Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
58
EMPATÍA, COMUNICACIÓN
ASERTIVA
Y SEGUIMIENTO DE
EMPATÍA, COMUNICACIÓN ASERTIVA
Y SEGUIMIENTO DE NORMAS.
UN PROGRAMA PARA DESARROLLAR
HABILIDADES PARA LA VIDA
Empathy, assertive communication and follow-up of rules
A program to develop skills for life
Alejandra Corrales Pérez, Nayely K. Quijano León y Elías Alfonso Góngora Coronado
Universidad Autónoma de Yucatán
1
Artículo recibido el 5 de mayo y aceptado el 27 de julio de 2016.
RESUMEN
El presente trabajo presenta el contexto teórico, el diseño, la aplicación y los principales resul-
tados de un programa de intervención cuyo objetivo fue sugerir alternativas de convivencia en
los alumnos que permitan poner en práctica habilidades para relacionarse positivamente con
su entorno. Se trabajaron las habilidades de empatía y comunicación asertiva. De igual manera,
se trabajó la variable relativa al seguimiento de normas debido a las demandas y necesidades
expuestas por la institución. Los participantes fueron 37 adolescentes de entre 13 y 16 años de
edad del segundo año de una secundaria ubicada en la ciudad de Mérida, Yucatán (México). Al
efecto, se utilizó un diseño pre-post para la evaluación del programa. Los resultados contienen
una comparación entre las fases diagnóstica y de intervención, en la cual se puede observar una
disminución de ciertas conductas no deseables y el incremento de algunas deseables.
Indicadores
: Adolescentes; Empatía; Comunicación asertiva; Seguimiento de normas.
ABSTRACT
This paper presents the theoretical context, design, implementation, and the main results of
an intervention program, which aimed to suggest coexistence alternatives that allowed to the
students to practice skills to positively interact with their environment. Empathy skills and as-
sertive communication were worked. Similarly, the variable concerning the follow-up of rules
was worked due to the demands and needs expressed by the institution. The participants were
37 adolescents between 13 and 16 years old of the second grade from a high-school at Mérida,
Yucatán (Mexico). A pre-post design for the program evaluation was used. The results contain
a comparison between the diagnostic and the intervention phases, in which it may be seen a
decrease in some of the undesirable behaviors and the increase of some desirables.
Keywords
: Teenagers; Empathy; Assertive communication; Follow-up of rules.
1
Facultad de Psicología, Calle 31ª, 300, Col. Fracc. San Esteban, 97149 Mérida, Yuc. México, tel: (999)943-38-88, correo
electrónico: gcorona@correo.uady.mx.
Enseñanza e Investigación en Psicología Vol. 22, Nº1: 58-65. Enero-abril, 2017
Citación: Corrales, A.; Quijano, N. K. y Góngora, E. A. (2017). Empatía, comunicación asertiva y seguimiento de normas.
Un programa para desarrollar habilidades para la vida .
Enseñanza e Investigación en Psicología,
22
(1), 58-65.
59
Enseñanza e Investigación en Psicología
Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017
INTRODUCCIÓN
Cada adolescente es un ser único, diferente a to-
dos los demás. A la vez, cada uno está influido
por las circunstancias del momento histórico y el
medio sociocultural en los que vive, como la geo-
grafía del lugar que habita, la raza y el género al
que pertenece, la carga genética con la que nació
y la nutrición afectiva y alimentaria recibida. Por
ello, es frecuente el uso del término “las adoles-
cencias” y la diferencia entre “los” y “las” adoles-
centes (Pasqualini y Llorens, 2010).
Coleman y Hendry (2003) señalan que du-
rante la etapa de la adolescencia las alteraciones en
la función intelectual tienen implicaciones en di-
versos comportamientos y actitudes. Estos cam-
bios hacen posible el paso hacia la independencia
del pensamiento y la acción, permiten al joven de-
sarrollar una perspectiva temporal que incluye el
futuro, facilitan el progreso hacia la madurez en
las relaciones, contribuyen al desarrollo de las des-
trezas de comunicación y, finalmente, subyacen a
la capacidad del individuo para asumir un papel
adulto en la sociedad.
Papalia, Wendkos y Duskin (2005) conside-
ran que la adolescencia empieza con la pubertad,
proceso que conduce a la madurez sexual o ferti-
lidad, esto es, la capacidad para reproducirse. La
adolescencia dura aproximadamente nueve años:
de los 11 o 12 a los 19 o 21 años de edad.
Los adolescentes no solamente se ven dife-
rentes a los niños de corta edad, sino que tam-
bién piensan de manera distinta. Su velocidad
para procesar la información aumenta, aunque
no en una forma tan dramática como la que se
observa en la niñez intermedia. Si bien su pen-
samiento aún es inmaduro en ciertos aspectos,
muchos de ellos están en posibilidades de razo-
nar de manera abstracta y hacer juicios morales
complejos; planean de modo más realista el fu-
turo; cobran una mayor conciencia de las pala-
bras como símbolos que pueden tener diversos
significados, y disfrutan al emplear la ironía, los
juegos de palabras y las metáforas (Owens, 1996;
Papalia et al., 2005).
Los adolescentes también adquieren una ma-
yor habilidad para adoptar un cierto planteamien-
to social, la capacidad para entender el punto de
vista y el nivel de conocimiento de otra persona y,
en consecuencia, para adecuar su propio lenguaje.
Elkind (1967) propone seis formas caracterís-
ticas de inmadurez en el pensamiento adolescente:
1.
Idealismo y actitud crítica
: Están convencidos
de que saben mejor que los adultos cómo
dirigir el mundo y con frecuencia les parece
equivocado lo que hacen sus padres.
2.
Actitud polémica
: Los adolescentes buscan
constantemente oportunidades para pro-
bar y hacer alarde de sus capacidades recién
descubiertas de razonamiento formal.
3.
Indecisión
: Por su falta de experiencia, carecen
de estrategias eficaces para elegir entre va-
rias opciones al mismo tiempo.
4.
Hipocresía aparente
: No reconocen la diferencia
entre expresar un ideal y hacer los sacrificios
necesarios para vivir de acuerdo con él.
5.
Autoconciencia
: Los adolescentes suponen
muchas veces que todos los demás pien-
san en lo mismo que ellos tienen en mente:
ellos mismos.
6.
Singularidad e invulnerabilidad
: Fábula per-
sonal: Son especiales, su experiencia es úni-
ca y no están sujetos a las reglas que rigen
al resto del mundo.
La principal tarea de la adolescencia, según Erik-
son (1959), consiste en enfrentar la crisis de la
identidad contra la confusión de la misma para
convertirse en un adulto único con un sentido
coherente del yo y una función valorada por la
sociedad.
A los adolescentes que experimentan cam-
bios físicos les agrada estar con otros que atra-
viesan por transformaciones parecidas; a quienes
desafían las normas de los adultos y la autoridad
de los padres les resulta tranquilizador buscar el
consejo de amigos que están en su misma posi-
ción. El grupo de pares constituye una fuente de
afecto, simpatía, comprensión y orientación mo-
ral, un lugar para la experimentación y un entor-
no para lograr la autonomía y la independencia
de sus padres (Papalia et al., 2005).
De acuerdo con las conductas observadas
en los adolescentes, se ha identificado que en el
nivel escolar de secundaria requieren de apoyo
para desarrollar el seguimiento de normas y las
Empatía, comunicación asertiva y seguimiento de normas. Un programa para desarrollar habilidades para la vida
60
habilidades empáticas y de comunicación aserti-
va, por lo que uno de los objetivos del proyecto
fue trabajar específicamente en dichas áreas.
Morales, Benítez y Agustín (2013) señalan
que abordar la salud mental adolescente remite
indudablemente a su bienestar social y psicoló-
gico. Para Mangrulkar, Vince y Posner (2001), el
modelo de habilidades para la vida pretende con-
tribuir al desarrollo saludable de los adolescentes,
fortaleciendo sus factores protectores y su com-
petitividad, promoviendo la adopción de con-
ductas positivas y la transición saludable hacia el
mundo adulto. De acuerdo a dichos autores, un
aspecto clave del desarrollo humano es la adquisi-
ción de las habilidades sociocognitivas y emocio-
nales necesarias para enfrentar problemas.
Habilidades para la vida
En el año 2020 habrá más adolescentes con eda-
des de 10 a 19 años que en cualquier época an-
terior, y una gran proporción de ellos vivirá en
Latinoamérica y el Caribe. Esta cohorte de jó-
venes puede convertirse en un obsequio o en una
carga para sus países, dependiendo de la capa-
cidad de los gobiernos, comunidades y familias
para desarrollar el potencial humano de dicha ge-
neración. Por ende, se requieren nuevas propues-
tas para hacer realidad lo primero.
Una de ellas es un modelo cuyo objetivo es
contribuir de forma efectiva a los programas de
las llamadas “habilidades para la vida” en el de-
sarrollo saludable de los adolescentes. Defini-
do de forma amplia, un enfoque de habilidades
para la vida desarrolla destrezas para permitir que
los adolescentes adquieran las aptitudes necesa-
rias para su desarrollo y para enfrentar en forma
efectiva los retos de la vida diaria. Entre tales ha-
bilidades, el modelo considera las siguientes: ha-
bilidades sociales e interpersonales, incluidas las
de comunicación, rechazo, agresividad y empatía;
habilidades cognitivas, como toma de decisiones,
pensamiento crítico y autoevaluación, habilidades
necesarias para el manejo de emociones como el
estrés y aumento interno de un centro de control.
Las teorías sobre el desarrollo humano y las
conductas del adolescente establecen que estas ha-
bilidades específicas son componentes esenciales de
un desarrollo saludable y determinan un
carácter
fuerte. También se ha encontrado que las mismas
son mediadoras de conducta en la adolescencia. De
hecho, los resultados de la evaluación de los progra-
mas elaborados al efecto muestran que el desarrollo
de las habilidades para la vida puede retrasar el ini-
cio del uso de drogas (Pérez, 2012
)
, prevenir con-
ductas sexuales de alto riesgo, enseñar a controlar la
ira, mejorar el desempeño académico y promover el
ajuste social positivo (Mangrulkar et al., 2001).
Otros autores definen las habilidades para la
vida como un conjunto de habilidades genéricas
que capacitan al individuo para resolver proble-
mas en el terreno interpersonal. Varios estudios
indican que enseñar tales habilidades es más efi-
caz para prevenir un comportamiento perjudicial
que para solucionar problemas concretos.
Como afirman Choque y Chirinos (2009),
“las habilidades para la vida son las capacidades
y destrezas en el ámbito socioafectivo de las per-
sonas […] habilidades sociales, cognitivas y de
manejo de emociones que les permiten enfrenar
con éxito las exigencias, demandas y desafíos de
la vida diaria, actuando competentemente y con-
tribuyendo al desarrollo humano” (p. 172).
Empatía
La empatía es la capacidad de una persona para po-
nerse en el lugar del otro y poder así comprender su
punto de vista, sus reacciones, sentimientos y demás
(Prieto, 2011). También se le considera como la ca-
pacidad de “ponerse en los zapatos del otro” e ima-
ginar cómo es la vida para esa persona, incluso en
situaciones con las que no se está familiarizado. La
empatía ayuda a aceptar a las personas diferentes y
a mejorar las interacciones sociales (Mantilla, 2002).
Como apuntan Mestre, Frías y Samper
(2004), en las últimas décadas se ha puesto de
relieve la importancia de la empatía en la dis-
posición prosocial de las personas y la función in-
hibidora que ejerce en la agresividad.
Estilos de comunicación
Para la realización del proyecto se tomaron en cuen-
ta los estilos asertivo, pasivo y agresivo de comu-
nicación. Los estilos pasivo y agresivo son los dos
61
Enseñanza e Investigación en Psicología
Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017
extremos opuestos de un continuo, en cuyo punto
medio se sitúa el estilo asertivo, que constituye el
grado óptimo de utilización de los diferentes com-
ponentes verbales, no verbales y paraverbales de la
comunicación (Van der Hofstandt, 2005).
La comunicación asertiva tiene que ver con la
capacidad de expresarse verbal y preverbalmente
en forma apropiada a la cultura y a las situaciones.
Un comportamiento asertivo implica un conjunto
de pensamientos, sentimientos y acciones que ayu-
dan a un niño o adolescente a alcanzar sus objeti-
vos personales de forma socialmente aceptable. La
comunicación efectiva también se relaciona con la
capacidad de solicitar consejo o ayuda en momen-
tos de necesidad (Mantilla, 2002; O±S, 1999).
En el presente trabajo, el equipo de interven-
ción definió la comunicación pasiva como aquella
que caracteriza a la persona que no defiende sus de-
rechos, con escaso humor, postura distante y con-
traída, volumen bajo de voz, poca claridad, tiempo
de habla igualmente escaso y que accede a las de-
mandas de los demás sin importarle las propias.
Van der Hofstandt (2005) afirma que el estilo
de co²unicación agresivo implica, como caracte-
rística general, la agresión, y también el desprecio y
dominio hacia los demás. La persona que se expre-
sa agresivamente por medio de gestos intimidato-
rios, utilizando palabras de contenido imperativo y
amenazador, defiende sus derechos faltando al res-
peto hacia los derechos de los demás.
Reglas y procedimientos
De acuerdo con Woolfolk (2010), los procedi-
mientos y las rutinas describen la manera en que
se realizan las actividades en el aula, pero que rara
vez se asientan por escrito; simplemente constitu-
yen la forma en que las cosas se hacen en la clase.
Las reglas, por otro lado, se establecen por es-
crito y se colocan en lugares visibles ya que es-
pecifican las acciones permitidas y las prohibidas
en la clase. Especifican lo que se debe hacer en la
vida escolar y lo que no. Dicho autor sugiere que,
al establecerlas, se debe considerar el tipo de at-
mósfera que se pretende crear en al aula.
Emmer, Evertson y Worsham (2009) sugie-
ren seis ejemplos de reglas para estudiantes, las
cuales se enumeran a continuación:
1) Trae a la clase todos los materiales que necesites.
2) Permanece en tu asiento, preparado para tra-
bajar cuando suene la campana.
3) Respeta y sé amable con todas las personas.
4) Escucha y permanece sentado cuando al-
guien más esté hablando.
5) Respeta la propiedad de los demás.
6) ³bedece todas las reglas de la escuela.
Para la realización de las actividades, y como par-
te de las habilidades a trabajar con los adoles-
centes, se tomó en cuenta el seguimiento de esas
normas o reglas, utilizando para ello las normas
básicas de comportamiento en el salón de clases.
Estas normas se definieron operacionalmen-
te de la siguiente manera:
Mostrar respeto
. El alumno levanta la mano para
pedir la palabra, evita las interrupciones y
las palabras altisonantes durante la clase.
Ser puntual
. El alumno se encuentra dentro del
aula cuando comienza la clase (esto es, cuan-
do suena el timbre) y cuando el maestro llega.
Colocar la basura en su lugar
. Depositar la basura
que se genera de hojas, tajaduras de lápiz,
restos y envolturas de comida en los conte-
nedores asignados.
Evitar utilizar aparatos electrónicos durante la cla-
se
. El alumno mantiene apagados aparatos
como celulares,
MP3
, audífonos o bocinas,
laptops, iPads o tabletas durante las sesiones,
siempre que el maestro no los requiera.
Evitar comer dentro del salón de clases
. El alumno
mantiene guardados los alimentos.
En el presente proyecto se trabajó concretamen-
te con las habilidades de empatía y comunicación
asertiva sobre la base del modelo de habilidades para
la vida propuesto por la ³rganización Mundial de
la ´alud (O±S) (1999). Dicho modelo se configura
como eje de una escuela inclusiva, en la medida en
que ayuda a promover comportamientos positivos
y a prevenir conductas de riesgo (cf. Melero, 2010).
MÉTODO
Participantes
Participaron 37 adolescentes de segundo grado
de secundaria, alumnos de la escuela “´or Juana
Empatía, comunicación asertiva y seguimiento de normas. Un programa para desarrollar habilidades para la vida
62
Inés de la Cruz” de la ciudad de Mérida (Méxi-
co), a quienes se dividió en tres grupos. De ellos,
54% fueron varones, y sus edades se ubicaron en-
tre 13 y 16 años, con una media de 13.9. Los gru-
pos, asignados por la dirección de la escuela, se
distribuyeron del modo siguiente: 35.1% de los
participantes en el primer grupo, 37.8% en el se-
gundo y 27% en el tercero.
Instrumento
Para medir la variable
empatía
se utilizó el Ín-
dice de Reactividad Interpersonal (±²±) (Davis,
1980, 1983). Esta prueba contiene 28 ítems tipo
Likert que miden cuatro dimensiones de la varia-
ble: toma de perspectiva, fantasía, preocupación
empática y malestar personal.
Por otra parte, para evaluar los
estilos de comu-
nicación
(pasivo, asertivo y pasivo) y el
seguimiento
de normas
se llevó a cabo un registro de frecuencia
de las conductas, el cual se hacía diariamente du-
rante el horario escolar, adaptándose a las necesi-
dades del programa de intervención.
Procedimiento
Se utilizó un diseño pre-post dividido en tres fa-
ses. En la fase de diagnóstico se hicieron registros
con la finalidad de obtener información sobre las
conductas a trabajar con el grupo según sus ne-
cesidades específicas, evaluándose las tres habili-
dades citadas.
En la segunda fase se llevó a cabo la interven-
ción, para la cual se diseñaron y realizaron activida-
des con el propósito de desarrollar en los alumnos
dichas habilidades. Dichas actividades se efectua-
ron en una o dos sesiones por semana. La primera
habilidad con la que se dio inicio al proyecto fue-
ron los estilos de comunicación –específicamen-
te para trabajar con los alumnos la comunicación
asertiva–, para lo cual los alumnos ejecutaron las
actividades durante cuatro sesiones en las que se
les proporcionaba información sobre los temas, ta-
les como las barreras y los estilos de comunicación;
se ofrecieron espacios para exponer ejemplos vi-
venciales de los conceptos, proponer posibles so-
luciones para situaciones futuras y ejemplificar los
conceptos mediante diversas dinámicas.
La siguiente variable a trabajar en el proyec-
to de intervención fue la empatía, y, de igual ma-
nera, se llevaron a cabo cuatro sesiones en las que
los alumnos participaron en actividades en las
que se propició la puesta en práctica de esta habi-
lidad; también durante las sesiones se les alentó a
compartir sus experiencias personales en las que
estuviera reflejada dicha variable. A la par de las
actividades, se ofreció un espacio de reflexión en
el cual se hacía participar a los alumnos para que
expusieran sus puntos de vista.
Las actividades sobre el seguimiento de nor-
mas estuvieron orientadas a la construcción de un
reglamento por ellos mismos, con el que se sintie-
ran a gusto, y con acuerdos respecto a las conse-
cuencias que se tendrían en las aulas si se rompieran
las reglas acordadas.
Para evaluar los resultados obtenidos del pro-
grama de intervención, se efectuó una tercera fase
de evaluación, en la cual se aplicó nuevamente el
³´³; para determinar los estilos de comunicación
y el seguimiento de normas, nuevamente se hi-
cieron los registros de frecuencias adaptados a las
necesidades del proyecto.
RESULTADOS
Estilos de comunicación
En cuanto al uso del estilo de comunicación pa-
siva antes de la intervención, se obtuvo 15.3%,
porcentaje que disminuyó después de ésta a 14%.
La comunicación asertiva obtuvo un porcentaje
de 53.4%, que también disminuyó a 32.3%. Por
último, la comunicación agresiva registró 69.3%,
que igualmente disminuyó a 52.5%, tal como se
muestra en la Figura 1.
Seguimiento de normas
Antes de la intervención, el seguimiento de nor-
mas registró una ocurrencia de 23.3% en la nor-
ma “Mostrar respeto”, 5.4% en “Ser puntual”,
25% en “Depositar la basura en su lugar”, 21.6%
en “Guardar aparatos electrónicos” y 13.5% en
“No introducir comida al aula”, porcentajes que
cambiaron después de la intervención a 38, 16.6,
11.6, 28.1 y 8.7%, respectivamente. Los resulta-
dos se pueden observar en la Figura 2.
63
Enseñanza e Investigación en Psicología
Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017
Empatía
En los resultados del diagnóstico y evaluación de los
tres grupos en la subescala “Toma de perspectiva” se
obtuvo una media de 20.86, y en la fase de diagnósti-
co, de 22.96. En la subescala “Fantasía”, en la fase de
diagnóstico dicha media fue de 19.26, mientras que
en la evaluación fue de 19.15. En cuanto a la subesca-
la “Preocupación empática”, se obtuvo una media de
19.98 en el diagnóstico y de 20.35 en la evaluación.
Finalmente, en la subescala “Malestar personal” se al-
canzó una media de 20.04, muy semejante a la media
obtenida en la evaluación, que fue de 20.48. Los re-
sultados se muestran en la Figura 3.
DISCUSIÓN
Los resultados obtenidos en este estudio podrían
considerarse positivos y tener su explicación en
algunas perspectivas teóricas. Por ejemplo, Elkind
(1967) propone seis formas características de in-
madurez en el pensamiento adolescente, entre las
cuales destacan la actitud polémica mediante la
cual los jóvenes buscan constantemente oportuni-
dades para probar y hacer alarde de sus capacida-
des recién descubiertas de razonamiento formal, y
la singularidad e invulnerabilidad con la que crean
su fábula personal de que son especiales, que su ex-
periencia es única y que no están sujetos a las re-
glas que rigen al resto del mundo. A ello es que se
puede atribuir el resultado de la observación res-
pecto a la comunicación asertiva. Al principio del
programa, el estilo de comunicación que se utili-
zó principalmente fue el agresivo, lo que ocasio-
naba altercados entre los alumnos y los maestros
ya que no existía un límite claro del lugar, el mo-
mento y las personas con las cuales podrían com-
portarse de cierta manera. Durante el programa de
Figura 1.
Porcentajes obtenidos en los esTlos de comunicación antes y después del programa de intervención.
Diagnóstico
Evaluación
80.00%
70.00%
60.00%
50.00%
40.00%
30.00%
20.00%
10.00%
0.00%
Pasivo
Asertivo
Agresivo
Estilos de Comunicación
Figura 2.
Porcentajes obtenidos en el seguimiento de normas antes y después del programa de intervención.
Seguimiento de Normas
Diagnóstico
Evaluación
Respeto
Puntualidad
Basura
Electrónicos
Comida
40.00%
35.00%
30.00%
25.00%
20.00%
15.00%
10.00%
5.00%
0.00%
Empatía, comunicación asertiva y seguimiento de normas. Un programa para desarrollar habilidades para la vida
64
intervención, el uso de los diferentes estilos de co-
municación mostró alzas y bajas en diferentes mo-
mentos; sin embargo, en las últimas semanas se
pudo notar cierta estabilidad en el decremento del
uso de los estilos pasivo y agresivo. Es importan-
te recalcar que la comunicación asertiva también
mostró un decremento en su utilización, a pesar de
que se esperaba un aumento de la misma al dar a
los alumnos la información y las estrategias para su
uso. No obstante de que al comienzo del programa
se esperaba un decremento significativo del uso de
la comunicación agresiva y pasiva y una mayor fre-
cuencia de la comunicación asertiva, se considera
un logro del programa el haber disminuido consi-
derablemente la comunicación pasiva.
En cuanto al seguimiento de normas, se pudo
observar un decremento en el cumplimiento de las
normas de mostrar respeto y usar aparatos electró-
nicos dentro del salón de clase; esto se manifestó
en parte porque los maestros a cargo del aula favo-
recían tales actitudes en los alumnos. Sin embar-
go, aumentó el cumplimiento de las normas de ser
puntuales, depositar la basura en su lugar y no in-
troducir comida en el aula, las cuales fueron mucho
más reforzadas cuando los alumnos estaban fuera
de clase. Los resultados en esta área de observación
fueron favorables en más de la mitad de los casos,
pese a lo cual los maestros reforzaban el incum-
plimiento de esas normas, ya fuera dando permi-
so para romperlas, ya rompiéndolas ellos mismos.
Como parte de los objetivos de la interven-
ción, el proyecto partió del concepto de empatía
para abordar los temas y desarrollar en los adoles-
centes la capacidad de ponerse en el lugar del otro
(Prieto, 2011). En los resultados que se obtuvie-
ron con la primera aplicación del instrumento se
observó que los alumnos tenían una idea distor-
sionada del concepto y de la práctica del mismo.
Después de las actividades realizadas durante la
fase de intervención, se pudo confirmar esta idea.
Con los resultados obtenidos de la evaluación,
comparándolos con los del diagnóstico, se pudo
apreciar que no hubo diferencias estadísticamen-
te significativas en tres de las cuatro variables que
miden el concepto, lo que no significa que la inter-
vención no haya conseguido el objetivo, sino que
puede ser que las diferencias reflejen cómo es que
el proyecto logró influir, generalmente de manera
positiva, respecto a dicha variable.
La subescala que mostró la mayor diferencia
en los resultados fue la correspondiente a la toma
de perspectiva, que hace referencia a los intentos
espontáneos del sujeto por adoptar la visión del
otro ante situaciones reales de la vida cotidiana,
es decir, la habilidad para comprender el punto
de vista de la otra persona (Davis, 1983; Mestre
et al., 2004; Mestre, Pérez, Frías y Samper, 1999).
Los resultados del diagnóstico permitieron ob-
servar a los adolescentes como escasamente dis-
puestos a comprender el punto de vista de la otra
persona. Aun así, los resultados de la evaluación
final muestran un cambio positivo en la conducta
de los adolescentes, por lo que se puede concluir
que la intervención y las actividades diseñadas
para trabajar la empatía lograron que los adoles-
centes tuvieran una perspectiva diferente respecto
al punto de vista de la otra persona en situaciones
de la vida cotidiana.
Empatía
24
23
22
21
20
19
18
17
Toma de
Perspectiva
Fantasía
Preocupación
Empática
Malestar
Personal
Diagnóstico
Evaluación
Figura 3.
Medias obtenidas en la empaTa antes y después del programa de intervención.
65
Enseñanza e Investigación en Psicología
Vol. 22, Nº 1, enero-abril, 2017
Se puede concluir que este estudio aporta estra-
tegias para la reducción de comportamientos no de-
seables, el fomento de habilidades y el cumplimiento
de normas en el medio escolar. Sería deseable que
este tipo de estudios se puedan validar debidamente,
pues implican que los adolescentes pueden apren-
der habilidades sociales para una mejor convivencia
y un mayor aprovechamiento en el salón de clases.
REFERENCIAS
Choque R. y Chirinos, J. (2009). Eficacia del Programa de Habilidades para la Vida en Adolescentes Escolares
de Huancavelica, Perú
.
Revista Electrónica de Salud Pública
,
11
(2), 169-181.
Coleman, J. y Hendry, L. (2003).
Psicología de la adolescencia
(4ª ed.). Madrid: Morata.
Davis, M.H. (1980). A multidimensional approach to individual differences in empathy.
JSAS
Catalog of Selected
Documents in Psychology
, 10, 85.
Davis, M.H. (1983). Measuring individual differences in empathy: Evidence for a multidimensional approach.
Journal of Personality and Social Psychology
, 44, 113-126.
Elkind, D. (1967). Egocentrism in adolescence.
Child Development
,
38
(4), 1025-1034.
Emmer, E.T., Evertson, C.M. y Worsham, M.E. (2009).
Classroom management for middle and high school teachers
.
Upper Saddle River, NJ: Pearson.
Erikson, E.H. (1959).
Identity and the life cycle. Psychological Issues
(v., num. (1), monograph 1, pp. 181-191).
New York: International Universities Press.
Mangrulkar, L., Vince, C. y Posner, M. (2001).
Enfoque de habilidades para la vida para un desarrollo saludable de
niños y adolescentes
. Washington, D.C.: Organización Panamericana de la Salud.
Mantilla, L. (2002).
Habilidades para la vida: una propuesta educativa para convivir mejor.
Bogotá: Fe y Alegría.
Melero, J. (2010).
Habilidades para la vida: un modelo para educar con sentido.
Madrid: Edex. Disponible en línea:
Profesionales/Salud%20publica/Promoci%C3%B3n%20salud%20escuela/Red%20Aragonesa%20Escue-
las%20Promotoras%20Salud/Jornadas/Un_modelo_para_educar_con_sentido.pdf.
Mestre, V., Frías, M., Samper, P. (2004). La medida de la empatía: análisis del Interpersonal Reactivity Index.
Psicothema
,
16
(2), 255-260.
Mestre, V., Pérez D., E., Frías, D. y Samper, P. (1999). Instrumentos de evaluación de la empatía. En E. Pérez
D. y V. Mestre (Dirs.):
Psicología moral y crecimiento personal
(pp. (181-190). Barcelona: Ariel.
Morales, M., Benítez, M. y Agustín, D. (2013). Habilidades para la vida (cognitivas y sociales) en adolescentes
de una
zona rural.
Investigación Educativa
,
15
(3), 98-113.
Organización Mundial de la Salud (1999). Guidelines: Life skills education curricula for schools. Geneve: ´±µ.
Owens, R.E. (1996).
Language acquisition
. Boston, MA: Allyn & Bacon.
Papalia, D., Wendkos, S. y Duskin, R. (2005).
Psicología del desarrollo. De la infancia a la adolescencia
(9ª ed.).
México: McGraw-Hill.
Pasqualini, D. y Llorens, A. (2010).
Salud y bienestar de adolescentes y jóvenes: una mirada integral
. Buenos Aires.
Organización Panamericana de la Salud. Disponible en línea: http://publicaciones.ops.org.ar/publicacio-
nes/otras%20pub/SaludBienestarAdolescente.pdf.
Pérez, C. (2012). Habilidades para la vida y consumo de drogas en adolescentes escolarizados mexicanos.
Adic-
ciones
,
24
(2), 153-160.
Prieto, M. (2011). Empatía, asertividad y comunicación.
Innovación y Experiencias Educativas
[revista electrónica], 45.
Van der Hofstandt, R. (2005).
El libro de las habilidades de comunicación: cómo mejorar la comunicación personal
(2ª ed.). Madrid: Díaz de Santos.
Woolfolk, A. (2010).
Psicología educativa
(11ª ed.). México: Pearson.
logo_pie_uaemex.mx