Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
El
Cotidiano 172
5
Miguel Ángel Romero Miranda*
rnesto Zedillo es un ícono de
la movilidad social que cada vez con
más difcultad es capaz de garantizar el
sistema educativo público del Estado
mexicano. Nacido en la Ciudad de
México, el 27 de diciembre de 1951,
en el seno de una Familia encabezada
por un trabajador electricista, cursó
la educación básica y secundaria en
la ciudad de Mexicali, en la frontera
norte del país; a los 15 años regresó
a la ciudad capital a proseguir sus
estudios y titularse como economista
en el Instituto Politécnico Nacional, en
1972. Como muchos de su generación,
participó en las protestas estudianti
-
les de 1968; al año siguiente ingresó
al servicio público como auxiliar de
auditoría en el Banco Nacional del
Ejército y la Armada, se incorporó
al
PRI
en 1971 y, posteriormente,
La trayectoria personal y política de Ernesto Zedillo Ponce de León revela la
transformación radical de un joven de origen humilde, formado en el sistema de
educación pública, que se convierte en un paladín del credo neoliberal que impuso
durante su gestión. Hoy es un cotizado “global speaker”; combina sus actividades
académicas con las de inversionista privado y asesor corporativo, e infuye discre
-
tamente en los asuntos públicos nacionales bajo la cobertura de la red de poder
transexenal que, en forma astuta, supo tejer y mantener desde su arribo al poder.
obtuvo becas del gobierno mexicano
para cursar estudios de postgrado en
el Reino Unido y la Universidad de
Yale, donde obtuvo su doctorado en
ciencias económicas.
A su regreso al país, Zedillo parecía
retomar la ruta fnanciera que cual
-
quiera de su Formación y generación
hubiera deseado, al incorporarse a la
SHCP
y al Banco de México, para luego
–a la edad de 36 años– dar el salto y
ser nombrado Secretario de Progra
-
mación y Presupuesto por el entonces
presidente Carlos Salinas de Gortari,
posteriormente, su enemigo acérrimo.
Al inicio del presente siglo, EZPL
se
presenta ante el ±oro de Davos como
un Fundamentalista del neoliberalismo
económico; con un discurso en el que
ridiculiza al movimiento globaliFóbico
y se empeña en argumentar que la po
-
breza podrá ser superada mediante la
apertura al comercio y las inversiones
extranjeras y que la liberalización del
*
Director de la revista
El Cotidiano
.
El sexenio de Ernesto Zedillo
visto desde el presente
E
comercio propiciará la convergencia
de las condiciones laborales entre las
naciones. Nada que su gestión presi
-
dencial pudiera demostrar.
Hoy es un encumbrado “global
speaker” que lo mismo pregona
nuevas Fórmulas neoliberales para
retomar el crecimiento económico
que la legalización de las drogas. Es,
también, asesor de múltiples corpora
-
ciones transnacionales. Pero su mayor
obsesión es presidir el Banco Mundial
una vez que el actual presidente, Ro
-
bert Zoellick ha anunciado su retiro.
En 2005 tuvo la misma aspiración y el
mismísimo
Financial Times
lo propuso
para el cargo; sin embargo, su cuestio
-
nable récord en materia de derechos
humanos Fue óbice para cumplir su
sueño, y de nueva cuenta podría ser
el motivo para quedarse con las ganas
de despachar en la ofcina principal
del número 1818 de la calle H en
Washington, D.C.
marzo-abril, 2012
Zedillo, hoy
6
Pese a todo, Ernesto Zedillo y su equipo de gobierno
tuvieron la capacidad de articular una poderosa red de poder
transexenal, construida en los ámbitos económico, jurídico
y político, que actualmente opera con singular astucia y
efectividad y lo hace de la mejor manera en que un político
quiere operar: discretamente, sin llamar la atención y, sobre
todo, sin pagar ningún costo político por ello. En el “argot”
político se dice que “opera sin que se le vea la mano”.
Claro que Zedillo es un hombre que vivió en una cir
-
cunstancia histórica especíFca. Le tocó gobernar a partir
de 1994, cuando el muro de Berlín ya había sido derribado
y cuando la
URSS
estaba disuelta. Dos íconos del socialismo
real que pasaron a la historia.
Para Giovanni Sartori (Sartori, 1993) el derrumbe del
socialismo real se convirtió en el triunfo de la economía
de mercado en forma aplastante a nivel internacional. No
importaba el régimen político que adoptaran los diferentes
gobiernos en sus países. Sistemas autoritarios desde el
punto de vista político –como el que existe en China, o
los que prevalecen en Oriente Medio asociados al Islam,
o incluso algunos africanos cuyos gobiernos se basan en
dictaduras sanguinarias– podían coexistir con economías
de mercado sin mayor con±icto.
En el ámbito nacional ocurrió lo mismo. Cuando EZPL
llegó a la Presidencia de la República, la Flosofía que acompaña
al neoliberalismo estaba muy asentada. Los gobiernos de Miguel
de la Madrid y Carlos Salinas de Gortari se habían encarga
-
do de avanzar en el desmantelamiento del “Estado obseso” y
de construir un nuevo modelo económico en nuestro país.
En este ambiente totalmente favorable, Ernesto Zedi
-
llo profundiza el modelo y se convierte en un defensor a
ultranza de la Flosofía neoliberal. Al Fnalizar su gobierno,
fue reconocido, acogido e incorporado como colaborador
de los centros Fnancieros, empresas transnacionales, uni
-
versidades, institutos identiFcados con este pensamiento.
En la actualidad, tal y como lo aFrma Sartori, el triunfo del
mercado es total, aplastante. En México, ninguno de los
partidos políticos se atrevería a poner en duda la vigencia
del libre mercado. Quien lo hiciera, sería devorado en
poco tiempo por el sistema de poder prevaleciente, cuyos
dirigentes y propietarios son parte o están asociados, con
esto que llamamos metafóricamente “equipo zedillista”.
¿Por qué es necesario volver la vista a la
gestión de
EZPL
?
Estamos a menos de cinco meses del primero de julio y de
elegir al nuevo presidente de la República. Por la cercanía
del evento, la discusión pública cada día se concentra más
en los procesos políticos y se dejan de lado otros aspectos,
quizá de mayor trascendencia para el país. Al momento de
escribir estas líneas, ya están nombrados los cuatro candi
-
datos a la presidencia de la República que aparecerán en las
boletas que los ciudadanos cruzaremos el primer domingo
del séptimo mes del presente año. JoseFna Vázquez Mota
(JVM), por el
PAN
; Andrés Manuel López Obrador (AMLO)
por la coalición de izquierda; Enrique Peña Nieto (EPN) por
la alianza
PRI
-
PVEM
, y Gabriel Quadri (GC) por el
PANAL
.
Los análisis políticos que publican periódicos y revistas
especializadas, así como las voces que desde los medios
electrónicos comentan los hechos y los comportamientos
de la clase política, centran su preocupación sobre la gran
interrogante del momento: ¿quién va a ser el ganador de
la actual contienda electoral? Existen los que haciendo gala
de un altamente desarrollado “sentido común”, aFrman que
ganará el que lleva la delantera indiscutible (según marcan
los “oráculos” de la modernidad: las encuestas). Quienes
manejan esta verdad de Perogrullo, aseguran que la ventaja
de EPN es ya inalcanzable para sus competidores. A este
sector se le olvida un pequeño detalle: en 2000, ²rancisco
Labastida Ochoa, candidato presidencial del
PRI
, salió con
una enorme ventaja y al Fnal perdió. Seis años después el
puntero era AMLO y al Fnal, en un cierre de “película”, y
“haiga sido como haiga sido”, lo derrotó ²elipe Calderón.
Otros, por el contrario, aseguran que JVM representa el
cambio con continuidad y que es el antídoto perfecto, “la
kriptonita”, para ganarle a EPN. Pero también existen los
que se inclinan por el triunfo de AMLO bajo el argumento
de que la izquierda merece la oportunidad de gobernar
dado que el
PRI
y el
PAN
ya la tuvieron y fueron incapaces
de resolver los problemas más urgentes de este país.
En nuestro caso, de momento, queremos salirnos de esta
controversia sobre el futuro inmediato y regresar al pasado
reciente para tratar de entender por qué las cosas están de
la manera en que las encontramos. Es necesario, pensamos,
centrar nuestra atención sobre lo que ha venido ocurriendo
al interior del
PRI
en los últimos 18 años para, desde ahí,
tratar de encontrar las posibles razones que expliquen la
inquietante situación política-electoral que hoy vive el país.
Siendo Fel al método de análisis de coyuntura (instrumen
-
to metodológico de análisis de la realidad mexicana empleado
por el grupo de la revista
El Cotidiano
), el punto de partida
aconsejable es la localización de “una coyuntura”; un punto
privilegiado de la historia que, con la mayor claridad posible,
nos muestre de dónde partir. Se trata de ubicar un hecho
relevante, irrefutable y de magnitud política tal, que muestre
El
Cotidiano 172
7
la posibilidad de un cambio político sustancial en las formas
como se ejerce la dominación política (Bolívar
et al
., 1991).
Para los propósitos que buscamos en este trabajo,
decidimos que la coyuntura que ayude a explicar mejor
la situación actual en la que se encuentra el país y el
PRI
,
se localiza el día 23 de marzo de 1994, en Tijuana, BC, al
momento en que el entonces candidato del
PRI
a la presi
-
dencia de la República, Luis Donaldo Colosio, fue asesinado.
Este acontecimiento trágico permitió el arribo a la primera
magistratura de la nación al Dr. Ernesto Zedillo Ponce de
León (EZPL), ex-secretario de Estado durante el gobierno
de Carlos Salinas de Gortari (CSG), y ex-coordinador de
la campaña presidencial de Colosio
1
(Aguilar Camín, 2004;
Quintero, 1994). Sin existir hasta el momento estudios
profundos sobre las consecuencias políticas del asesinato de
Colosio, no resulta exagerado aFrmar que este magnicidio
modiFcó la trayectoria personal y profesional de muchos e
importantes políticos y, en general, del país entero.
Han pasado ya 18 años de ese malhadado acontecimien
-
to y hoy sabemos que una de sus consecuencias inmediatas
fue un enfrentamiento brutal entre dos corrientes políticas
al interior del
PRI
, los zedillistas contra los salinistas. Esta
confrontación tuvo su primer enfrentamiento a escasos 18
días de que Zedillo asumiera el poder. El motivo fue el famo
-
so “error de diciembre”, el cual tuvo un efecto devastador
para las Fnanzas públicas, la economía nacional y las familias
mexicanas. El tema ha sido tratado en forma abundante en
otros escritos y por otros autores (Gil Díaz, 1996; Rivera,
1997; Schettino, 1995). En la polémica que se suscitó entre
CSG y EZPL por endilgarle uno al otro la responsabilidad de
la crisis que afectó a millones de mexicanos, fue Zedillo el
que, ejerciendo todo el poder presidencial, logró que se iden
-
tiFcará a Salinas como el principal responsable de la debacle
económica, minimizando la suya y generando las condiciones
que le permitieron imponer su autoridad política por encima
de la de su antecesor. Se consumó así el parricidio político
que caracterizó al régimen presidencial en nuestro país. A
partir de ese momento, los mexicanos ubicamos al “villano
favorito”, y todas las desgracias del país entre 1988 y 1994,
se entendían a partir de lo realizado, o no, por Salinas.
¿Cómo no recordar que una de las primeras medidas
adoptadas por Ernesto Zedillo como presidente de la Repú
-
blica, fue iniciar un proceso penal en contra de Raúl Salinas
de Gortari, el famoso “hermano incómodo” de CSG? Por
primera vez en la historia post-revolucionaria de México, el
hermano de un ex presidente fue encarcelado, llevado ante
un juez y declarado culpable de una serie de acusaciones
formuladas desde el poder del Estado, entre otras, el asesi
-
nato de su ex cuñado, José ±rancisco Ruiz Massieu
2
.
A los pocos meses de dejar la silla presidencial, el
poderoso ex presidente que se propuso reformar al Es
-
tado a través del llamado Liberalismo Social, el que creó
el Programa de Solidaridad y logró la Frma de un Tratado
de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, tuvo
que autoexiliarse en diversos países. Al paso de los años,
la familia Salinas fue víctima de intercepciones telefónicas
y espionaje
3
; no resulta exagerado apuntar que CSG ha
pasado a la historia como un perdedor, y que su principal
verdugo ha sido, y continúa siendo, EZPL. Sobre este hecho
parece no haber dudas; sin embargo, cuando se realizan
análisis políticos que pretenden entender la lucha por el
poder que se desarrolla en forma cotidiana al interior del
PRI
, e incluso en el país, siempre sale a relucir CSG como
el orquestador de todas las intrigas. Se le ha construido
una imagen mítica de in²uencia y poder político que en
realidad no tiene
4
.
Más allá de esta imagen que ya resulta ser un referente
común, hay que observar que hacia el Fnal de su mandato el
grupo “priista” más cercano a EZPL, se escindió del tricolor
y se sumó a las Flas de los gobiernos panistas. En el caso
del primer gobierno de la alternancia, con Vicente ±ox, lo
hizo de manera discreta en puestos de segundo nivel como
subsecretarías, oFcialías mayores y direcciones generales.
Luis Téllez, quien puede identiFcarse como jefe político de
los neoliberales, se “refugió” en uno de los grupos eco
-
1
Es abundante la literatura que narra las vicisitudes que hubo de pasar
Carlos Salinas de Gortari para nombrar Fnalmente al sustituto de Colosio
y cómo el candidato emergente ganó la presidencia con una cómoda
ventaja sobre sus adversarios, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Diego
±ernández de Ceballos, a pesar de que no fue el mejor de los tres candi
-
datos que compitieron por la primera magistratura. Todavía se recuerda
la escandalosa derrota que le propinó el “Jefe Diego” en lo que sería el
primer debate entre presidenciales en la historia de nuestro país.
2
±ue acusado de asesinato, enriquecimiento ilícito, tráFco de in²uen
-
cias y evasión Fscal.
3
Vale recordar cómo, a través del canal de la estrellas, se difunde
masivamente una conversación en donde los hermanos del ex presidente
priista, discutían acaloradamente por supuestas traiciones y repartos de
dinero mal habidos; y cómo, ya entrado el sexenio de Vicente ±ox, fue
asesinado el otro hermano del ex-presidente, Sergio Salinas de Gortari,
en el territorio del Estado de México; crimen que, hasta la fecha, no se
ha aclarado, se desconoce al autor o los autores del hecho, lo mismo que
los motivos del asesinato.
4
Vale hacer notar que no sólo perdió CSG, seis años después habría
de perder también su partido el poder detentado durante setenta y dos
años, derrota que habría de repetirse en 2006, y de manera más contun
-
dente, cuando su candidato, Roberto Madrazo se fue al tercer lugar de
la contienda.
Zedillo, hoy
8
nómicos de mayor relevancia. Otros cuadros destacados
de este grupo se concentraron en cuatro dependencias
federales estratégicas: Secretaría de Hacienda y Crédito
Público, Secretaría de Economía, Secretaría de Comuni
-
caciones y Transportes y Comisión Nacional Bancaria y
de Valores. Aunque también estuvieron al frente del
IMSS
y
participaron en otras dependencias relevantes como
PEMEX
.
En el segundo gobierno de la alternancia, la presencia de
los zedillistas fue más abierta y ganó mayores espacios: al
presente encabezan la
SCT
,
SHCP
,
CNBV
, y ocupan también
la OFcialía Mayor de la
SE
5
.
Al darse la alternancia en julio del 2000, se relevó
abruptamente la clase política-burocrática a nivel federal;
la antigua clase gobernante priista quedó fuera. Pero un pe
-
queño grupo de administradores permaneció, y permanece,
activo y en las nóminas sobre todo de las secretarías que
tienen el control económico del país. A ese grupo político
se le conoce coloquialmente con el mote de “tecnócratas”.
Con base en esto podríamos aFrmar que el grupo que
encabeza Ernesto Zedillo realizó un pacto con integrantes
del Partido Acción Nacional para cogobernar el país, y hasta
el momento ha sido la alianza política más exitosa. No en
balde han mantenido el poder a lo largo de dos sexenios,
¿o, debemos decir, tres?
Buscando una respuesta a esa interrogante encontra
-
mos, aunque dispersos, elementos muy reveladores. Datos
por aquí, capítulos de libros por allá, tesis profesionales
interesantes y abundante información dura. El resultado
ha sido revelador pero se queda corto y aún falta un largo
trecho por investigar para construir una re±exión más só
-
lida, que permita entender con mayor claridad el presente.
A continuación, presentamos algunos hallazgos importantes
en esta dirección.
La construcción del proyecto zedillista:
Las piezas del rompecabezas
El origen trágico de la escabrosa llegada de EZPL a la candida
-
tura presidencial, así como la convulsionada situación política
que vivía el país, ayudaron a crear una imagen de debilidad
hacia el recién llegado. Pobre, se decía, no está preparado para
asumir el poder, no le entiende a la política. Comentarios de
ese tipo prevalecen hasta el presente. Sin embargo, cuál no sería
nuestra sorpresa. Al revisar una de las partes del rompecabezas,
sin duda la de mayor importancia, nos percatamos que, el que
para muchos era “el tonto de Zedillo”, aprovechó al máximo
el periodo de trasmisión de poder (septiembre-diciembre
de 1994) para negociar con el
PAN
y el
PRD
un conjunto de
acuerdos que inmediatamente se harían visibles.
El 5 de diciembre del 1994, al inicio mismo de su
sexenio, EZPL presentó una iniciativa de ley ante el Senado
de la República para realizar una profunda reforma en el
Poder Judicial que, en lo esencial, se orientó a reestructu
-
rar de fondo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación
(
SCJN
): se destituyó a los 26 ministros que la integraban,
para crear otra nueva composición con sólo 11, el número
original que mandataba la Constitución de 1917. Hay que
modernizarla, hacerla funcional, que opere de manera más
±exible, se argumentaba en el discurso oFcial. Para realizar
este cambio constitucional se requería, como siempre, de
las dos terceras partes de los 128 senadores. El
PRI
contaba
con una bancada de 85 legisladores, número suFciente para
realizar está modiFcación. Pero contó con el voto del
PAN
,
¿a cambio de qué? No lo sabemos con precisión, falta aún
investigar qué sucedió con este acuerdo (Cabrera, 2005).
Es conveniente subrayar el enorme alcance político de
esta acción jurídica. Baste recordar, a manera de compara
-
ción, que este mismo tipo de acción política fue realizada
en Perú por Alberto ²ujimori, y fue considerada por los ex
-
pertos como un golpe de Estado técnico, antidemocrático,
de fuerza, que pasó a la historia como “el fujimorazo” (Riva
Palacio, 1994). En México, nadie caliFcó a esta estrategia
política como el “zedillazo”. Llama la atención incluso que
en su reciente libro
Qué Hacer
(Salinas, 2011), el enemigo
público número uno de EZPL, CSG, ni siquiera de pasada
señale esta creación de un nuevo poder constitucional que,
en los hechos, se convirtió en una herramienta vital para
consolidar el modelo neoliberal en el futuro inmediato. So
-
bre todo, porque uno de los resultados políticos inmediatos
de dicha restructuración judicial, fue que marginó a nueve
ministros que había nombrado CSG durante su gestión. Sólo
repitieron dos de los 26 que la integraban originalmente,
y a ninguno lo había nombrado Salinas. Una lectura ligera
puede concluir que el objetivo era golpear al ex mandatario.
¿Por qué no la denunció? Seguramente porque estaba de
acuerdo con la reforma, aunque no con la nueva integración
ministerial. Así, de golpe, EZPL se apoderó de uno de los
tres poderes constitucionales, y lo más sorprendente de
ese momento y de ahora, lo hizo sin pagar ningún costo
político adicional.
5
Ahora que se habla de la necesidad de que el
PRI
se uniFque para
dar la batalla por recuperar la presidencia de la República, se tendrá que
decir que el nuevo
PRI
ya no es políticamente el mismo que existía el
24 de marzo de 1994. Buena parte de los zedillistas se escindieron para
incorporarse a los gobiernos panistas. Decidieron cogobernar con el
PAN
.
Se reconvirtieron. Son conversos.
El
Cotidiano 172
9
El proyecto neoliberal en México contó, a partir de ese
momento, con un enorme blindaje jurídico. Quien osara
realizar cambios legales que pusieran en predicamento los
pilares del libre mercado, debían pasar por la aduana que
defne en última instancia la constitucionalidad o no de esa
modifcación.
Para que se entienda con mayor precisión: Vicente Fox
(VF) gobernó con una
SCJN
nombrada durante el gobierno
de su antecesor. A eso se llama poder transexenal y es el
sueño dorado de todos los ex presidentes. Hasta el 2003,
el nuevo gobierno de derecha pudo cambiar a dos de sus
integrantes, de manera que, al fnalizar 2006, la composición
de la
SCJN
decía: 9 ministros nombrados por EZPL y dos
por VF. Al iniciar el gobierno de Felipe Calderón (FECA),
se mantuvo esta integración en el Tribunal Superior. Hoy,
a punto de fnalizar el sexenio actual, aún ejercen cuatro
ministros nombrados durante el sexenio zedillista, más
del treinta por ciento del total; y no sólo eso, el próximo
presidente iniciará su mandato con dos de ellos, que vienen
ejerciendo desde el 30 de enero de 1994
6
.
¿Por qué no hubo ni hay una crítica a este golpe de
Estado técnico que se realizó en diciembre de 1994? Tal
parece que los priistas y los panistas estuvieron de acuerdo
en realizarla. Le correspondía a la izquierda sostener una
visión crítica de esta re±orma. Una posible respuesta, sólo a
nivel de hipótesis, es que la izquierda comandada por el
PRD
no tenía ni tiene el poder, parece que tampoco la intención,
de disputar en estos espacios u ocuparlos. Han sido y siguen
siendo férreos críticos de las decisiones que toma la
SCJN
,
puntuales en sus observaciones críticas hacia la ideología
que pro±esan los ministros conservadores en sus ±allos. Pero
hasta el momento, no existe registro alguno de una batalla
política que hayan dado los perredistas para tener un inte
-
grante en esa institución tan poderosa en nuestro país.
Otra posible hipótesis es que también el equipo cer
-
cano de EZPL aprovechó los mencionados tres meses de
transmisión del poder para abrir una negociación política
con integrantes del
PRD
, lo que les “amarró las manos”. ¿Qué
negociaron?, seguramente diseñaron, una re±orma política,
espacios de gobierno y otros temas que no sabemos con
precisión en qué consistieron. Pero hay un hecho público al
que podemos re±erirnos con claridad: los zedillistas habían
realizado una “concertacesión” con AMLO: le o±recieron el
gobierno de Tabasco, sólo que no contaban con la rebelión
de Roberto Madrazo (Trelles, 2006). ¿A cambio de qué? No
sabemos, pero sí podemos asegurar que a partir de ese
momento se da una coincidencia política entre zedillistas
y amlistas: CSG es el enemigo público número uno y el
causante de cuanto desastre existe en nuestro país. Desde
diciembre de 1994 la izquierda se convirtió –consciente o
no, es di±ícil saberlo– en un aliado invaluable de Zedillo para
derrotar políticamente a Salinas. Por supuesto que Salinas
se había ganado a pulso la animadversión de la izquierda.
Fueron muchos los agravios y los asesinatos que su±rieron
los militantes del
PRD
durante su gobierno. También de esta
situación se aprovechó el equipo de Zedillo. Como vamos
viendo no eran tan tontos, ni sólo tecnócratas, parece que
también sabían hacer política.
Queda pendiente pro±undizar en dos cuestiones: el
perfl ideológico de los integrantes de la
SCJN
que se eli-
gieron en diciembre de 1994 y las decisiones de derecho
económico que tuvieron que tomar durante su gestión, para
comprobar de manera ±ehaciente que el propósito fnal de
esta pro±unda re±orma judicial ±ue diseñar un blindaje al
modelo neoliberal que impulsó EZPL. Por lo pronto, este
resultado salta a la vista: el modelo sigue ±uncionando y
avanzando en nuestro país. Los neoliberales siguen triun
-
±ando y gobernando. Por supuesto, más allá del discurso
demagógico de los tiempos electorales, las miserias del país
parecen no importarle a la clase política.
Vale agregar además que el grupo (¿podemos llamarlo
grupo?) zedillista no sólo mantuvo el control político de un
Poder Constitucional, también crearon los órganos regu
-
ladores que, en teoría, son necesarios para evitar que los
productores abusen de los consumidores. Ante la retirada
del Estado del mercado, su ±unción era propiciar la com
-
petitividad y de±ender a los consumidores (cuando menos
así lo explican, sin mucho éxito, los teóricos de los neolibe
-
rales); no obstante, lo sabemos de cierto, los tres órganos
reguladores que se crearon durante el sexenio de Zedillo
tuvieron un diseño institucional tal, que en lugar de propiciar
la competencia, ±avorecieron la concentración del mercado
y ±ortalecieron los monopolios. En ±orma adicional, en lugar
de tener autonomía de gestión, en los hechos, le otorgaron
±acultades extraordinarias al Ejecutivo en turno. El resultado
es lamentable: mayor burocracia, menor competitividad,
concentración o monopolio de productores y un Poder
Ejecutivo con ±acultades para gobernar a decretazos
7
.
6
In±ormación periodística tomada del Banco de Datos de la revista
El
Cotidiano
. Cabe señalar que en los transitorios de la re±orma que entró en
vigor el primero de enero de 1995 se fjaron los plazos para el ejercicio
de las ±unciones de los Ministros nombrados.
7
Los inversionistas se resisten a venir al país porque aseguran, entre
otras cosas, que no existe certidumbre jurídica; las reglas del mercado,
afrman, pueden cambiar de sexenio en sexenio, e, incluso, dentro de un
Zedillo, hoy
10
Con estos dos instrumentos jurídicos, el modelo
neoliberal a la mexicana se ha blindado lo sufciente como
para garantizar su permanencia transexenal. Cuando algu
-
na de las decisiones de los órganos reguladores pone en
peligro a una de las piezas del sistema que se creó, queda
siempre la posibilidad de que la
SCJN
la declare ilegal, dilate
su dictamen o tome una decisión “técnica” que deje en la
incertidumbre a los aFectados.
Existe una opinión amplia entre algunos expertos en
el estudio de estos órganos reguladores que aseguran
que el resultado de su intervención ha sido que las cosas
se queden tal y como están. Que no cambien. Que los
que tienen mercados concentrados los mantengan. Que la
competitividad no se desarrolle y que se siga concentran
-
do la riqueza sólo en algunas manos. La tercera cadena de
televisión puede esperar, la apertura teleFónica también. A
pesar de la importancia que en este sexenio se ha dado
por otorgar cierta autonomía a estos órganos reguladores
de la economía, los meses pasan y la aprobación fnal de
la reForma aprobada por ambas cámaras, se detiene en la
Cámara de Diputados (Saúl, 2012).
La Reforma Política de 1996
Otra de las piezas legislativas creadas durante la adminis
-
tración zedillista Fue la tan traída, ponderada y deFendida
reForma política defnitiva, aunque sólo una personalidad
o un sistema lleno de soberbia, se atrevería a pensar que
la tal reForma podría llamarse defnitiva. En un país donde
el juego democrático no existía o estaba en pañales, ese
califcativo era, por decir lo menos, un despropósito. Tres
cuestiones son las que se han ponderado con mayor énFasis:
la ciudadanización del
IFE
, el modelo electoral y la creación
del Tribunal ±ederal Electoral.
La conFormación del
IFE
ciudadano se desarrolló en el
marco de la modifcación constitucional realizada en abril
de 1994, cuando se otorgó a la Cámara de Diputados la
Facultad exclusiva de que las dos terceras partes de los
500 diputados tuvieran esa Función. En los hechos, se
otorgó a los partidos políticos la Facultad de decidir la
integración “ciudadana” del nuevo organismo electoral.
Ellos habrían de votar por los consejeros ciudadanos en
un proceso cerrado donde la sociedad ni se asomó. Todas
las discusiones y las negociaciones se desarrollaron Fuera
del recinto parlamentario y bajo el pacto de guardarlas
en secreto: “Abordados brevemente en el acceso a las
escaleras que llevan al despacho del secretario de Gober
-
nación, Santiago Oñate, ±elipe Calderón y Andrés Manuel
López Obrador… se mostraron sumamente cautos en sus
declaraciones. Incluso, señalaron que uno de los acuerdos
era precisamente no hacer ningún comentario” (
La Jornada
,
31 de octubre de 1996).
Por supuesto que no hubo discusión en San Lázaro y
el proceso de nombramiento de los consejeros ciudada
-
nos sólo duró unos minutos. “A las once cincuenta de la
noche llegó el texto de Bucareli y todavía “calientito” se
pasó a la frma de los coordinadores, y de ahí directo a la
Tribuna de la Cámara Baja para conocimiento del Pleno. La
votación Fue nominal, y en sólo unos minutos, la sacaron
adelante, sorprendiendo a todo el mundo, que aún a esa
hora, se hubiera emitido una votación de cuatrocientos
cincuenta y siete a Favor y cuatro en contra” (
La Jornada
,
30 de octubre de 1996).
Nada democrático el proceso. Nada nuevo. Llegaron
hasta esa Fecha límite porque un día después, el 31 de
octubre de 1996, legalmente iniciaba el proceso electoral
Federal intermedio para elegir diputados y senadores en
julio de 1997, si no los elegían en esa Fecha, estaban en Falta
según las propias reglas que ellos mismos habían aprobado
poco tiempo antes; y lo mismo sucedió en la Cámara de
Diputados en las tres ocasiones en que ha sido necesario
nombrar consejeros electorales.
A diFerencia de otros procesos de elección en 1996 el
Ejecutivo le amarró las manos al
PRI
. En la bancada de este
partido se hizo lo que el equipo de Los Pinos ordenó que
se hiciera. Pero los panistas y perredistas sí tuvieron voz
y sus propuestas Fueron votadas Favorablemente. También
vetaron a quienes consideraban cercanos al
PRI
o proclives
a este partido. El resultado de la conFormación del
IFE
, tan
ponderado y reconocido por la mayoría de analistas en la
actualidad, Fue que el único partido que no logró colocar
a ningún integrante Fue el
PRI
. Esta conclusión no es más
que una constatación de lo que ocurrió después con los
integrantes de esta camada de consejeros del
IFE
. Esa no
-
che, la bancada de la
CTM
protestó porque no había ningún
personaje contemplado entre los nueve consejeros con
los que ellos se identifcaran como priistas: “La diputación
obrera, encabezada por José Ramírez Gamero, expresó a
Roque Villanueva no sentirse identifcados con José Wol
-
mismo periodo presidencial. Esta situación se puede resolver Fácilmente si
a esto órganos reguladores se les dota de autonomía, se les otorga a sus
integrantes un periodo de duración transexenal y si la defnición de sus
integrantes la comparte el Ejecutivo con el Legislativo. Lo que garantizaría,
cuando menos, que los nombrados tienen experiencia probada, solvencia
moral y no cobran en las nóminas de los sectores regulados. Tal como lo
dice Alejandro ±aya Rodríguez.
El
Cotidiano 172
11
denberg, Mauricio Merino ni Jaqueline Peschard, quienes
fueron impulsados por el tricolor en las negociaciones de
Bucareli, incluso, Ramírez Gamero votó a favor pero bajo
protesta, por no conocer a los consejeros” (
La Jornada
, 30
de octubre de 1996).
Tenía razón el diputado Ramírez Gamero en protestar;
los priistas no conocían a ninguno de los tres académicos
que el equipo zedillista propuso para representarlos en
el
IFE
, desde los Pinos. Por supuesto que al terminar su
mandato ninguno de ellos se aFlió al
PRI
. Woldenberg y
Merino regresaron a la academia y ambos son articulistas de
periódicos diversos. Peschard es la Comisionada Presidenta
del
IFAI
, y desde ahí es funcional para el sistema.
No sucedió lo mismo con las propuestas ciudadanas
del
PAN
. Alonso Lujambio, Juan Molinar y José Barragán
Barragán, sus consejeros electorales propuestos, pasaron
a ser muy pronto destacados militantes de Acción Nacio
-
nal, dos de ellos secretarios de Estado. ¿Eran en realidad
panistas emboscados? A saber. Es curioso, sin embargo,
que al momento de su designación ±elipe Calderón fuera
presidente del
PAN
.
En el
PRD
el comportamiento fue similar. Dos de sus
propuestas ciudadanas al
IFE
terminaron siendo cooptados:
Jaime Cárdenas, seguidor Fel de López Obrador y actual
diputado federal por el
PT
; Emilio Zebadúa, diputado por el
PRD
e integrante del gobierno chiapaneco encabezado por
Pablo Salazar Mediguchia, actualmente hace parte del grupo
político que encabeza la maestra Elba Esther Gordillo. Sólo
el tercer consejero perredista, Jesús Cantú Escalante, aca
-
démico y periodista de Nuevo León, regresó a sus labores
originales al término de su gestión.
A modo de conclusión de este apartado, observamos que
la integración Fnal del
IFE
dejó en total indefensión al
PRI
, al no
tener quien representara sus intereses. Por ello, fue duramen
-
te golpeado, reconvenido y multado cuantas veces fue necesa
-
rio. Ernesto Zedillo abusó del poder metaconstitucional que
le otorgaba su investidura presidencial y su condición de Jefe
Nato del partido tricolor. Varias de sus acciones tuvieron la
malsana intención de debilitar poco a poco al
PRI
. Visto desde
el presente, ese objetivo lo logró con creces.
Respecto a la famosa reforma electoral deFnitiva,
parte de un reconocimiento del presidente Zedillo: su
elección fue legal pero inequitativa. Ese fue el argumento
central que articulaba la mencionada reforma. Se abrieron
los tiempos de radio y televisión para todos los partidos
políticos, y se les incrementó substancialmente el subsidio
federal etiquetado, para que pudieran contratar tiempo
aire en los medios electrónicos de comunicación, pero sin
la posibilidad de desviar los recursos hacia otros rubros.
El
IFE
vigilaría que se disciplinaran los partidos, de modo
que los enormes recursos económicos de los partidos
políticos terminaban, en buena medida, en las arcas de las
televisoras. Así se propició la spotización de las campañas
electorales y se pervirtió el sentido original de la reforma
política. Los partidos recibían grandes cantidades de dinero
que siempre resultaban insuFcientes por la necesidad de
comprar tiempo de exposición en la televisión. Terminaron
endeudados y con la presión de conseguir cantidades de di
-
nero adicionales. Son memorables los temas que al respecto
pasaron los tres partidos grandes: el pemexgate; los amigos
de ±ox (Córdova, 2006) y Rosario Robles y su relación con
Carlos Ahumada (Monge, 2004), episodios que ilustran con
precisión el resultado perverso en que derivaría el modelo
electoral diseñado por Zedillo.
Con estos antecedentes queda claro por qué el enojo
de los medios de comunicación con la reforma electoral
que el Congreso de la Unión estableció en 2007. En primer
lugar, es la primera vez que el
IFE
, en forma abierta, tuvo una
integración paritaria de los tres partidos. Cuando menos,
existen dos consejeros que abiertamente han militado en
el
PRI
y otros tantos en el
PRD
y el
PAN
. Esa pieza del rom
-
pecabezas que el modelo neoliberal diseñó en 1996, fue
trastocada. Por eso la ira de los que forman parte de ese
sistema. Adicionalmente le quitaron la parte de negocio a
Televisa y, en general, a los medios de comunicación. Con
el actual
COFIPE
, todo se vale menos comprar espacios.
Los espacios en
TV
los controla el
IFE
. Habrá momentos
en que los partidos y candidatos no tendrán exposición
en medios electrónicos. No habrá spots en cierto periodo.
Todo lo demás se puede hacer. Son válidas las entrevistas,
los debates, las conferencias y un largo etc.
¡No queda claro qué se puede hacer y qué no!, se mani
-
Festa desde los medios. ¡Qué aclaren los consejeros!; ¡este
IFE
rompe con la tradición de consejeros independientes!;
¡son una vergüenza!; ¡el proceso electoral está en peligro!;
¡no respetan la libertad de expresión!. Estos y otros argu
-
mentos son esgrimidos por “los defensores de la libertad de
expresión” que trabajan, directa o indirectamente, para los
dueños de los medios masivos de comunicación. Pero como
diría el clásico: “detrás de un discurso político elocuente, se
encuentra, con seguridad, un interés económico”. Para el
caso señalado, es necesario insistir en un aspecto: se trata
de miles de millones de pesos que han dejado de ingresar
a las arcas de los dueños de los medios de comunicación.
Este punto es crucial en la deFnición del futuro, pero
también ilustra los acuerdos establecidos en el pasado. Por
Zedillo, hoy
12
ello, los tres candidatos de los partidos más representativos
se han pronunciado en contra de la actual ley electoral. Nin
-
guno quiere quedar fuera del sistema dominante diseñado
con precisión por los neoliberales encabezados por Zedillo.
Sería suicida un pleito con las televisoras, mejor enfocar
las baterías hacia los partidos o el
IFE
, o bien, reconocer
que los coordinadores parlamentarios se equivocaron en
el diseño de la reforma electoral del 2007
8
.
La reforma política de 1996, introdujo otra pieza im
-
portante de este rompecabezas: la creación de un Tribunal
Federal Electoral al que otorgaron enormes facultades y
determinaron que era la última instancia legal para de
-
±nir controversias constitucionales. Sus resolutivos son
inapelables. El primer Tribunal fue electo en octubre de
1996 y sus integrantes tenían una duración en el cargo
de diez años, de modo que también se pensó como un
poder transexenal.
Según establece la ley, el tribunal se compone de siete
magistrados, elegidos por las dos terceras partes del Senado,
de una lista que le envía la
SCJN
. La lista enviada por los
ministros se elaboró con base en un procedimiento, más o
menos abierto, que incluyó una convocatoria publicada el 28
de agosto de 1996. A partir de ese momento, se recibieron
310 solicitudes, de las cuales quedaron 292 aspirantes, de
acuerdo con el listado publicado en el Diario O±cial el 17
de septiembre. La
SCJN
realizó varias sesiones privadas del
pleno donde se aprobaron por unanimidad 66 candidatos
que fueron remitidos al Senado el 23 de octubre, el cual
eligió a los magistrados el 31 de octubre de 1996. Los se
-
nadores no entrevistaron a los candidatos. Sólo se realizó
una revisión curricular, de manera que fueron de nuevo
los presidentes del
PAN
y
PRD
junto con el equipo de Los
Pinos, los que se pusieron de acuerdo para elegir a los siete
magistrados. Al igual que en la elección de los consejeros
electorales, la negociación fue en lo oscurito; el pleno de
la Cámara Alta sólo se reunió para aprobar una propuesta
ya de±nida con antelación, que fue aprobada por 115 de
los 116 senadores presentes en esa sesión
9
.
Al tener una duración de diez años, este órgano
constitucional tuvo una vigencia transexenal, y fueron los
miembros de este Tribunal Electoral electos en 1996 (con
excepción de José Luis de la Peza que, por fallecimiento, fue
sustituido por Alejandro Luna Ramos), quienes cali±caron
la elección del 2006. Son los mismos integrantes electos
durante el gobierno de Zedillo los que decidieron reconocer
el triunfo de
FECA en esa contienda presidencial. De acuer
-
do con el dictamen por todos conocido, la historia pudo
haber sido distinta y anular las elecciones o darle el triunfo
a AMLO. Pero decidieron otorgárselo a FECA. ¿Dónde
estuvieron los zedillistas? ¿A quién apoyaron? El dato duro
y concreto es el siguiente: cogobiernan con Calderón.
El
TEPJE
actualmente en funciones fue nombrado en
2007, la discusión fue muy fuerte, todos los partidos sabían
la importancia que este órgano de gobierno tiene en una
elección cerrada o en la cali±cación ±nal de los procesos y
a lo largo de todo el proceso electoral. Es una pieza clave.
Nadie sabe a quién pertenecen los magistrados ni el com
-
portamiento que pueden tener en el proceso electoral del
2012. Lo que sí podemos asegurar es que el zedillismo no
tiene ninguna in²uencia en esta nueva conformación del
organismo, su poder transexenal se agotó. Pero su fuerza
alcanzó para en 2006 decidir mantener el modelo neoliberal
por seis años más. Ahora todos los actores saben que esta
es una pieza vital en el enramado electoral y determinante
para dar o quitar triunfos. Sólo que es autónoma y sus
decisiones son inapelables. Esas son las reglas del juego.
Por cierto no parecen muy equitativas. Lleva ventaja quien
haya puesto a un mayor número de consejeros, eso sólo lo
saben los que a trasmano negociaron su integración. Que
nadie se asuste, fue lo mismo que ocurrió en 1996.
No siempre estar en las alcobas donde se toman las
decisiones del poder resulta ventajoso para todos. En el
96 compartieron esa alcoba AMLO y FECA. Ellos sabían con
precisión como se llegó a esta conformación del
TEPJF
. El
hecho de que en el Senado la votación de la integración
de los siete ministros fuera unánime, constata que estaban de
acuerdo en su conformación. Pero al momento de dar el
triunfo a uno de los dos candidatos, quien llevaba mano en
la integración decidió, tal y como lo hacen las leyes del mer
-
cado con los productores, sancionar a uno y premiar a otro.
AMLO fue víctima del oscuro acuerdo en el que participó,
y como lo dijeron los tres presidentes de los principales
partidos a los periodistas que, ansiosos, querían saber cómo
iba la negociación de la reforma política: “el primer acuerdo
que tomamos fue mantener en secreto los términos de la
negociación”. Ojalá AMLO se anime algún día a contarnos
la verdad sobre lo que sucedió en la alcoba. Sobre todo
ahora que es bueno y amoroso. Lo único que no encaja en
esta historia, es el hecho de que AMLO volviera la vista para
acusar a Salinas de Gortari de haberle arrebatado el triunfo
en el 2006. Hasta en ese momento fue leal al pacto que
±rmó con el grupo zedillista. El premio vino seis años des
-
8
Así lo declaró Emilio Gamboa, actualmente líder de la CNOP, y,
en el momento de la reforma, coordinador de la bancada del PRI en la
Cámara de Diputados.
9
Diario de Debates, Senado de la República, 30 de octubre de 1996.
El
Cotidiano 172
13
pués: volvió a ser candidato a la presidencia de la izquierda
unifcada. Dejó Fuera a Marcelo Ebrard, el único candidato
que podía crecer en las preFerencias electorales.
En el proceso electoral del 2006, votaron a Favor del
Dictamen que daba el triunFo a ±ECA
un total de seis mi-
nistros: Leonel Castillo González; Alejandro Luna Ramos;
Eloy ±uentes Cerda; José de Jesús Orozco Henríquez;
Mauro Miguel Reyes Zapata; y ±ernando Ojesto Martínez
Porcayo. Únicamente hubo un voto en contra, y se puede
tomar como a Favor de AMLO: AlFonsina Berta Navarro
Hidalgo, uno de los dos magistrados a los que les corres
-
pondió preparar el dictamen de califcación presidencial.
Al opinar sobre ella, los consejeros electorales aseguraban
que se trataba de una jurista ortodoxa, Fría, calculadora y
muy proFesional.
Los poderes fácticos: Otra pieza
del rompecabezas
Liberar la economía, disminuir la participación del Estado en
el mercado, darle la propiedad de las principales empresas
estratégicas a los extranjeros, Fomentar la globalización,
impulsar la apertura económica; Fortalecer los empleos
vinculados al comercio de exportación, y deFender el prin
-
cipio de que la integración económica tiende a mejorar el
medio ambiente, Fueron los principios que Ernesto Zedillo
deFendió en Forma apasionada el 28 de enero del 2000,
poco antes de concluir su sexenio.
En ese discurso, pronunciado en el ±oro Económico
Global, en Davos, Suiza, Zedillo ubicó con precisión a los
que consideró enemigos del neoliberalismo: “Ha surgido
una alianza peculiar. ±uerzas de la extrema izquierda y de
la extrema derecha, grupos ecologistas, sindicatos de paí
-
ses desarrollados y algunos de quienes se autoproclaman
representantes de la sociedad civil se oponen a la globali
-
zación… están estrechamente unidos por su globaliFobia.
Cada uno suele exponer Fervorosamente y en ocasiones
con un cierto tono altruista, su propio motivo para ser
globaliFóbico”
10
.
En otro momento, Focaliza la batalla que hay que enFren
-
tar: “Los aliados de la globaliFobia hablan, entre otras cosas,
de la protección de los derechos de los trabajadores en los
países en vía de desarrollo; de la protección del medio am
-
biente; de la protección de la soberanía y la identidad de las
naciones; de la protección de los países pobres (y ricos) de
las multinacionales; de la protección de los países pobres
de la economía de mercado; e, incluso, de la protección de
los países desarrollados de las drogas”
11
.
Consecuente con esa “flosoFía”, durante su sexenio
Ernesto Zedillo privatizó sectores estratégicos y altamente
sensibles para mantener la seguridad nacional y consolidar
la soberanía: los puertos, aeropuertos, minas, electricidad,
petróleo, gas doméstico y un largo etc. Emitió acuerdos,
modifcó leyes, publicó decretos para que los extranjeros
pudieran comprar bienes inmuebles, explotaran recursos
mineros e incursionaran en aguas nacionales.
Con estas acciones afanzó un conjunto de relaciones
con empresas transnacionales que le permitió, al térmi
-
no de su mandato, integrarse a laborar con frmas que
se vieron benefciadas con sus decisiones. Casi siempre
tales empresas extranjeras se asociaron con grupos de
inversionistas mexicanos, de modo que la relación creada
por Zedillo con empresarios es dual: nacional e interna
-
cional. Los datos con que contamos, nos permiten afrmar
que también en este rubro, EZPL construyó un complejo
entramado de relaciones con el sector empresarial que
le permitió crear una imagen de economista experto, de
demócrata y conocedor de los procesos de globalización
12
.
Ernesto Zedillo Forma parte de juntas directivas, consejos
de administración y consejos ejecutivos de importantes
empresas a nivel global. Es asesor de otras tantas y tiene
el nombramiento de director de algunas más. Además de
ser proFesor, es director del Centro para el Estudio de
la Globalización en Yale, consejero asesor en la Initiative
For Policy Dialogue (
IPD
) de la Universidad de Columbia.
Asesor del Instituto Internacional de Economía y becario
visitante del Centro para el Estudio del Gobierno Global,
además de ser miembro del Club de Madrid y del Consejo
de Inter Acción.
En una palabra, es el personaje mexicano que mayor
reconocimiento tiene a nivel internacional en el sector em-
presarial, fnanciero y académico. ¿Por qué tantos honores
y reconocimientos? ¿Será el “excelente” desempeño que
tuvo como presidente de México? No hay nada que pueda
presumir de su gestión en el cargo. Durante su mandato se
vivió la peor crisis económica de que se tenga memoria en
10
Palabras expresadas por el ex presidente Ernesto Zedillo durante
la sesión plenaria de la reunión anual, 2000, del ±oro Económico Mundial,
en el auditorio del Centro de Congresos de Davos, Suiza.
11
Ibid
.
12
De acuerdo al diario
El Economista
en línea. Ernesto Zedillo Fue nom
-
brado en 2011 Consejero del Grupo fnanciero estadounidense Citigroup
Inc. También Formó parte del Consejo Ejecutivo de Procter & Gamble,
de la ±undidora de Aluminio Alcoa y de Union Pacifc, concesionaria de
±errocarriles Nacionales de México (±erromex).
Zedillo, hoy
14
los últimos 25 años. Tampoco mejoraron las condiciones
de vida de los mexicanos. El desempleo creció de la misma
forma en que lo ha venido haciendo en forma sostenida
los últimos sexenios. La seguridad empezó a tener serios
problemas. La educación no se mejoró. El campo profun
-
dizó su crisis. La literatura es abundante sobre el resultado
deFciente de su gestión presidencial.
En algunos casos parece un pago de factura y pudiera
tratarse de una acción inmoral o de plano es un delito.
Trabajar para la Unión PaciFc, concesionaria de ±erromex,
empresa que Zedillo privatizó, no es muy ético que diga
-
mos. Prestarle servicios de asesoría, desde el puesto de
miembro del consejo de administración a Citigroup, banco
que se vendió a extranjeros durante el sexenio de Vicente
±ox, tampoco debería ser motivo de orgullo para un ex
presidente de México. ¿O pensará que desde ese lugar
deFende los intereses del país?
Otros nombramientos se relacionan directamente
con el papel que Zedillo decidió jugar como guardián
de los intereses del neoliberalismo. “±ue en el ±oro de
Davos (enero del 2000) cuando Ernesto Zedillo formuló
una férrea defensa al libre comercio y la libertad de in
-
versión, que hasta hizo palidecer la postura del entonces
director de la Organización Mundial de Comercio (
OMC
),
Mike Moore. Ernesto Zedillo fue más papista que el Papa
en cuestión de liberación comercial y de inversiones”
(Moore, 2000).
Continúa la cita: “Un mes antes, en diciembre de 1999,
se desarrolló en Seattle la Convención Ministerial de la
OMC
,
recordada por los graves disturbios que protagonizaron los
manifestantes que estaban contra las medidas liberaliza
-
doras. Zedillo fue el principal ariete de los defensores del
libre comercio y en Davos fue él quien acuñó el término
“globalifóbicos” para referirse a los manifestantes de Seattle
y a los dirigentes sindicales de la Unión Americana y otras
ONG
s que estaban en contra de la liberalización. Contra
ellos arremetió Zedillo en Davos, recibiendo estruendosos
aplausos, mientras que los que se oponían a esas medidas
cosechaban el silencio del auditorio”.
Eso es lo que le reconocen. El ser un “talibán del neoli
-
beralismo”. Pero una cuestión es evidente. En la último ±oro
Económico, tanto ±ECA como EPN estaban deseosos de
“tomarse la foto” con Zedillo. La cercanía con él da prestigio.
Pero también es la llave que abre o cierra el mar de inmensas
relaciones que ha construido el famoso ex presidente que no
traía “cash”. Otra pieza de este rompecabezas que parece no
terminarse de armar nunca. Poder transexenal fáctico y muy
poderoso. Tanto a nivel nacional como internacional. No existe
un personaje en nuestro país que haya amasado tal cantidad
de relaciones y las haya usado sin miramiento alguno.
Los medios de comunicación
Es impresionante el trabajo de investigación que a los
largo de varios años ha desarrollado el periodista Jenaro
Villamil, para documentar con precisión, tanto la inter
-
vención de Zedillo en el proceso de reestructuración
de la deuda de Televisa, como en la realización de los
movimientos que fue necesario implementar para que
Emilio Azcárraga Jean tomara el control de la asamblea
de accionistas de la empresa. Las maniobras ilegales que
tuvieron que hacerse con el aval y concurso de integran
-
tes del gobierno zedillista. A partir de la visita personal
que Zedillo realizó a la oFcina de Emilio Azcárraga, lo
designó como interlocutor único del grupo con el go
-
bierno federal. El acuerdo entre Zedillo y Televisa incluyó
la incorporación de miembros del equipo zedillistas
en puestos realmente claves dentro de la empresa. Lo
sorprendente e interesante es que son personajes que
sobreviven en la actualidad en Televisa y cada día tienen
mayor poder dentro y fuera de la empresa.
Villamil menciona con precisión los nombres y los car
-
gos que tuvieron durante el sexenio de Zedillo, y el papel
que actualmente desempeñan dentro de esta empresa tele
-
visora. En primer lugar, destaca a Salvi Rafael ±olch Viadero,
quien en 1996 fungía como vicepresidente de Supervisión
Bursátil de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Su
función en el sexenio zedillista fue permitir una operación
fraudulenta de compra-venta de acciones que no se podía
hacer porque había un litigio con Paula Cusi, viuda de Emilio
Ázcarraga Milmo, en contra de la empresa. Poco después
de esos favores, se integró a Televisa como vicepresidente
corporativo de Administración y ±inanzas.
El segundo en el orden que menciona Jenaro Villamil, es
Alfonso de Angoitia, quien fue el responsable de la opera
-
ción de saneamiento Fnanciero de la empresa. También es
el diseñador del modelo de conversión del Grupo Televisa
en un fuerte competidor en diversas áreas de las teleco
-
municaciones: la Fbra óptica de la
CFE
, la incursión en el
mercado telefónico, y las alianzas frustradas con empresas
telefónicas.
El tercero es Leopoldo Gómez, quien pasó de ser
subsecretario de Energía a flamante integrante de la
planta de Televisa. No queda muy clara su función durante
los primeros años en la empresa, pero a partir de 2003,
fue nombrado vicepresidente de Noticias Televisa, sitio
El
Cotidiano 172
15
estratégico para orientar el contenido de los noticieros. El
poder de Leopoldo Gómez en la operación día a día de la
empresa es vital. Quien quiera participar, ser entrevistado o
que se mencione una nota periodística, pasa por la “aduana”
de Gómez. Su relación con Zedillo es inobjetable, desde la
muerte de Colosio se incorporó al grupo de trabajo que
comandaba Luis Téllez y lo acompañó, primero a la Ofcina
de la Presidencia, y después a la Secretaría de Energía. De
ahí salió para incorporarse a Televisa. Ahora hasta Famoso lo
volvieron, porque coordina y dirige el programa de análisis
político “Tercer Grado”.
En Forma marginal se encuentra Liébano Sáenz, quien
trabaja para Alejandro Quintero en los paquetes de asesoría
que Televisa vende a un número cada vez más grande de
políticos que acuden a la empresa para que los ayude a
posicionar su imagen. Se encarga de los trabajos de asesoría
política y entre sus servicios incorpora la realización de
encuestas que les permita “orientar” con mayor precisión
las tareas a desarrollar (Villamil, 2011).
Con estos datos resulta manifesta la relación existente
de Televisa con el equipo de Zedillo, así como el momento
y las razones en que se Funda esa comunión. Televisa es una
de las principales piezas con que cuenta Zedillo para blindar
el modelo neoliberal. Su participación es muy importante
en la diFusión de la flosoFía y los valores que proFesan los
neoliberales y la deFensa Frente a los ataques hacia las pie
-
zas y pilares que sostienen este modelo. Pero sobre todo,
Televisa juega un papel central durante la celebración de
los procesos electorales. Golpea o proyecta personajes,
partidos, empresarios u organizaciones de distinta índole
y ha sido utilizado hábilmente en su pleito personal contra
CSG. Todo indica que en el 2012, lo mismo que en el 2006,
Televisa jugará un papel determinante para el triunFo o la
derrota de un candidato. Su Fuerza política y su in±uencia
mediática son muy grandes.
Televisa se ha desdoblado de manera inteligente, y los
resultados son impresionantes. Sus principales conductores
de noticieros participan también, en Forma regular, en radio;
sobre todo Grupo Radio ²órmula, aunque no exclusivamen
-
te. Escriben periódicamente en la prensa, en especial
Milenio
Diario
y
El Universal
, por mencionar los más relevantes. Tienen
cooptados a reconocidos intelectuales que participan en
diversos proyectos de la empresa. Su poder en la construc
-
ción de la agenda periodística, en la diFusión de la flosoFía y
valores neoliberales, es simplemente arrollador.
La conclusión parece demasiado arriesgada, y no Faltará
por supuesto, quién la objete: Televisa pasó de ser el aliado
incondicional del presidente en turno, a ser el deFensor del
modelo neoliberal en pago a los enormes Favores recibidos
por el ex presidente Zedillo, quien logró ni más ni menos
que Emilio Azcárraga Jean se sentara en una silla que le
-
galmente no le pertenecía. De empresa sometida al poder
gubernamental en turno, pasó a convertirse en importante
poder Fáctico. No parece poca cosa.
Existen rumores que señalan como propietario o socio
de
Milenio
a Liébano Saénz. No se ha confrmado el dato,
pero parece ser descabellada la versión. Por lo pronto, el ex
secretario particular de Zedillo, y parte importante de sus
aliados, escriben en ese diario de circulación nacional. Pero
lo más signifcativo es que
Milenio
adoptó, como encues
-
tadora ofcial de ese diario, al Gabinete de Comunicación
Estratégica cuyo propietario es el propio Liebano Saénz. A
lo mejor no es cierto que sea socio, pero da lo mismo, es
como si lo fuese.
Las encuestadoras: la pieza
complementaria
La cultura neoliberal se sustenta en verdades científcas
manipuladas. Quién puede reFutar con argumentos serios
que las encuestadoras no son el instrumento ideal, sino
el único, para poder medir un conjunto de comporta
-
mientos dentro de la sociedad moderna. De esta verdad
irreFutable, se pasa sin mediación alguna, a discriminar y
señalar como serias, proFesionales y confables, sólo a un
puñado de empresas dedicadas a esta importante labor.
Las únicas casas encuestadoras “científcas”, son las que
validan los medios de comunicación masiva; Televisa en
primer lugar. Solo sirven aquellas que tienen resonancia,
sonoridad o eco, porque están asociadas a algún medio
de comunicación. En nuestro país son cinco las frmas
encuestadoras que tienen credibilidad y sonoridad: Con
-
sulta MitoFsky, Parametría, Gabinete de Comunicación
Estratégica,
GEA
-
ISA
y
BMG
.
La primera se asocia o la diFunde Televisa y su dueño
visible es Roy Campos. La segunda, cuyo dueño es ²rancisco
Abundis, tenía como política no asociarse con ningún medio
de comunicación pero, sorpresivamente, desde enero de
este año, aparecen sus resultados en la cadena
El Sol de
México
. La tercera está ligada a
Milenio
y su dueño es Lié
-
bano Sáenz. La cuarta es retomada por todos los medios y
cuenta con el prestigio de haber sido la encuestadora que
cambió la tendencia del voto en la elección del 2006, su
dueño visible es Jesús Reyes Heroles. La quinta y última,
tiene como dueño a Ulises Beltrán y está asociada al Grupo
Imagen del periódico
Excélsior
.
Zedillo, hoy
16
Encuestadoras
Nombre
Relación con
Medios
Dueño/ Función en el Gabinete
de EZP
Consulta Mitofsky
Televisa
-------------------
Parametría
El Sol de México
-------------------
Gabinete de Comu
-
nicación Estratégica
Milenio
Liebano Sáenz fue secretario
particular de EZP
GEA-ISA
La Crónica de Hoy
Jesús Reyes Heroles fue
secretario de Energía
(1995-1997) y Embajador de
México en Estados Unidos
(1997-2000) y director de
PEMEX
(2006-2009). Actual
-
mente es presidente ejecu
-
tivo de Structura que integra
cuatro empresas (
GEA
,
MDB
,
Energea y ProA).
Ulises Beltrán
Grupo Imagen
/
Excélsior
Asesor técnico en los sexe
-
nios de CSG y EZP
Con frecuencia los nombres de los dueños de las encues
-
tadoras han sido leídos sin asociarlos a ninguna otra cosa. Sin
embargo, tres de ellos tienen en común que fueron parte del
gabinete zedillista: Jesús Reyes Heroles, secretario de Energía;
Liébano Sáenz, secretario particular, y Ulises Beltrán, secreta
-
rio técnico de la Presidencia de la República y encuestador
de cabecera. Francisco Abundis es un desdoblamiento de
Ulises Beltrán, se formó con él y terminó independizándose.
El “equipo” de Zedillo tiene el control de las principales en
-
cuestadoras. La quinta la tiene Televisa, su aliado mediático.
La última pieza que falta poner para armar el rompe
-
cabezas, es el rol que ocupan los llamados intelectuales
orgánicos. En este caso especí±co, su tarea es acreditar y
defender el papel de la encuesta como método orientador
de mediciones sobre preferencias electorales. En esta labor
su éxito ha sido total. Las encuestas llegaron para quedarse
y cada día tienen mayor importancia. Ningún candidato a la
presidencia se atreve a desacreditarlas. Cuando lo han he
-
cho, los intelectuales orgánicos se encargan de desacreditar
-
lo, lo conceptualizan como pre-moderno, antidemocrático,
ignorante y un conjunto amplio de cali±cativos.
En cambio, cuando las predicciones de las encuesta
-
doras “acreditadas” fallan, el silencio de los medios y los
analistas es la respuesta. Nadie las desacredita. No hay
crítica. Las casas encuestadoras no rinden cuentas a nadie.
Así fue en el proceso electoral para elegir gobernadores
en el 2010. En los tres estados donde hubo coalición y
perdió el
PRI
,
13
las últimas predicciones indicaban un triunfo
arrollador del tricolor y el resultado fue una amplia derrota.
¿A quién sancionaron? ¿Quién pagó la factura? Nadie, no
pasó nada.
Un rompecabezas que funciona
Con estos cuatro elementos –empresarios, medios, encues
-
tas, intelectuales– se cierra el círculo del poder transexenal
que el grupo de Zedillo ha logrado construir y mantener
dentro de los poderes fácticos. Y más llama la atención que lo
siga incrementado, o cuando menos que lo intente, después
de doce años de haber dejado el poder: los empresarios
±nancian y acreditan a las encuestadoras. Les dan “prestigio”
al llenar su cartera de clientes. Los medios de comunicación
les dan sonoridad al otorgarles espacios de difusión. Los
respaldan y “se la juegan” con los resultados que presentan,
su “prestigio” va de por medio. Los analistas las difunden y
de±enden. Todo un sistema al que no es nada fácil entrar,
pero si es fácil que te saquen. Habrá que preguntarle a María
de Heras de la empresa encuestadora Demotecnia por qué
la sacaron de
Milenio
y con ello la volvieron marginal.
Para que se vea el alcance de este sistema de poder
transexenal y cuyo objetivo es blindar la permanencia del
modelo y élite neoliberal, hay que observar que la “acre
-
ditación” de una casa encuestadora implica contar con
el apoyo de todas las piezas que lo componen. Por ello,
Salinas, AMLO, el
PRD
y el
PRI
no tienen acreditada ninguna
±rma encuestadora. Están a merced de los resultados que
presenten estas cinco grandes casas encuestadoras. Ya en
el 2006,
GEA
-
ISA
jugó un papel clave. En abril aseguró que
FECA había empatado a AMLO. A partir de ahí, quien había
sido hasta ese momento el “rey de las encuestas” empezó a
enloquecer, desconocer, insultar, hasta que perdió. El premio
a los dos principales socios de esa empresa fue enorme: a Je
-
sús Reyes Heroles lo nombraron director general de
PEMEX
;
al otro socio mayoritario, Guillermo Valdez, le otorgaron
la titularidad del
CISEN
. Eso es lo que FECA pagó por el
cambio de una tendencia electoral, con un reconocimiento
implícito al tejedor de esta red de poder mediática.
Malas noticias para el futuro cercano. El
PRI
no tiene
casas encuestadoras acreditadas que puedan jugar a su
favor. Tampoco cuenta con voces autorizadas y potentes
dentro de los medios de comunicación. No han reclutado
a ninguna de las ±guras intelectuales de renombre y está
por verse qué papel jugará Televisa en el último momento.
Sin esos instrumentos, el
PRI
está totalmente indefenso y
hay otra mala noticia: Zedillo ha sido profundamente anti
-
priista y nada hace suponer que en el 2012 pudiera cambiar
drásticamente sus preferencias.
13
Sinaloa, Puebla y Oaxaca.
El
Cotidiano 172
17
Conclusiones
Quienes pensaban que EZPl era un “tonto” se equivocaron
rotundamente. Visto su desempeño desde eL presente, hay
que reconocer que utiLizó su presidencia para extender
su poder más aLLá de su sexenio. lo hizo no sóLo para
enriquecerse iLícitamente, Lo hizo por vocación y por con
-
vencimiento. Creó todo un aparato jurídico, económico,
informativo, ideoLógico de carácter transexenaL, para bLindar
eL modeLo neoLiberaL que éL profundizó y garantizar que Los
próximos treinta años, taL y como Lo predijo José ÁngeL
Gurría, gobernaran Los neoLiberaLes. ¿Cuándo empezaron?
Si asumimos Las cuentas de Los críticos deL sistema, en 1982.
Si tomamos 1995 como punto de partida, faLtan todavía dos
sexenios. Pero todo indica que en 2012, gane quien gane,
entre el
PRI
y eL
PAN
, eL modeLo seguirá intacto.
Para reempLazarLo hace faLta una operación de Estado
muy ampLia, profunda y que toma tiempo. lo que ha Logrado
hacer La aLianza TeLevisa-EZPl-
PAN
, es difícil de desmontar.
Por eLLo, de 2012 a 2018 seguirá gozando de saLud eL modeLo
neoLiberaL, y aunque es difíciL aventurarLo, si no ocurre aLgo
reaLmente estremecedor, continuará vigente por muchos
años. Hasta que un movimiento sociaL, de gran envergadura,
decida quitarLo a partir de La fuerza de La organización.
Estudiar Los diversos aspectos que permiten tener una
visión gLobaL de Lo que Ernesto ZediLLo construyó desde
eL poder presidenciaL y su impacto en Los dos siguientes
gobiernos encabezados por panistas, es una tarea que no
puede emprender un soLo investigador. Afortunadamente
existen varios materiaLes eLaborados por exceLentes y se
-
rios investigadores mexicanos y extranjeros. FaLta reaLizar
La tarea de retomarLos para armar un rompecabezas más
grande y más compLeto deL que hoy Logramos terminar.
la tarea no es fáciL, hay que cambiar de paradigma y ver a
ZediLLo Ponce de león con otros Lentes, distintos a Los que
han utiLizado La gran mayoría de estudiosos y poLíticos hasta
eL momento. Sin ese giro fundamentaL seguiremos peLeando
contra Los moLinos de viento, mientras eL neoLiberaLismo y
sus defensores seguirán dirigiendo este país, a pesar de que
cada día se con±rma eL fracaso de este modeLo.
Bibliohemerografía
AguiLar Camín, H. (2004).
La Tragedia de Colosio
. México:
ALfaguara.
BoLívar, A.
et al
. (JuLio-Agosto 1991). “Sobre eL AnáLisis de
Coyuntura: la Experiencia de EL Cotidiano” en
El Co-
tidiano No. 42
. México.
Cabrera, l. (2005).
La Suprema Corte de Justicia durante el
gobierno del presidente Ernesto Zedillo Ponce de León
(1995 – 2000).
México: Poder JudiciaL de La Federación,
Suprema Corte de Justicia de La Nación.
Córdova, l. y Murayama, C. (2006
). Elecciones, dinero y corrup-
ción: Pemexgate y amigos de Fox
. México: CaL y Arena.
Faya Rodríguez, A. (2010).
Fortalecer a los reguladores cam-
biando las reglas de juego en México
. México: Centro de
Investigaciones para eL DesarroLLo A. C.
GiL Díaz, F. (1996).
Some hypotheses related to the mexican
crisis
. México: Banco de México, Dirección GeneraL de
Investigación Económica.
La Jornada
, (30 de octubre de 1996) “Principio de acuerdo”
entre partidos sobre La reforma eLectoraL, recuperado
htmL> (ConsuLtado eL 2 de febrero de 2012).
La Jornada
, (31 de octubre de 1996) “José WoLdenberg
presidirá eL
IFE
”, recuperado de <http://www.jornada.
unam.mx/1996/10/31/acuerdo.htmL> (ConsuLtado eL 2
de febrero de 2012).
Monge, R. (2004).
El tango de Ahumada: su vida, sus negocios
y sus mujeres.
México: GrijaLbo.
Moore, Mike, Estadista deL Año.
Recuperado de <http://
nuestraaparenterendicion.com/index.php?option=com_
k2&view=item&id=906:estadista-deL-a%C3%B1o%Uten
ud=36%tmpL=component&print=1> (ConsuLtado eL 17
de febrero de 2012).
Quintero, l. y Rodríguez, I. (1994).
Colosio… Zedillo ¿Por “la
reforma del poder?
México: EL PLaneta.
Riva PaLacio, R. (12 de diciembre de 1994). “EL Fujimori
azteca”.
Reforma
.
Rivera Ríos, M. (1997).
México, modernización capitalista y
crisis: antecedentes y consecuencias de la devaluación de
diciembre
. México:
UNAM
, Centro RegionaL de Investi
-
gaciones MuLtidiscipLinarias.
SaLinas, C. (2011). ¿
Qué hacer? La alternativa ciudadana
.
México: Debate.
Sartori, G. (1993).
La democracia después del comunismo
.
Madrid: ALianza.
SaúL, l. (2012). “Urge autonomía a CofeteL”. <http://www.
eLuniversaL.com.mx/nacion/193654.htm> (ConsuLtado
eL 17 de febrero de 2012).
Schettino, M. (1995).
El costo del miedo
. México: Grupo
EditoriaL Iberoamericano.
TreLLes, A. (2006).
Anatomía del
PRI
: claves para entender a
Roberto Madrazo
. México: Random House Mondadori.
ViLLamiL, J. (2011). “Encuestadoras y teLevisoras”. Recuperado
saenz/> (ConsuLtado eL 17 de febrero de 2012).
logo_pie_uaemex.mx