
autoestima se incrementó en muchos aspectos de su vida, ya que el total de las personas
dicen sentirse más desinhibidas, con capacidad para relacionarse con los demás,
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
98
Voces y Contextos
contentas consigo mismas, y sobre todo con una gran seguridad de realizar cualquier
cosa que se propongan.
Te da seguridad en ti misma,
tu personalidad cambia, te da mucha seguridad en ti
misma,
tú puedes relacionarte con quien sea y tu tienes tú aplomo, tú seguridad, tú
confianza que todo va salir bien, porque yo soy una triunfadora y todos los días de mi
vida yo digo: soy fuerte, yo soy triunfadora y tengo éxito en todo lo que hago y
entonces yo todo eso lo llevo para mí. (F, 60)
Cuando las personas pierden peso se sienten más capaces de realizar lo que se
propongan (Last, 2000), Tal como afirma Dey (2005), las personas que son felices
eliminan una carga emocional, sentimientos de culpabilidad, frustración y tristeza y
vuelven a tener confianza en sí mismos, se vuelven más sociables, incrementan la
participación en actividades sociales y se siente más atractivos. Algunas vivencias
muestran lo anterior:
Yo antes era de que a mí no me van a dar este puesto porque estoy gordita porque se los
dan a puras flacas, porque la sociedad te hace ver que por tu peso no vales nada a pesar
de todos los logros… y ya fui viendo que pues no, o sea ¡yo
soy una persona y que
podía lograr lo que quisiera!
(F, 27)
Enfrentamiento de situaciones emocionales
La comida es para muchos un remedio magnifico para el estrés, el aburrimiento y la
depresión, utilizándola como válvula de escape. Además el estrés incrementa hormonas
que interactúan con regiones cerebrales que facilitan conductas no habituales como lo
es el comer compulsivamente (Pattia, 2002). El total de los entrevistados afirman que
antes de bajar de peso las situaciones de estrés las mitigaban con la comida; ahora ha
cambiado para ellos el significado y la asociación de la comida con estados
emocionales, por lo que cada uno de ellos ha encontrado alguna manera de controlar
sus emociones sin que esto resulte en un correr al refrigerador.
Antes, estas situaciones me deprimían, dormía varias horas y me levantaba por la noche
a comer y comer y
ahora no, de que trato de ocuparme en otras cosas,
de que no
puedo, estoy a dieta, salte a ver algo en la calle. (F, 27).
Cuando antes tenía estrés, si comía mucho, mucho, me iba al refrigerador y
ahora voy a
correr
has de cuenta con eso me relajaba mucho… empezaba y empezaba y ya cuando
llegaba estaba relajada. (F, 36).
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
99
Voces y Contextos
En sus narraciones podemos encontrar una gama de estrategias que ellos utilizan para enfrentar
sus problemas y después de un mal día en que el común de las personas se vuelca en la comida para
compensar de alguna forma sus dificultades, ellos encuentran soluciones como prever y proveerse de
alimentos y comidas que no los hagan recuperar el peso perdido.
Yo creo que todos tenemos días complicados en la vida.
.. de esos días que dices: “creo,
que amanecí con el pie izquierdo”, esos días en los que uno se programa
psicológicamente para que le vaya mal durante todo el día…. y dices ¡no tengo tiempo
de preparar la comida de los demás y mucho menos la mía!.
.. hay veces que acabas con
todo, con tu buena intención de bajar de peso, pero si yo tengo en mi casa, algo que
comer como nopalitos cocidos o una ensalada o gelatina light, si yo me preparo con
unas dos o tres comidas ya congeladas o tengo un lugar donde pedir algo ya preparado
para esos momentos difíciles, no hay motivo para salirse del régimen. (F, 27).
El consumo de alimentos sabrosos proporciona un placer que relaja al organismo,
gracias a la secreción de unas moléculas contra el estrés llamadas endorfinas; por otro
lado la comida está cargada de significados simbólicos y es la forma más común de
auto gratificación y auto medicina (Rodin, 1993). Parece difícil enfrentar situaciones de
estrés sin refugiarse en la comida. Los participantes del estudio lo han hecho y para eso
utilizan estrategias tales como la distracción, la lectura, el trabajo, las llamadas
telefónicas, las salidas o la realización de ejercicio
para olvidarse de la comida.
Cuando tenía problemas comía mucho,
ahora leo algo, pienso en la situación
de antes
que era difícil y que no quiero regresar a esa época, hago una llamada, trabajo en la
computadora, hago vueltas, voy a planchar algo, algunas veces salgo (M,38)
El comer es un gusto que satisface no sólo las necesidades nutricias, sino también
las sociales, culturales, emocionales y psicológicas (Sánchez, et al., 2002). Al hablar
del significado de la comida, el total de los entrevistados mencionan que para ellos
antes la comida era primordial, un placer que disfrutaban y que estaba relacionada tanto
a compromisos sociales, como a eventos estresantes y que además, no tenían conciencia
de lo que comían; ahora ese significado a cambiado, la comida es algo necesario, que
debe contener los nutrientes precisos que el cuerpo requiere para seguir viviendo y
sentirse bien.
A veces el hambre que tenemos no es de comida sino son carencias que las canalizamos
con un plato de comida o un pedazo de pastel (F, 60).
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
100
Voces y Contextos
Conclusiones finales
Esta investigación cualitativa fenomenológica exploró el estilo de vida de las personas
que han tenido éxito en bajar y mantener el peso, a partir de sus vivencias. Los
resultados del estudio muestran que la toma de conciencia y una firme decisión para
bajar y mantener el peso, así como la
mentalización de los beneficios de la
disminución de peso,
aparecen como factores importantes en la lucha para conservar la
pérdida de peso con éxito. El estudio hace notar que un plan de alimentación requiere
esfuerzo y perseverancia ya que los resultados positivos tardan en verse. Sin embargo,
el perder peso y lograr mantenerlo trae consigo beneficios que sobrepasan las
adversidades enfrentadas, ya que cuando la persona logra llegar a su peso normal,
surgen transformaciones en su autoestima y aumenta su confianza. Su manera de comer
cambia a una manera más saludable, y hasta la relación con su familia y con las
personas que los rodean mejora.
La teoría ecológica subraya la importancia de considerar el medio ambiente
familiar, institucional y social, proveyendo cambios en el entorno, conductas y normas
que ayudan a que las personas tomen decisiones saludables en sus vidas diarias. El
desarrollo de patrones saludables de alimentación envuelve un complejo conjunto de
factores intrapersonales e interpersonales que interactúan entre si desde múltiples
contextos para colocar a la persona en una situación donde se adquieren patrones que
favorecen la ingesta de alimentos sanos y de preferencias hacia la actividad física.
Las estrategias psicológicas, el cambio de hábitos, el ejercicio y el apoyo de la
red informal se remarcan como imprescindibles para que un programa tenga éxito. Con
el fin de crear conciencia en la población que presenta esta enfermedad y coadyuvar al
tratamiento con éxito de aquellos profesionales de la salud que se relacionan con esta
problemática, los entrevistados proporcionan algunas maneras que utilizan para no
volver a sus anteriores hábitos alimenticios y seguir manteniendo el peso. El presente
estudio puede ser altamente motivador para aquellos que buscan un estilo de vida más
saludable y detener los altos índices de obesidad, que representan hoy en día un reto
para los profesionales de la salud pública.
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
101
Voces y Contextos
El contexto social de la obesidad está íntimamente relacionado con aspectos
psicológicos ya que la persona obesa interioriza esta condición como algo indeseable,
así se asocia a problemas de interacción social e infelicidad. Los resultados de este
trabajo muestran como las estrategias psicológicas utilizadas ayudan a contrarrestar este
tipo de situaciones. La obesidad como problema estético está determinada por la cultura,
la historia y el contexto social, donde la imagen corporal es un ideal de la belleza que
impone la sociedad
profundamente influenciada por la publicidad y definido por los
intereses económicos. Las grandes empresas de comunicaciones, entretenimiento y
moda exaltan la figura esbelta y para alcanzarla se exponen a métodos que perjudican la
salud. Las voces de los participantes del estudio dan muestra de cómo el cambio de
estructuras mentales se tradujo en cambios de imagen corporal, de estilos de vida
saludables volviéndose personas proactivas y exitosas en todos los ámbitos de su vida.
Bibliografía
Aguilar, E. (1995),
Domina la autoestima.
México, Árbol.
Álvarez-Gayou, J. (2003),
Como hacer investigación cualitativa.
México, Paidós.
Ayaso, J., Barreiro, J. (2003), “Adherencia al hábito deportivo. Aplicación de
estrategias psicológicas”.
Lecturas: EF Y deportes revista digital,
no. 60, en
. [1 de junio del 2009]
Bowen, G. (2005), “Preparación de una tesis basada en la investigación cualitativa:
Lecciones aprendidas”.
The Qualitative Report
, vol. 10, no. 2, pp. 208-222, en
[5 de
Mayo de 2005]
Bronfenbrenner, U. (1979),
The Ecology of Human Development
. Cambridge, Harvard
University Press.
Cabello, M., L., Zúñiga, J. G. (2006), “La obesidad: un grave problema de salud
pública. Implicaciones para la política social”, en Ribeiro, M. y López, R. E. (Eds).
Tópicos selectos en políticas de bienestar social. Tomo I. Grupos Vulnerables
Juventud, Género y Salud.
México, Gernika, pp. 277-290.
-
(2007), “Aspectos intrapersonales y familiares asociados a la obesidad: Un
análisis fenomenológico”.
Ciencia UANL
. Vol. 10, No. 2, pp. 183-189.
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
102
Voces y Contextos
Cabello, M. (2006), “Intrapersonal and familial factors associated with obesity from a
Mexican and Mexican American phenomenological perspective”
Dissertation
Abstracts International Publication
. The University of Texas at Arlington, Vol. 10, No.
66.
Cantón, E., Sánchez, C., Mayor, L. (1995), “Estrategias psicológicas y prácticas físicas
en la prevención de la infección por VIH”.
Anales de Psicología
. Vol. 11, No. 2, pp.
175-182.
Castells, M., Gascón, P. (2002), “Autoimagen corporal, comportamiento alimentario y
estilo de vida en los adolescentes”
Nutrición y obesidad
.
No. 5, pp. 7-8.
Chou, S., Grossman, M., Saffer, H. (2002), “An economic analysis of adult obesity:
Results for: the behavioral risk factor surveillance system”.
National Bureau of
Economic Research
, en
. [10 de junio del 2009]
Contreras, J. (2002), “Introducción”, en J. Contreras (Comp).
Alimentación y cultura.
México, Alfaomega, pp. 9-24.
Creswell, J. W. (2009),
Research design: Qualitative, Quantitative and mixed methods
approaches.
3º edición. Los Angeles, SAGE Publications.
Denzin, N. y Lincoln, Y. (2003), “Introduction: The discipline and practice of
qualitative research”. En
Collecting and interpreting qualitative materials
(2da. Ed.).
Estados Unidos, SAGE Publications, pp. 1-61.
Dey, A. (2005),
Claro que si se puede
. México, Grijalbo.
Ghione, P., Pietrobelli, A. (2002), “Virus y obesidad”,
Nutrición y Obesidad
. Vol. 5,
No. 3, pp. 7-18.
Gómez, M. (2004),
Adelgazar una decisión de peso
. México, Tomo.
Hollis, J. (2005),
La obesidad es un problema familiar.
México, Promexa.
Hoyos, G. y Vargas, G. (1997),
La teoría de la acción comunicativa como nuevo
paradigma de las ciencias Sociales: Las ciencias de la discusión.
Santa Fe de Bogotá,
ICFES/ASCUN – Programa de Especialización en Teoría, Métodos y Técnicas de
Investigación Social.
Husserl, E. (1998),
Edmund Husserl. Invitación a la fenomenología
. México, Paidós.
Klem, M. Wing, R., McGuire, M., Seagle, H. (1998), “Psychological symptoms in
individuals successful at long-term maintenance of weight loss”.
Health
Psychology,
School of medicine
, pp. 572 – 577.
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
103
Voces y Contextos
Last, C. (2000),
Razones por las que comemos en exceso
. Barcelona, Urano.
Lean, M. (2003),
Clinical handbook of weight management
. Estados Unidos, MB
Martin Taylor y Francis Group.
Mata, C. (2005), “Cuidado con una nutrición deficiente en nuestros niños en cantidad y
calidad”
Ciencia, Conocimiento y Tecnología
. No. 13, pp. 5-6.
Martínez, M. (2006),
Ciencia y arte en la metodología cualitativa.
(2° Ed.), México,
Trillas.
Maxwell. J. (1998),
Qualitative Research Desing: An Interactive Approach
. Estados
Unidos, SAGE Publications.
McCraken, G. (1991),
The long interview
. (5° Ed). Newbury Park, SAGE Publications.
Moreno, M. (2005), “Obesidad, uno de los principales problemas de salud en el
mundo”
Ciencia, Conocimiento, Tecnología
. No. 13, pp. 34-35.
Olaiz, G., Rivera, J., Shamah, T., Rojas, R., Villalpando, S., Hernández, M., Sepúlveda,
J. (2007),
Encuesta Nacional de Salud y Nutrición
. Cuernavaca, Instituto Nacional de
Salud Pública.
Payne, M. (1995),
Teorías contemporáneas del trabajo social. Una introducción
crítica.
Barcelona, Paidós.
Organización Mundial de la Salud (2006),
¿Qué son la obesidad y el sobrepeso?
,
en
[25 de octubre del 2006]
Pattia, L. (2002), “Alcohol’s effects on adolescents”, en
Alcohol
Research & Health
.
Estados Unidos,
Vol
.
26.
Padgett D. (1998),
Qualitative methods in social work research. Challenges and
rewards
, Estados Unidos, SAGE Publications.
Payne, M. (1995),
Teorías contemporáneas del trabajo social. Una introducción
crítica
. Barcelona, Paidós.
Phelan, S., Roberts, M., Wing R. R. (2007), “Empirical evaluation of physical activity
recommendations for weight control in women”
Med Sci Sports Exerc
. No.10, pp. 1832
– 1836.
Phelan, S., Wyatt H., Dibello.J., Wing R. (2007), “Three – Year weight change in
successful weighting a low- carbohydrate diet, Obesity”,
Silver Spring
. No. 10, pp.
2470 – 2777.
I
berofórum.
Revista de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana.
Año IV, No 8. Julio-Diciembre 2009. Martha Leticia Cabello Garza y María
Natividad Ávila Ortiz,
pp. 82-104.
Universidad Iberoamericana A.C., Ciudad de México.
www.uia/iberoforum
104
Voces y Contextos
Ritchie, J. Spencer, L., O’Connor, W.
(2003), “Carrying out Qualitative Analysis”, en
Ritchie, J. and Lewis, J. (Eds.)
Qualitative Research Practice
, London, SAGE
Publications.
Rodín, J. (1993),
Las trampas del cuerpo
. Barcelona, Paidós.
Rodríguez, G., Gil, J., García, E. (1999),
Metodología de la investigación
. Granada,
Aljibe.
Roth, G. (1992),
Cuando la comida sustituye al amor.
México, Urano.
Salmerón, M. (2006), “Aplicación de la técnica de autocontrol a la obesidad utilizando
la modificación de hábitos alimenticios y de actividad física”, en
Lecturas EF y
deportes
. Vol. 11, No. 100.
Sánchez, C, Esteves, A., Beber, A., Pichardo, E., Villa, A., Lara, A., et al. (2002),
“Fisiopatología de la obesidad”, en Méndez, N. y Uribe, M. (Eds.)
Obesidad.
Epidemiología fisiopatología y manifestaciones clínicas
. México, El manual moderno,
pp. 55-74.
Shaw, K., O'Rourke, P., Del Mar, C., Kenardy, J. (2008), “Intervenciones psicológicas
para el sobrepeso o la obesidad”,
La Biblioteca Cochrane Plus
. No. 3, en
. [26 de junio de 2009]
Shick, S.M, Wing, R.R., Kleim, M.L., McGure, M.T., y Seagle, H. (1998), “Persons
successful at long – term weight loss and maintenance continue to consume a low-
energy, low fat diet”
Journal of the American Dietetic Association
. Vol. 11, No. 1273.
Sivestri, E., Stavile, A. (2005), “Aspectos Psicológicos de la Obesidad”, en
. [7 de Septiembre del 2008]
Thompson, J. K., Heinberg, L. (1999), “The media’s influence on body image,
disturbance and eating disorders: We’ve reviled them, now can we rehabilitate them?”
Journal of Social Issues
,
Vol. 55
,
No. 2, pp. 339-353.
Taylor, S., Bogdan, R. (1996),
Introducción a los métodos cualitativos de investigación.
Barcelona, Paidós.
Ungar, M. (2003), “Qualitative contributions to resilience research”,
Qualitative Social
Work,
Vol.
2
, No. 1, pp. 85-102.
logo_pie_uaemex.mx