Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud
®
Vol. 5, Nº1, 2007
EFECTO AGUDO DEL YOGA Y DE LA DANZA AERÓBICA SOBRE EL
ESTADO DE ANIMO Y EL FUNCIONAMIENTO COGNITIVO EN HOMBRES Y
MUJERES
Johnny Alberto Montoya Arroyo, Gerardo Araya Vargas y Walter Salazar Rojas
Escuela de Educación Física y Deportes
Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica
E-mail: johnny6@costarricense.cr
Resumen
Montoya-Arroyo, J.A.; Araya-Vargas, G. y Salazar-Rojas, W. (2007). Efecto agudo del yoga y la danza
aeróbica sobre el estado de ánimo y el funcionamiento cognitivo en hombres y mujeres.
Revista de Ciencias
del Ejercicio y la Salud, 5
(1), 41-46. El objetivo de este estudio fue establecer una comparación entre un
ejercicio aeróbico, como lo es la danza aeróbica, y una actividad de relajación y meditación como lo es el
yoga, en cuanto a sus efectos en el estado anímico y en el funcionamiento cognitivo (atención). Se contó con
la participación en el grupo de yoga, de 23 mujeres con una edad de 36,9
±
12,43 años y 4 hombres de
43
±
11,68 años; además de 26 mujeres de 18,61
±
1,57 años y 4 hombres de 20,75
±
3,03 años, en el grupo de
danza aeróbica. Se aplicó la versión de 15 ítems del POMS (medida de estados de ánimo) y el Toulouse-
Pieron (medida de atención) antes y después de una sesión de actividad (yoga o danza aeróbica). No se
encontró efectos significativos de ninguna de las actividades sobre la atención. En los estados de ánimo, se
observó efecto agudo positivo de ambas actividades. En síntesis, la práctica de yoga muestra efectos agudos
positivos en el estado de ánimo, similares a los que se obtienen al practicar actividades de tipo aeróbico, como
la danza aeróbica. Futuros estudios deben profundizar en los mecanismos psicofisiológicos implicados en
estos cambios.
Palabras clave:
aeróbicos, yoga, estado de ánimo, concentración y ejercicio.
INTRODUCCION
Los resultados que se han obtenido en el
campo de la actividad física y el ejercicio, y
el impacto que tiene sobre la salud de los
seres humanos, revelan una serie de
beneficios, que brinda el llevar a cabo con
regularidad la práctica de alguna de estas
actividades, los mismos van desde mejoras en
el estado y funcionamiento físico, hasta ser
un medio para combatir problemas como el
estrés,
ansiedad
y
otros
problemas
psicológicos (Dishman y Jackson, 2000;
Courneya
y Hayduk, 2002; Petruzzello,
1995).
Pero no solo se ha estudiado el efecto de la
práctica regular, sino que también se han
realizado estudios como los de Petruzzello,
Landers, Hatfield, Kubitz y Salazar (1991);
Berger y Owen (1998); Netz y Lidor (2003);
en los cuales se ha buscado explicar el efecto
inmediato de una sola sesión de ejercicio, y
éstos han comprobado su impacto agudo a
nivel psíquico y emocional de las personas.
Así mismo el efecto inmediato o agudo de
una sesión de ejercicio ha sido comprobado
utilizando diferentes ejercicios de tipo
aeróbico como lo son: carrera y natación
(Berger y Owen, 1998, 1992), ciclismo
(Reed, Berger, Latin y LaVoie, 1998; Koltyn,
Lynch y Hill, 1998), danza aeróbica
(Kennedy y Newton, 1997) y ejercicios en el
agua (Oda, Matsumoto, Nakagawa y Moriya,
1999);
sin embargo de acuerdo con los
resultados obtenidos en el meta-análisis de
Petruzzello y cols. (1991), no se presentan
diferencias significativas entre varios tipos de
ejercicios aeróbicos, así como tampoco se ha
encontrado que una actividad sea mejor que
las demás, tomando el tamaño del efecto de
diferentes ejercicios de tipo aeróbico.
Sin embargo, se han realizado muy pocos
estudios en donde se compara el efecto agudo
del ejercicio aeróbico y otras modalidades,
como los ejercicios en los que se requiere de
meditación y relajación, como el tai chi,
yoga,
Feldenkrais
y
otros
ejercicios
derivados, los cuales combinan la meditación
41
Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud
®
Vol. 5, Nº1, 2007
con
movimientos
suaves
y
acciones
musculares estáticas, como los realizados por
Berger y Owen (1992); y Netz y Lidor
(2003).
Este tipo de actividades han sido
tomadas en cuenta principalmente en estudios
con características clínicas, por los diferentes
beneficios que se le atribuyen a la meditación
(Delmonte, 1984), además es en el yoga en el
que se ha documentado más frecuentemente
investigaciones de esta naturaleza.
Es así, que el objetivo de este estudio, es el
establecer una comparación entre un ejercicio
aeróbico, como lo es la danza aeróbica, y una
actividad de relajación y meditación como lo
es el yoga. Se debe tener claro en qué
consisten tanto la danza aeróbica como el
yoga; en referencia a la danza aeróbica, desde
hace más de 20 años se inició como una
forma de trabajo para mejorar la condición
física,
cuando
Kenneth
Cooper,
específicamente en 1968, publicó su libro
"Aerobics", el cual presentaba una serie de
ejercicios para mejorar el sistema cardiaco y
pulmonar. La estructura de éste consistía en
10 a 15min. de calentamiento, de 6 a 10min.
de danza aeróbica y al final un trabajo de
danza y rutina de estiramiento.
Sin embargo, en la actualidad se ha
modificado un poco esta estructura, pues una
clase
puede
constar
de
10min.
de
calentamiento, de 20 a 30min. de trabajo
aeróbico, que puede ser de baja o alta
intensidad (se define por los pasos que se
utilizan) de acuerdo al nivel de los
participantes, luego una normalización de
5min., un trabajo de piso y/o localizado que
va de 10 a 15min., y un estiramiento de 5min.
para finalizar.
Con respecto al yoga, esta es una de las seis
escuelas filosóficas de la india, la cual se basa
en promover la búsqueda de un balance entre
el cuerpo, el espíritu, la mente y el aspecto
social, y también es utilizada como parte del
sistema médico tradicional de la India; sus
orígenes se remontan aproximadamente
alrededor del año 3000 antes de Cristo, como
prueba de ello, en lugares como los Valles del
Indo y Saraswati, se han hallado sellos de
piedra con figuras de posiciones yóguicas, así
mismo la escrituras hindúes se encuentran
entre las más antiguas del mundo y en ellas se
hace
referencia
al
yoga.
El
yoga
contemporáneo inicia hacia 1900, donde
diferentes maestros llegaron a occidente
creándose así el origen de las distintas
escuelas conocidas actualmente (Feuerstein,
1998; Lamb, 2001; Cowen y Adams, 2004).
El ashtanga yoga, o yoga de los ocho pasos
incluye
un
conjunto
de
técnicas
complementarias entre sí, que constituyen
toda la práctica del yogui, los cuales son: 1)
Yama:
actitudes
éticas
(no
violencia,
veracidad, honestidad, moderación y posesión
justa); 2) Niyama: observancias (pureza física
y mental, contento, disciplina, estudio y
desapego);
3) Asana: posiciones físicas; 4)
Pranayama: control de la respiración; 5)
Pratyahara: abstracción sensorial; 6) Dharana:
concentración; 7) Dyana: meditación; y 8)
Samadhi:
interiorización
profunda;
sin
embargo estos pasos no se consideran como
un proceso lineal (Ruiz, 2001; Cowen y
Adams, 2004; The ethical foundation of yoga,
2004).
A la práctica del yoga, se le atribuyen una
serie de beneficios tanto físicos como
psíquicos, a causa de sus posturas, la
meditación y relajación que son parte del
desarrollo de esta actividad; dentro de los
beneficios psicológicos están: ayuda a reducir
los niveles de estrés, disminuye el riesgo de
padecer o presentar recaídas de problemas de
depresión mayor, presenta una significativa
reducción de la depresión y la ansiedad,
incrementa el auto-eficacia, mejora la auto-
aceptación, la concentración, la memoria y la
atención, e incrementa el nivel de energía en
las personas; beneficios físicos: ayuda a
reducir dolores crónicos, el ejercicio de
respiración (Pranayama) mejora la función
inmunológica, disminuye el pico de presión
respiratorio durante la ventilación por lo que
incrementa la percepción de la ventilación
durante la inspiración, promueve la fuerza y
la resistencia muscular, mejora la flexibilidad
y la elasticidad (según Arpita, 1990; Lamb,
2001; Malathi, Neela, Nilesh,, Damodaran y
Marathe, 2001;
Weelde y Thompson, 2004;
Kamei, Toriumi, Kimura y Kimura, 2001;
Monnazzi, Leri, Guizzardi, Mattioii y
Patacioli, 2002; The ethical foundation of
42
Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud
®
Vol. 5, Nº1, 2007
yoga, 2004; Villien, Yu, Barthélémy, y
Jammes, 2004; Cowen y Adams, 2004).
El funcionamiento cognitivo y el estado de
ánimo, son indicadores importantes de la
calidad de vida de las personas, por lo cual
han sido motivo de estudio en las ciencias del
movimiento humano y la salud (Brannon y
Feist, 2001; Gutiérrez, Raich, Sánchez y
Deus, 2003). Se han demostrado los efectos
positivos del ejercicio aeróbico, pero queda
por conocerse aún si otras actividades con
intensidades de esfuerzo más bajas, como el
yoga, podrían tener beneficios similares, lo
cual indicaría que el mecanismo fisiológico
del ejercicio aeróbico no sería suficiente para
explicar los cambios observados en esas
variables. De aquí parte la relevancia del
estudio.
METODOLOGIA
Sujetos:
se contó con la participación en el
grupo de yoga, de 23 mujeres de 36,9
±
12,43
años y 4 hombres con un promedio de edad
de 43
±
11,68 años. Así mismo dentro del
grupo de danza aeróbica se contó con la
participación de 26 mujeres de 18,61
±
1,57
años y 4 hombres de 20,75
±
3,03 años.
Instrumentos:
se utilizó una adaptación
española del Profile of Mood States, (POMS),
de McNair, Lorr y Droppleman (1971), por
Balaguer y cols. (1993), “Perfil de Estados de
Ánimo”, el cual posee 15 ítems, y evalúa
cinco estados de ánimo: tensión, depresión,
cólera, vigor y fatiga y el índice global del
estado de ánimo negativo, el cual se calcula
sumando los puntajes de tensión, depresión,
cólera y fatiga y restándole el puntaje de
vigor y sumándole una constante de valor 12 .
También se utilizó la prueba pictográfica de
Toulouse-Pieron, para la evaluación de
aptitudes perceptivas y de atención. Ambos
instrumentos cuentan con reportes de validez
y se han aplicado exitosamente en el contexto
de la psicología del deporte y el ejercicio.
Procedimiento:
se asistió a diferentes centros
en donde las personas se reúnen para
practicar las disciplinas elegidas, como los
estudios de yoga y gimnasios. Se solicitaron
los permisos requeridos en los diferentes
centros así como a cada una de las personas;
una vez que accedían a participar, llenaron
una
hoja
de
consentimiento.
La
administración de las pruebas se llevó a cabo
en dos sesiones diferentes, el POMS requirió
aproximadamente de 5 minutos para su
administración, mientras que el test de
Toulouse-Pieron, requería 8 minutos. Ambas
pruebas se aplicaron exactamente antes de
iniciar la sesión ya fuese de yoga o de
aeróbicos, y volvieron a ser aplicadas
exactamente después de terminada la sesión,
para poder establecer de esta manera el efecto
agudo de la actividad en los participantes.
Análisis
estadístico:
como
estadística
descriptiva
se
calculó
promedios
y
desviaciones estándar; como estadística
inferencial, se aplicó el análisis de correlación
de Pearson, el análisis de covarianza
(ANCOVA) tomando como covariable la
edad,
y además el análisis de varianza
(ANOVA) de medidas repetidas. Todos los
cálculos se realizaron con el programa
estadístico SPSS versión 8.0 para Windows.
RESULTADOS
El análisis de correlación de Pearson mostró
que la edad de los sujetos se correlacionaba
significativamente con las mediciones pre y
post de atención, por lo que se concluyó que
esa variable podría afectar los resultados y
por tanto era necesario controlarla. Por esto,
se realizaron análisis de covarianza tomando
como covariable a la edad, para removerla
estadísticamente en el caso de la variable de
atención.
Tabla 1. Resumen de promedios ajustados según la edad y
errores estándar de los puntajes de la prueba de atención
de Toulouse - Pieron aplicada en practicantes de yoga y
danza aeróbica
Promedio
*
Error estándar
n
Pre
Aeróbicos
81,4333
16,2601
30
Yoga
82,1111
16,7087
27
Total
81,7544
16,3295
57
Post
Aeróbicos
88,1667
11,6177
30
Yoga
86,6667
15,1734
27
Total
87,4561
13,3176
57
Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud
®
Vol. 5, Nº1, 2007
*Ajustados según la edad como covariable (edad=27,8596)
En los resultados de la prueba de Toulouse-
Pieron, se marca una tendencia a la mejora en
ambas
disciplinas,
sin
embargo
las
diferencias
no
fueron
estadísticamente
significativas
(mediciones
F=0,175
y
mediciones X actividad F=0,441; ambas
p>0,05).
En cuanto a los estados de ánimo (ver tabla
2),
en
tensión-ansiedad
se
encontró
diferencias significativas entre mediciones,
pero tampoco hubo interacción entre grupos y
mediciones, por tanto la tendencia es similar
para ambos tipos de actividad; en general se
observa un aumento significativo en la
tensión
(mediciones
F=19,951;
p<0,01;
actividad F=6,506; p>0,05 y mediciones X
actividad F=0,035; p>0,05).
En lo que se refiere a los puntajes de
depresión,
se
encontraron
diferencias
estadísticamente
significativas
entre
mediciones y actividades, sin embargo
tampoco hubo interacción significativa;
ambas actividades presentan una mejoría
similar en el nivel de depresión aguda
(mediciones F=12,37; p<0,01; actividad
F=1,987; p>0,05 y mediciones X actividad
F=0,693; p>0,05).
Tabla 2. Resumen de promedios y desviación estándar, de los puntajes de estados de ánimo, en practicantes de yoga y danza
aeróbica
Aeróbicos (n: 30)
Yoga (n: 27)
Total (n: 57)
Pre
Post
Pre
Post
Pre
Post
Tensión 19,3±2,6 20,9±2,5 20,7±2,8 22,4±2,0 19,9±2,7 21,6±2,4
Depresión 13,1±1,4 12,5±1,1 12,5±1,6 12,2±0,8 12,8±1,5 12,3±0,9
Cólera 17,0±2,8 16,6±2,5 15,0±2,5 13,5±1,9 16,1±2,8 15,1±2,7
Vigor 17,1±2,5 19,0±3,1 19,6±2,7 21,2±2,9 18,3±2,9 20,1±3,2
Fatiga 13,0±1,8 12,4±0,8 12,7±1,9 12,2±0,9 12,8±1,8 12,3±0,9
Tabla 3. Resumen de análisis de promedios y desviaciones estándar de los puntajes del índice global de estado de ánimo negativo
según tipo de actividad y medición
Actividad
n
pre test Aeróbicos
45,4667
±5,9639
30
Yoga
41,4074
±6,0464
27
Total
43,5439
±6,2908
57
post test
Aeróbicos
43,8000
±5,1152
30
Yoga
39,1481
±4,3119
27
Total
41,5965
±5,2606
57
43
44
Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud
®
Vol. 5, Nº1, 2007
En cuanto a los puntajes de cólera, también se
encontraron
diferencias
estadísticamente
significativas entre mediciones y entre
actividades, pero tampoco se dio interacción
significativa. Por tanto, en ambas actividades
se dio disminución aguda de la cólera
(mediciones F=6,704; p<0,05; actividad
F=22,831; p<0,01 y mediciones X actividad
F=2,341; p>0,05).
En los puntajes de vigor se presentan
diferencias estadísticamente significativas
entre las mediciones y actividades, sin
embargo tampoco no se dio interacción
significativa. Por tanto, en ambas actividades
se encontró un aumento agudo del vigor
(mediciones
F=18,1;
p<0,01;
actividad
F=15,369; p<0,01
y mediciones X actividad
F=0,132; p>0,05).
Con respecto a la fatiga, se presentaron
diferencias estadísticamente significativas
entre
mediciones,
pero
no
así
entre
actividades y tampoco hubo interacción
significativa. Por tanto, en ambas actividades
disminuyó el nivel de fatiga (mediciones
F=7,699; p<0,05; actividad F=0,594; p>0,05
y mediciones X actividad F=0,308; p>0,05).
En cuanto al índice global de estado de ánimo
negativo (ver tabla 3), se encontraron
diferencias estadísticamente significativas
entre mediciones y entre actividades, pero
tampoco se presentó interacción significativa,
en esta variable (mediciones F=5,952;
p<0,05; actividad F=13,405; p<0,01 y
mediciones X actividad F=0,136; p>0,05).
Por
tanto,
existe
una
mejora
aguda
significativa del nivel de estado de ánimo
negativo luego de realizar aeróbicos o la
sesión de yoga.
DISCUSIÓN
El propósito de este estudio fue comparar los
beneficios a nivel agudo, que podrían brindar
dos
actividades
de
características
tan
distintas, como lo son la danza aeróbica y el
yoga, sobre el estado de ánimo y la
cognición. Los resultados obtenidos son
consistentes con los de Berger y Owen
(1992), y de Netz y Lidor (2003), ya que al
establecer
una
comparación
entre
las
puntuaciones obtenidas en el estado de ánimo
y la concentración, de un grupo de
practicantes de danza aeróbica y otro grupo
de practicantes de yoga, no se presentaron
diferencias estadísticamente significativas
entre las actividades.
En cuanto a los resultados del estado de
ánimo, se mostraron beneficios agudos de la
práctica de la danza aeróbica (según se
esperaba de acuerdo a la evidencia previa
como por ejemplo en Petruzzello, 1995 y
Petruzzello y cols., 1991) y al practicar una
sesión de yoga. Varios estudios han
demostrado la efectividad del yoga para
mejorar los estados anímicos (Arpita, 1990;
Berger y Owen, 1992; Cowen y Adams,
2004). Sin embargo, es necesario profundizar
esta línea de investigación, sobre todo para
entender
mejor
los
mecanismos
psicofisiológicos que intervienen en los
beneficios reportados.
Además, con respecto al índice global de
estado de ánimo negativo, se encontraron
diferencias significativas entre mediciones y
actividades, pero al igual que en las otras
variables
dependientes
no
se
mostró
interacción
significativa.
En
ambas
actividades (danza aeróbica y yoga) las
tendencias
tuvieron
un
mismo
comportamiento, presentándose mejoras en el
índice global del estado ánimo, el cual es un
mejor indicador de la variación del estado de
ánimo negativo para la versión del POMS que
fue utilizada (Fernández-Castro y Blasco-
Blasco, 2003).
En síntesis, la práctica de
yoga muestra efectos agudos positivos en el
estado de ánimo, similares a los que se
obtienen al practicar actividades de tipo
aeróbico, como la danza aeróbica, no obstante
no se podría concluir que los mecanismos
psicofisiológicos
responsables
de
esos
cambios sean los mismos, lo cual debe
analizarse a profundidad en futuros estudios.
Pero resulta claro que existe evidencia de un
mecanismo común en actividades aeróbicas y
de meditación como el yoga, que podría
explicar los efectos agudos en el estado
45
Revista de Ciencias del Ejercicio y la Salud
®
Vol. 5, Nº1, 2007
anímico. Se debe profundizar más estos
hallazgos.
REFERENCIAS
Arpita. (1990) Physiological and psychological effects
of Hatha yoga: A review of the literature
. The
Journal of The International Association of
Yoga Therapists
, 1(I&II):1-2
Berger, B. G. & Owen, D.R. (1992) Mood alteration
with yoga and swimming: aerobic exercise
may not be necessary.
Perceptual and Motor
Skills.
75: 1331-1343.
Berger, B. G. & Owen, D.R. (1998) Relation of low and
moderate intensity exercise with acute mood
change in college joggers.
Perceptual and
Motor Skills.
87: 611-621.
Brannon, L. y Feist, J. (2001).
Psicología de la salud.
Madrid, España: Paraninfo - Thomson
learning.
Cowen, V.S. & Adams, T.B. (2004) Physical and
perceptual benefits of yoga asana practice:
results of a pilot study.
Journal of Bodywork
and Movement Therapies.
Delmonte, M. (1984) Physiological concomitants of
meditation practice.
International Journal of
Psychosomatics,
31(4):23-36.
Dishman, R.K. & Jackson, E. (2000) Exercise, Fitness,
and Stress.
International Journal Psychology.
31: 175-203.
Fernández-Castro, J. y Blasco-Blasco, T. (2003).
Instrumentos para la valoración del estrés. En:
Gutiérrez, T.; Raich, R.M.; Sánchez, D. y
Deus, J. (coords.)
Instrumentos de evaluación
en psicología de la salud
. Madrid, España:
Alianza editorial.
Feuerstein, G. (1998) Yoga and Yoga Therapy,
International Association of Yoga Therapists.
Gutiérrez, T.; Raich, R.M.; Sánchez, D. y Deus, J.
(coords.) (2003).
Instrumentos de evaluación
en psicología de la salud
. Madrid, España:
Alianza editorial.
Kennedy, M. & Newton, M. (1997) Effect of exercise
intensity on mood in step aerobics.
Journal of
Sports Medicine and Physical Fitness.
37:
200-204.
Kamei, T., Toriumi, Y., Kimura, H.
& Kimura, K.
(2001) Correlation between alpha rhythms
and natural killer cell activity during yogic
respiratory exercise.
Stress and Health.
17:
141-145.
Koltyn, K., Lynch, N. & Hill, D. (1998) Psycological
responses to brief exhaustive cycling exercise
in the morning and the evening.
International
Journal of Sport Psychology.
29: 145-156.
Lamb, T. (2001) Health Benefits of Yoga.
Yoga World.
16, p 6.
Malathi, A., Neela, P, Nilesh, S, Damodaran, &
Marathe, M. (2001) Promotive, prophylactic
benefits of yogic practices in middle-aged
women.
International Journal of Yoga
Therapy
, forthcoming, no. 11
Monnazzi, P., Leri, O., Guizzardi, L., Mattioii, D. &
Patacioli, F.R. (2002) Anti-stress effect of
yoga type breathing: modification of salivary
cortisol, heart rate and blood pressure
following a step-climbing exercise.
Stress
Health.
18: 195-200.
Netz, Y. & Lidor, R. (2003) Mood alterations in
mindful versus aerobic exercise modes.
Journal of Psychology.
137: 0022-3980.
Oda, S., Matsumoto, T., Nakagawa K. & Moriya, K.
(1999) Relaxation effects in humans of
underwater exercise of moderate intensity.
European Journal of Applied Physiology.
80:
253-259.
Petruzzello, S.J. (1995) Anxiety reduction following
exercise: methodological artifact or “real”
phenomenon?.
Journal of Sport and Exercise
Psychology.
17: 105-111.
Petruzzello, S.J., Landers, D.M., Hatfield, B.D., Kubitz,
K.A & Salazar, W. (1991) A meta-analysis on
the anxiety reducing effects of acute and
chronic exercise.
Sport Medicine.
11: 143-
182.
Programa de curso EF-0113 Electiva Danza Aeróbica,
de la Escuela de Educación Física y Deportes,
Universidad Costa Rica. (1999).
Reed, J., Berger, K., Latin, R., & LaVoie, J. (1998)
Affective responses of physically active and
sedentary individuals during and after
moderate aerobic exercise.
Journal of Sports
Medicine and Physical Fitness.
38: 272-278.
Ruiz, F. (2001) Don
t know much philosophy.
Yoga
Journal
. 159: 143-146.
The ethical foundation of yoga. (2004) Legal and
ethical issues.
Journal of Professional
Nursing.
Pp. 275-276.
Villien, F., Yu, M., Barthélémy, P. & Jammes, Y.
(2004)
Training
to
yoga
respiration
selectively increases respiratory sensation in
health man.
Respiratory Physiology and
Neurobiology.
Weelde, L.C. & Thompson, L. (2004) Apilot study of
yoga and meditation intervention for dementia
caregiver
stress.
Journal
of
Clinical
Psychology.
60 (6): 677-687.
46
logo_pie_uaemex.mx