Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 57
Los productores de amaranto en la Zona de
Conservación Ecológica Teuhtli
Beatriz Ramírez Meza
1
Guillermo Torres Carral
2
Pedro Muro Bowling
3
José Muruaga Martínez
±
David López Monroy
²
Resumen
Las áreas rurales del Distrito Federal enfrentan graves problemas de erosión de suelos y contamina-
ción del medio. Mediante la gestión ante instancias sus productores y actores sociales ante instan-
cias del gobierno federal, persisten en la búsqueda de apoyo técnico y económico para salvaguardar
la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli, que mundialmente está reconocida como un reservorio
de diversidad genética para el cultivo del amaranto (
Amaranthus hypochondriacus
). En donde la pro-
ducción de su semilla es una actividad de gran importancia económica, social, cultural y ambiental.
Entre los beneficios más importantes del amaranto están su relevante valor nutritivo (similar a la
leche de vaca)
y su alta rentabilidad, que permite a los productores una ganancia de más de 100%
de la que obtendrían en una inversión de libre riesgo. La presente investigación se llevó a cabo me-
diante un enfoque agroecológico apoyado con la aplicación de cuestionarios y entrevistas. El obje-
tivo del trabajo fue analizar los procesos socioculturales de los productores de amaranto en la Zona
de Conservación Ecológica Teuhtli, ubicada en Santiago Tulyehualco, delegación Xochimilco, Mé-
xico,
D
.
F
.
De sus resultados se desprende la conclusión de que los productores, por medio de la or-
ganización, han logrado preservar el cultivo y la variabilidad genética del amaranto, además de sus
tradiciones, identidad y entorno.
Palabras clave:
agricultura periurbana, conservación de recursos, Tulyehualco, unidades de escurri-
miento, patrimonio agrícola cultural.
Amaranth producers in the Teuhtli Ecological Conservation Zone
Abstract
The rural areas of the Federal District face serious problems of soil erosion and environmental conta-
mination.
Producers and social actors in this area have persisted in knocking on the doors of various
1 Colaboradora en el Campo Experimental Valle de México, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.
2 Profesor- Investigador del Departamento de Sociología Rural, Universidad Autónoma Chapingo.
3 Profesor- Investigador del Departamento de Sociología Rural, Universidad Autónoma Chapingo.
4
Investigador del Campo Experimental Valle de México, Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.
5
Profesor- Investigador del Departamento de Preparatoria Agrícola, área de disciplinas Humanísticas, Universidad Autónoma Chapingo.
Recibido: 22 de enero de 2010
Aceptado: 8 de abril de 2010
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 58
Beatriz Ramírez Meza, Guillermo Torres Carral, Pedro Muro Bowling, José Muruaga Martínez y David López Monroy
federal government agencies, searching for te-
chnical and economic support to protect the
Teuhtli Ecological Conservation Zone.
Teuhtli is
renowned on a world-wide level as a reservoir of
genetic diversity for the cultivation of amaranth
(
Amaranthus hypochondriacus
), and the produc-
tion of its seed is an activity of great economic,
social, cultural and environmental importance.
Among the most important benefits of ama-
ranth are its significant nutritional value (similar
to that of cow’s milk) and its high profitability,
which allows producers to earn a profit of 100%
more than if they were to invest in risk free in-
vestments. This research project was carried out
with an agroecological approach, supported
by the application of questionnaires and inter-
views.
The goal of the project was to analyze the
sociocultural processes of amaranth producers
in the Tehutli Ecological Conservation Zone, lo-
cated in Santiago Tulyehualco, in the Delegation
of Xochimilco, Mexico City, Federal District.
The
results of this work have led to the conclusion
that the producers, through their organiza-
tion, have managed to preserve the cultivation
and genetic variability of amaranth, in addition
to preserving their traditions, identity and su-
rroundings.
Key words
: peri-urban agriculture, resource con-
servation, Tulyehualco, drainage basin, agricul-
tural cultural heritage.
Introducción
Actualmente, los efectos de la contaminación
del agua, suelo y aire son problemas
que no po-
demos dejar de lado, sobre todo porque éstos
son mayores en zonas donde existe alta concen-
tración de
población, como las áreas urbanas,
cuya presión ha reducido los espacios verdes, y
aquellos que han sobrevivido se convierten en
zonas de vital importancia para la conservación
y salvaguarda del medio ambiente. Tal es el caso
de la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli,
ubicada en Santiago Tulyehualco, delegación
Xochimilco, al sur de la Ciudad de México.
Torres
et al
. (2000) mencionan que las áreas
periurbanas dedicadas a actividades agrope-
cuarias presentan altos niveles de erosión del
suelo, pérdida de diversidad biológica, defores-
tación, sedimentación de los cuerpos de agua,
contaminación de mantos acuíferos, ineficiente
uso del suelo y mal manejo de recursos natura-
les, que en conjunto, reducen la capacidad de
sustentación para la actividad humana en estos
espacios geográficos.
Los productores de amaranto (
Amaranthus
hipochondriacus
)
de Santiago Tulyehualco, me-
diante la gestión de apoyos y ayuda de instan-
cias nacionales e internacionales como la
FAO
6
,
han trabajado en la resolución del problema de
erosión de su entorno natural. Los faldeos de
volcán inactivo Teuhtli
7
son importantes para los
productores, debido a que en ellos se encuen-
tran sus terrenos de cultivo, y pese a los proble-
mas que enfrentan tratan de no ceder a las pre-
siones de espacio; es por eso que preservar un
área con estas características les obliga a entrar
en la dinámica de protegerla para ellos y para las
futuras generaciones (foto 1).
En el año
2002 se llevó a cabo el proyecto
Manejo Sustentable de Unidades de Escurri-
miento en la Zona de Montaña, Xochimilco,
el
cual integraba el de “Manejo Sustentable de
Cuatro Unidades de Escurrimiento de Montaña
(
UEM
) de Preservación Ecológica”. Financiados
por la
FAO
, se contó con asesoría y supervisión
del organismo no gubernamental Fundación
Agua y Medio Ambiente (
AMAAC
), coordinado
por la Delegación Xochimilco. En este proyecto
6 FAO.
Food and Agriculture Organization (Organización de las
Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación).
7 El volcán Teuhtli pertenece a la provincia fisiográfica Eje Neovol-
cánico. Se originó en la era Cenozoica del periodo Cuaternario. Su
relieve lo constituye la acumulación de ceniza de explosión piro-
clástica. Tiene 2 710 metros de altitud sobre el nivel del mar.
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 59
Los productores de amaranto en la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli
se plantea la importancia de preservar las zonas
rurales, las cuales recientemente son objeto de
decretos y legislaciones que las convierten en
zonas de reserva ecológica y/o zona de recarga
del acuífero de la Cuenca de México. Además,
se propuso delimitar el área geográfica en uni-
dades de trabajo, debido a que se considera esa
superficie como una gran cuenca, que a su vez
se divide en subcuencas, correspondientes a los
escurrimientos de agua (lluvia o humedad). La
zona montañosa sur de Xochimilco la integran
cuatro subcuencas, de las cuales la subcuenca 1,
formada por las áreas de escurrimientos del vol-
cán Teuhtli y la zona montañosa de los pueblos
de la delegación Milpa Alta, abarca las tierras
ejidales y pequeñas propiedades de Santiago
Tulyehualco, San Luis Tlaxialtemalco y San Gre-
gorio Atlapulco de la delegación Xochimilco.
Como resultado del proyecto
Manejo Susten-
table de Unidades de Escurrimiento en la Zona de
Montaña Xochimilco
, se llevó a cabo la construc-
ción de gaviones en el área de escurrimiento
de la ladera del volcán Teuhtli. Destinadas para
contener el agua de lluvia, con el fin de evitar los
deslaves del cerro, también se colocaron 11 cis-
ternas que actualmente los productores apro-
vechan para cultivos de riego. Esto les ha per-
mitido la introducción de cultivos de hortalizas
(Morales y Valdovinos, 2001). Para los producto-
res, salvaguardar el entorno natural y las áreas
de cultivo es esencial, ya que es donde a través
del tiempo y de varias generaciones han conser-
vado el de amaranto
y su diversidad genética.
El amaranto es un pseudo cereal que produ-
ce grano o semilla, pero de tamaño más peque-
ño. Existen tres especies del género
Amaranthus
que producen racimos cargados de semillas co-
mestibles:
Amaranthus hypocondriacus
(foto2)
y
A. cruentus,
nativos de México y Guatemala
respectivamente, y
A. caudatus
,
nativo de Perú
y de otros países andinos. Las tres especies se
producen en pequeña escala en valles aislados
de México, Centroamérica y Sudamérica, donde
habitan campesinos que han seguido cultivan-
do las plantas que sembraron sus antepasados
(Sánchez, 1980).
“Con un gran contenido proteínico de
un 16 por ciento, la semilla del amaranto
compite bien con variedades convencio-
nales de trigo (12-14%), arroz (7-10%), maíz
(9-10%) y otros cereales de gran consumo.
Los cereales se consideran ‘desbalancea-
dos’ en su composición de aminoácidos,
porque de ordinario carecen de suficientes
Foto 1. El cultivo del amaranto en la zona montañoa
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 60
Beatriz Ramírez Meza, Guillermo Torres Carral, Pedro Muro Bowling, José Muruaga Martínez y David López Monroy
cantidades de lisina para que resulten ópti-
mamente saludables. La proteína del ama-
ranto, en cambio, contiene casi el doble de
lisina que la proteína del trigo, el triple que
la del maíz y tanta como se encuentra en la
leche, el alimento por antonomasia. […]
“el
amaranto (alegría) es un complemento nu-
tricional de los cereales ordinarios (la pro-
teína del amaranto, por otra parte, es baja
en leucina, pero este aminoácido se halla
en exceso en otra fuente de proteína vege-
tal” (Plucknett
et al.,
1987).
En Santiago Tulyehualco los procesos socio-
culturales
8
son parte integral de los productores
8
Foster (1988), para explicar el concepto sociocultural, define pri-
mero sociedad y cultura, uniéndolas después. Es por eso que “una
sociedad concreta es una cosa en marcha "funciona y se perpetua
a sí misma" porque sus miembros, aunque no se lo propongan, es-
tán de acuerdo en cuanto a las normas básicas para vivir juntos”.
Además, la palabra cultura “es el resumen o síntesis de estas reglas
que orientan la forma de vida de los
miembros sociales. La cultura
pudiera describirse como la forma común y aprendida de la vida
y constituyen, a la vez,
una forma de cohesión. La
familia es una institución en la que se observa el
primer acercamiento a la socialización y, poste-
riormente, se convierte en apoyo y parte funda-
mental para seguir reproduciendo sus costum-
bres. De este proceso depende al final el que si-
gan conservando sus costumbres, lo que con el
tiempo se convirtió en un factor fundamental de
su identidad como grupo. Así, su capacidad de
organización e identidad cultural los ha cohe-
sionado permitiéndoles sobrevivir en contextos
adversos, como lo es el Distrito Federal, donde
se tiene contacto con diversos factores que pue-
den ocasionar la pérdida de este grupo rural.
El objetivo del presente trabajo de investiga-
ción es analizar los procesos socioculturales de
los productores de amaranto en la Zona de Con-
servación Ecológica Teuhtli.
La hipótesis planteada para esta investiga-
ción es que a través del tiempo y de varias gene-
raciones, mediante sus procesos socioculturales,
los productores de amaranto han conservado
este cultivo prehispánico y su diversidad genéti-
ca; además de salvaguardar dicha
zona de con-
servación.
Materiales y métodos
El enfoque metodológico de la agroecología
tiene tres niveles de indagación: distributivo, es-
tructural y dialéctico, los cuales abordan el ma-
nejo de los recursos desde una perspectiva eco-
lógica, socioeconómica y política. De los niveles
de análisis sólo se trabajó con la explotación o
que comparten los miembros de una sociedad”. También “la socie-
dad quiere decir pueblo, y cultura significa el comportamiento de
dicho pueblo. Por lo que se utiliza la palabra compuesta sociocul-
tural para indicar que los fenómenos a que aluden participan de la
sociedad y de la cultura. Las formas socioculturales son aprendi-
das”. Por lo tanto, “un sistema sociocultural es un todo congruente
funcional lógicamente integrado. Un sistema sociocultural puede
compararse con un organismo biológico, o con un sistema ecoló-
gico, en cuanto a que cada una de sus partes está relacionada de
algún modo con todas las otras. Cada una de ellas satisface una
función definida con relación a las otras y es esencial para el nor-
mal funcionamiento del sistema como un todo”.
Foto 2. Plantas de amaranto (
Amaranthus
hypochondriacus
).
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 61
Los productores de amaranto en la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli
predio (Guzmá
n et al
., 2000). Para el trabajo de
campo se diseñó un cuestionario que se aplicó
en forma aleatoria a cincuenta productores
lo-
calizados en el área serrana de Santiago Tulye-
hualco. Los cuestionarios contemplan datos
socioculturales que incluyen los personales y
de participación de la familia en las labores co-
lectivas en el campo. También contienen datos
ecológicos, sobre los cultivos que siembran y las
formas de manejo de los mismos. El análisis se
llevó a cabo con el paquete estadístico
Statisti-
cal Pickage for the Socials Sciences
(
SPSS
) v. 11.0.
Las entrevistas que se realizaron fueron diri-
gidas a tres rangos de edad: jóvenes, adultos y
adultos mayores, desarrollando los temas de
conocimiento del medio físico, ciclos climatoló-
gicos, prácticas de producción, la familia (trans-
misión de conocimientos)
elementos de identi-
dad (el cultivo del amaranto y fiestas); también
se realizaron entrevistas informales en las que
se obtuvieron datos de la tecnología tradicional,
festividades y la organización del grupo.
Resultados y discusión
En las áreas rurales periurbanas de la Ciudad de
México, como es Santiago Tulyehualco, los pro-
ductores, a través de la transmisión de sus tradi-
ciones, identidad y conocimiento de su medio,
de generación en generación, salvaguardan la
Zona de Conservación Ecológica Teuhtli conser-
vando al mismo tiempo, el cultivo del amaranto
y su diversidad genética. Como primer acerca-
miento al problema, se realizó la caracterización
socioeconómica de los productores.
Características socioeconómicas
Entre las características socioeconómicas de los
productores de amaranto en Santiago Tulye-
hualco, encontramos que su edad está entre
los 17 y 80 años, el promedio es de 50 años y la
mayor incidencia (18%) se observa entre los pro-
ductores con edades de 36 a 40 años. Resulta
destacable que éstos permanezcan activos has-
ta edades avanzadas, y que son pocos los jóve-
nes que se dedican al trabajo agrícola.
En lo referente a la escolaridad, la mayoría de
los productores cuenta con nivel de secundaria,
gracias a que se encuentra en la periferia de la
Ciudad de México, que les ofrece servicios como
educación, salud, capacitación y acceso a la co-
municación (figura 1).
Es importante reconocer la participación de
los productores como actores sociales para dar
respuesta a los problemas, ya que tal actitud es
indispensable para recuperar sus espacios ver-
des en una urbe expansiva como es la Ciudad
de México. Los productores de Santiago Tulye-
hualco han convertido a la agricultura en una
actividad económica de fines de semana, debi-
do a que la mayoría se emplea en trabajos que
realizan en la ciudad, ya sea en el sector guber-
namental o en la iniciativa privada (figura 2).
El emplearse como asalariados les ha signifi-
cado un complemento a su economía y la revita-
lización de la producción. Esto les ha permitido
seguir reproduciendo su forma de vida, tanto
doméstica como productiva. La cercanía de la
ciudad ha sido un factor que han aprovechado,
y el costo-beneficio se ve reflejado en los niveles
de producción agrícola.
Guerrero (1979) y Esteva (1980) coinciden al
afirmar que, lejos de romper con los lazos de la
tierra, los campesinos que se emplean en otras
actividades asalariadas revitalizan la economía
campesina, debido a que el dinero obtenido lo
envían a sus comunidades y además fortalecen
su producción. En Tulyehualco se comprobó
que el apoyo familiar a la producción agrícola
(desde la preparación del terreno hasta la cose-
cha) es fundamental para que esta actividad se
siga reproduciendo.
La familia
La familia es un factor esencial en la integración
de la sociedad. En Tulyehualco esto se expresa
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 62
Beatriz Ramírez Meza, Guillermo Torres Carral, Pedro Muro Bowling, José Muruaga Martínez y David López Monroy
Porcentaje
34
12
4
12
6
22
4
4
2
0
5
10
15
20
25
30
35
Empleado de
gobierno
Comerciante
Obrero
Jubilado
Profesionista
independiente
No tengo
otra
actividad
Empleado en
empresa
privada
Trabaja por
su cuenta
Estudiante
Figura 2. Ocupaciones de los productores de amaranto en Santiago Tulyehualco.
Escolaridad
7,0
6,0
5,0
4,0
3,0
2,0
1,0
Número de productores
20
10
0
Std. Dev = 1,55
Mean = 3,5
N = 50,00
Figura 1. Escolaridad: 1) sin escolaridad, 2) primaria, 3) secundaria, 4) preparatoria, 5) carrera técnica, 6) profesionista y 7) no
contestó.
profundamente, pues es en la familia donde se
realizan los procesos socioculturales, además de
ser el medio por el que se transmiten los conoci-
mientos de generación en generación.
La transmisión de las experiencias se logra a
través de las pláticas entre abuelos, padres, tíos
y durante el acercamiento que los niños tienen
cuando asisten a las labores del proceso produc-
tivo (socialización).
El apoyo de la familia a las labores en el cam-
po es fundamental para nuestras sociedades ru-
rales. El apoyo familiar para los productores de
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 63
Los productores de amaranto en la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli
Tulyehualco se manifestó en 82% de aquellos
que expresaron que lo tenían y 16% de los que
contestaron que carecían de él. Este soporte se
revela como un factor decisivo para que la agri-
cultura en estas áreas siga subsistiendo.
El número de integrantes de la familia que se
dedican al campo, en promedio, reveló que
8%
son niños,
20% son jóvenes y
86% son adultos.
La fase en que participa la familia va desde la
preparación del terreno (30%), siembra (38%),
deshierbe (39%) y cosecha (37%); o sea, práctica-
mente participa en todas las fases, realidad que
vuelve a expresar que el apoyo familiar es básico
para la producción agrícola en esta comunidad.
Los niños comienzan a participar entre los
cuatro y cinco años, acompañando a los adultos,
primero como juego en su proceso de socializa-
ción hacia las actividades y costumbres de las
familias de los productores de Tulyehualco, y
posteriormente ayudando a hacer montones de
hierba, desyerbando y, conforme aumenta su
edad, sembrando.
De los 10 a los 11 años de edad, la participa-
ción incluye desde la preparación del terreno
hasta la cosecha, aunque en menor proporción
que los adultos. A los 15 o 16 años la energía em-
pleada para la realización de la fuerza de trabajo
es mayor, debido a que los jóvenes son capaces
de cargar sacos de 50 a 60 kg de semilla.
Los adultos mayores de 80 años de edad si-
guen activos, participando en las labores desde
la preparación del almácigo con la tecnología
tradicional del amaranto, hasta la fase de la co-
secha. La actividad agrícola que realizan los revi-
taliza y los mantiene activos.
La herencia familiar de costumbres y cono-
cimientos se realiza con la cotidianidad, desde
niños a adultos; éstos enseñan y orientan la par-
ticipación de los infantes y adolescentes en las
labores del campo, así como en la transforma-
ción de los productos del amaranto, la nieve y
la aceituna, esta última derivada de su antigua
dedicación a sus plantaciones de olivos.
Elementos de identidad
a) El amaranto.
Para los productores de Tulye-
hualco de la zona montañosa, el amaranto re-
presenta el seguir conservando sus tradiciones,
recordar a familiares y amigos, vivir con los re-
cuerdos, pero también representa una defensa
de su patrimonio, el actual y el del futuro. Para
ellos igualmente significa un ingreso con mejor
remuneración que los otros cultivos. Además, el
amaranto lo siguen aprovechando de una for-
ma o de otra: en dulces (alegría), mezclándolo
con otros cereales, como es el caso de los panes,
pasteles y galletas, o simplemente consumien-
do sus hojas en algún guisado o empleándolas
como abono verde.
El amaranto se ve como un vínculo de unión
entre las familias, ya que se reúnen para trabajar
juntos el cultivo, pero también es una fuente de
transmisión y creación de conocimientos empí-
ricos, donde siguen probando y van adaptando
lo nuevo (foto 3).
Foto 3. Productor de amaranto en su terreno de cultivo.
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 64
Beatriz Ramírez Meza, Guillermo Torres Carral, Pedro Muro Bowling, José Muruaga Martínez y David López Monroy
b) Fiestas.
Los pueblos de México se han caracte-
rizado por las diversas celebraciones en el ámbi-
to mágico-religioso, detrás de las cuales existen
leyendas y costumbres que los distinguen y lle-
gan a formar parte de su identidad, como es el
caso de las diferentes fiestas que se realizan en
Santiago Tulyehualco.
Feria Regional de la Alegría y el Olivo
En Tulyehualco se lleva a cabo la Feria Regional
de la Alegría y el Olivo, que en el 2010 cumplió su
trigésimo noveno aniversario, la cual es más que
un medio para obtener un beneficio económico.
La feria ocupa la explanada y una calle aledaña
del centro, frente a la delegación del poblado, y
se lleva a cabo en la primera y segunda semanas
del mes de febrero. En ella se puede disfrutar de
espectáculos musicales, danzas y bailes folcló-
ricos, entre otros, además de las exposiciones
de una gran diversidad de dulces, harinas, pa-
nes, galletas, atoles y granolas de amaranto;
así
como también obtener aceite de olivo y conser-
va de aceituna.
El pueblo de Santiago Tulyehualco ha sido, a
lo largo de su historia, productor tradicional de
amaranto y aceituna. A pesar de que los olivos
han ido desapareciendo, los productores con-
servan sus conocimientos sobre el tratamiento
de la aceituna, que procesan en pequeñas pro-
porciones en comparación con el amaranto.
Para los productores y organizadores, esta
feria significa la reafirmación de sus dos princi-
pales actividades productivas, de sus costum-
bres y la preservación de tradiciones, las que
lo distinguen de los demás pueblos de la zona,
además de mostrar su creatividad en la forma de
preparar sus productos. La feria representa para
los productores la oportunidad de ofrecer sus
productos y obtener un beneficio económico en
dos formas: dándole un valor agregado transfor-
mándolo en dulce, como en el caso del amaran-
to, y otra simplemente ofreciendo su semilla o el
aceite de oliva a un mejor precio a los visitantes.
Feria de la nieve
Otra celebración típica de Santiago Tulyehual-
co es la Feria de la Nieve, que en el 2010 cumplió
su 125 aniversario. Más antigua que la feria de la
Alegría y el Olivo, los productores guardan más
recuerdos de ella.
Aquí se puede encontrar gran variedad de
nieves de sabores, desde los más comunes has-
ta los más exóticos, además son elaboradas con
productos naturales. A pesar de la cercanía a
la ciudad y la modernidad en que estamos vi-
viendo, los organizadores y los expositores han
acordado continuar con su tradición de hacer
la nieve con ingredientes naturales y de forma
artesanal. En esta feria los productores tienen
una mayor participación. La división del trabajo
se observa de manera evidente, porque son los
hombres quienes elaboran la nieve y las mujeres
las que la venden. En este tipo de actividad se
observa una participación integral de toda fami-
lia. El complemento de las nieves son también
los productos tradicionales de amaranto elabo-
rados como dulces de manera casera.
Fiesta de la Santa Cruz
La fiesta de la Santa Cruz se lleva a cabo cada 3
de mayo en la cima del volcán Teuhtli, y su orga-
nización corre a cargo de los mayordomos de
Milpa Alta y Santiago Tulyehualco. Los habitan-
tes de los pueblos aledaños suben a escuchar la
misa portando cruces adornadas con flores para
bendecirlas. Al término de la misma, los mayor-
domos ofrecen una comida a todos los asisten-
tes. Algunos pobladores llegan desde una no-
che antes y acampan en la cima del Teuhtli.
Esta fiesta tiene su origen en tradiciones
cristianas, y su fecha coincide con el inicio de la
temporada de lluvias. En México esta festividad
muestra el sincretismo que se generó en el mo-
mento del contacto de los españoles y los gru-
pos prehispánicos. Recuerda por un lado el des-
cubrimiento de la cruz en el sentido católico y,
al mismo tiempo, las festividades prehispánicas
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 65
Los productores de amaranto en la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli
relacionadas con la naturaleza y la agricultura.
Los cerros y los volcanes son considerados como
dadores de agua, porque en las serranías se ge-
neran ríos y manantiales, y en sus alturas se con-
densan las nubes que dan origen a las lluvias. La
importancia que marcan estas festividades para
los productores es que, de alguna manera, están
relacionadas con el inicio del temporal.
Fiesta de Santiago
Otra festividad de importancia para los produc-
tores es la del 25 de julio, en la que celebran a
Santiago Caballero, el Santo Patrón del pueblo.
En esta fiesta, en la que participan todos los ha-
bitantes de sus barrios y colonias,
se organizan
jaripeos, peleas de gallos y carreras de caballos.
También es ocasión propicia para que quienes
se alejaron del pueblo visiten a sus familiares o
compadres y festejen al patrono.
En esta celebración, quienes sembraron maíz
después del 2 febrero ofrecen los elotes cose-
chados al Santo Patrón del pueblo como agra-
decimiento, y llevan también forraje (pastura) a
los animales que les ayudan en sus faenas agrí-
colas.
Con el transcurso del tiempo, los producto-
res se dieron cuenta de que organizados sería
fundamental para poder acceder a los apoyos
técnicos y económicos ante instancias guberna-
mentales, por lo cual decidieron formar la Socie-
dad Cooperativa Productores Agroecológicos
Regeneración Campesina “Teuhtli”, para conser-
var y salvaguardar su entorno.
Grupo organizado
Los productores de Santiago Tulyehualco ac-
túan tradicionalmente de manera familiar, pero
existe una organización legalmente estableci-
da: Productores Agroecológicos Regeneración
Campesina “Teuhtli”, constituida en 2004 con 56
miembros. A través de ella los productores han
manifestado su preocupación por el deterioro
ecológico e implementado estrategias para con-
servar y proteger el área. Producto de la orga-
nización se formó el grupo de ecoguardas, que
comenzó a operar en septiembre de 2004 con
el apoyo del Focomdes.
9
Posteriormente, con el
proyecto de continuación que se había genera-
do, siguen trabajando con el apoyo del
PIEPS
10
,
pero con el nombre de “Conservadores del Me-
dio Ambiente Teuhtli”, integrado por 18 produc-
tores que participan
en los trabajos de conser-
vación, divididos en tres grupos que abarcan los
turnos matutino, vespertino y de fin de semana.
En el extinto volcán Teuhtli
han estado realizan-
do trabajos de reforestación, en los que un gru-
po de vecinos dedica parte de su tiempo a regar
los árboles plantados y
protegerlos de los in-
cendios en coordinación con la Corena-Der.
11
En-
tre los logros de este trabajo está el de conserva-
ción y preservación de nichos de frijol silvestre,
como son las especies
Phaseolus esperanzae y P.
pluriflorus
(foto 4).
Para los productores es importante conservar
el entorno natural y su área de cultivos. Como lo
9 Focomdes (Fondo Comunitario para el Desarrollo Equitativo y
Sustentable).
10
PIEPS
(Programa Integral de Empleo Productivo).
11 Corena-Der (Coordinación de Recursos Naturales y Desarrollo
Rural).
Foto 4. Miembros del grupo de Productores Agroecológicos
Regeneración Campesina “Teuhtli”.
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 66
Beatriz Ramírez Meza, Guillermo Torres Carral, Pedro Muro Bowling, José Muruaga Martínez y David López Monroy
expresan ellos: “éste es uno de nuestros objeti-
vos: defenderlo para las generaciones futuras”.
Asimismo, el área agrícola está constituida por
una multivariedad productiva, ya que junto a las
siembras de amaranto también cultivan maíz,
frijol, chile, haba y calabaza, entre otros.
Cultivos y su manejo (conocimiento del medio
físico)
Los terrenos de cultivo incluyen 98% de super-
ficie de
temporal y sólo 2% de riego. Esto es re-
sultado del proyecto de “Manejo Sustentable
de Unidades de Escurrimiento en la Zona de
Montaña, Xochimilco”, que contempló el pro-
yecto “Manejo Sustentable de Cuatro Unidades
de Escurrimiento de Montaña de preservación
ecológica”, financiado por la
FAO
. Así pudieron
instalarse once cisternas, cinco de las cuales uti-
lizan en toda su capacidad. El resto, al quedar
situadas donde sólo pueden captar el agua de
lluvia y se llenan 55% en 40%,
se utilizan para re-
gar árboles frutales, a diferencia de las otras que
sí captan el agua de lluvia y otros escurrimien-
tos. Esta agua se emplea para el riego por goteo,
que aprovecha la fuerza de gravedad, para regar
hortalizas como tomate, chile, rábanos y lechu-
gas, entre otros (fotos 5 y 6).
Con su organización, los productores de San-
tiago Tulyehualco han logrado estos apoyos,
que les permiten salvaguardar su entorno, se-
guir siendo campesinos productivos y, a
su vez,
conservar especies como el amaranto y su diver-
sidad genética.
El poblado de Tulyehualco ha sido conside-
rado tradicionalmente como una zona amaran-
tera, pero los productores también siembran
otros cultivos, entre ellos maíz (
Zea mayz
), fri-
jol (
Phaseolus vulgaris
), diversas variedades de
chile (
Capsicum
sp.), haba (
Vicia faba
)
, calabaza
(
Cucurbita
sp.), tomate (
Physalis ixocarpa
), huau-
zontle (
Chenopodium nuttalliae
)
, y chícharo (
Pi-
sum sativum
); también realizan cultivos de ciclo
corto como flores de cempaxúchitl
(
Tapetes erec-
ta
L
.)
y nube (
Gypsophila paniculada
L.), además
de hortalizas como el rábano (
Raphanus sativus
).
Ciertamente, dedican al amaranto una exten-
sión mayor en la siembra por su rentabilidad,
mientras que los otros cultivos son de autocon-
sumo, y cuando existe un excedente de produc-
ción se ofrecen en el mercado local.
.
Entre los productores, 96% manifestó utili-
zar la rotación de cultivos mientras que 4% no
la practica. Dentro de los atributos para evaluar
la sustentabilidad de un agroecosistema se en-
cuentra la estabilidad, la que plantea que entre
más diversidad de cultivos exista y cuanto mejor
sea su adaptación rotacional a las condiciones
edafoclimáticas, mayor será la capacidad para
mantener estable la productividad del sistema
Foto 5 . Cisterna en área de escurrimiento.
Foto 6. Cisterna sólo para captación de agua de lluvia.
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 67
Los productores de amaranto en la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli
(Goodman y Redelifit, 1991, en Guzmán,
et al.
,
2000).
Los resultados muestran una disminución en
la
asociación de cultivos, que se explica por las
características que prevalecen entre estos agri-
cultores, de acuerdo a ellos este sistema supone
mayor inversión de tiempo y gasto de energía.
Los productores de Tulyehualco integran la
maleza al área de cultivo al realizar los trabajos
de deshierbe, amontonándola en un espacio
periférico que posteriormente van incorporan-
do al terreno
al preparar la tierra para la siem-
bra. Otros, la dejan en medio de los surcos y así
mantienen un reciclamiento de nutrientes y fer-
tilidad del suelo, impidiendo además la pérdida
de humedad en la tierra de cultivo.
Knight (1980, en Altieri, 1995) sostiene dos
principios:
a
) la mezcla de cultivos (policultivos)
y combinaciones de variedades los protegen
de enfermedades y plagas, lo cual tiene como
resultado una utilización más eficaz de la luz, el
agua y los nutrientes por parte de las plantas de
diferentes alturas, además de que se protegen
contra la pérdida de un cultivo, especialmente
en las áreas propensas a heladas, inundaciones
y sequías; asimismo, al tiempo que proporcio-
nan cierta eficacia al suelo y reducen su pérdi-
da de humedad, los cultivos mixtos aumentan
las oportunidades para la comercialización y
aseguran el abastecimiento de una gama de
productos sin tener que invertir en el almacena-
miento;
b
) los pequeños agricultores sustentan
la fertilidad del suelo, manteniendo ciclos cerra-
dos de nutrientes, energía, agua y desechos (re-
ciclaje de nutrientes).
En la actualidad, el amaranto se cultiva en
cinco entidades federativas de nuestro país: Dis-
trito Federal, con 400 ha; Estado de México, con
300 ha; Morelos, con 350 ha; Puebla, con 150 ha, y
Tlaxcala con 200 ha (Muruaga,
et al
., 2003).
Existen estudios que muestran la rentabili-
dad y rendimiento del amaranto, pues este cul-
tivo, como ya se ha indicado, aunque requiere
mayores niveles de inversión que el maíz, tie-
ne una mayor tasa de rentabilidad (Islas e Islas,
2001).
Conclusiones
La producción agrícola en áreas como Santiago
Tulyehualco representa una barrera verde y pro-
ductiva, porque aminora los efectos de la conta-
minación que genera una urbe como la Ciudad
de México, filtra el agua de los mantos acuíferos
y detiene la proliferación de asentamientos irre-
gulares.
En lo que se refiere a la edad, los datos arroja-
dos por el cuestionario nos muestran la proble-
mática que se vive en el campo mexicano: quie-
nes más se resisten a abandonarlo son personas
mayores y los reemplazos generacionales son
cada vez más restringidos, pues para una mayo-
ría de jóvenes su proyecto de vida no incluye el
dedicarse a la agricultura.
Un buen nivel de escolaridad en los produc-
tores les permite visualizar mayores oportuni-
dades para mejorar sus condiciones de vida,
además de aprovechar las ventajas que les brin-
da el encontrarse en la periferia de la Ciudad de
México, como los servicios de educación, salud,
capacitación y comunicación.
En la actualidad la agricultura para peque-
ños propietarios (minifundistas) no es rentable,
motivo por el cual se emplean en otras activida-
des asalariadas en la Ciudad de México, estrate-
gia que se traduce en apoyo para seguir con su
práctica agrícola.
El acceso a los servicios educativos y un ma-
yor nivel cultural les ha permitido tomar con-
ciencia y buscar la forma de prevenir y seguir
conservando su espacio, como es la Zona de
Conservación Ecológica Teuhtli.
La familia es fundamental para continuar re-
produciendo las prácticas agrícolas, porque a
través de ella se transmiten los conocimientos de
generación en generación; sin embargo,
se ob-
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 68
Beatriz Ramírez Meza, Guillermo Torres Carral, Pedro Muro Bowling, José Muruaga Martínez y David López Monroy
servó que, si bien mientras los niños son peque-
ños, apoyan a la unidad de producción, pero al
crecer su proyecto de vida ya no es la agricultura.
El apoyo familiar es necesario porque aun-
que no implica retribución económica, y por lo
tanto no aumenta los costos de producción, sir-
ve para unir a la familia y continuar con las labo-
res en la unidad de producción.
El cultivo del amaranto y las fiestas tradicio-
nales que se celebran en Santiago Tulyehualco,
han significado para sus productores seguir la
conservación
de sus tradiciones (producción
agrícola y transformación), un vínculo de unión
familiar y
también la defensa de su patrimonio
presente y futuro. El cultivo y las fiestas son ele-
mentos de identidad y una forma de obtener in-
gresos para los productores de esta comunidad.
El grupo "Productores Agroecológicos de Re-
generación Campesina Tehutli” ha logrado con
éxito beneficios y apoyos para la reconstrucción
de
terrazas y caminos, así como árboles para re-
forestar el área, entre otros. La organización ha
sido fundamental para
obtenerr los recursos
que les ayuden a seguir manteniendo la unidad
de producción, y al mismo tiempo les ha permi-
tido proteger la Zona de Conservación Ecológi-
ca Teuhtli, así como proseguir con el cultivo del
amaranto y cuidar su diversidad genética.
Los resultados obtenidos nos muestran que
los productores de amaranto en Santiago Tulye-
hualco continúan reproduciendo prácticas pre-
hispánicas como el manejo de policultivos y
la rotación y asociación de cultivos. Lo anterior
les permite proteger sus siembras de enferme-
dades, asegurar sus cosechas contra pérdidas,
aprovechar la eficacia del suelo y reducir la pér-
dida de humedad,
además de disponer de un
abastecimiento seguro de productos para la ali-
mentación familiar, ya que la mayoría de sus cul-
tivos son utilizados para el autoconsumo.
Es importante señalar que a través de estos
procesos socioculturales los productores han lo-
grado integrarse y unirse para continuar repro-
duciendo su legado a través de las generaciones
y, al mismo tiempo, proteger su entorno natural.
Literatura Citada
Altieri, M. A. 1995.
Agroecología. Bases científicas
para una agricultura sustentable.
Ed.
CLADES
. 2ª
Edición. Chile.
Esteva, G. 1980.
Campesinos, obreros agrícolas y
otros trabajadores del campo: La batalla en el
México rural.
Siglo XXI, México. pp.128-162.
Foster, G. M. 1988. I.
Aspectos culturales del desa-
rrollo tecnológico: los cultivos tradicionales y los
cambios técnicos.
Fondo de Cultura Económi-
ca. México. pp. 21-38.
Guerrero, J. 1979.
La diferenciación interna del
campesino mexicano: polémica sobre las clases
sociales en el campo mexicano.
Ed. Macehual,
Departamento de Sociología Rural, Universi-
dad Autónoma Chapingo. México. pp. 13-29.
Guzmán C., G.; M. González de M. y E. Sevilla G.
2000.
Introducción a la agroecología como de-
sarrollo sostenible.
Ed. Mundi-Prensa. España.
Islas G., J. y F. Islas G., 2001. “Rentabilidad de los
cultivos amaranto y maíz para grano en la
Zona Central de México”
.
Agricultura Técni-
ca en México
, vol. 27, núm. 2, julio-diciembre
2001. México. pp. 143-151.
Morales L., I. y J. H. Valdovinos A. 2001.
Monogra-
fía de la comunidad de Santiago Tulyehualco,
Xochimilco, D. F.
Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimentación
(
FAO
), Delegación Xochimilco y Fundación
Agua y Medio Ambiente,
A
.
C
.
(
FAMAAC
). Mé-
xico.
Morales L., I. y J. H. Valdovinos A. 2001.
Manejo
sustentable de unidades de escurrimiento en
la zona de montaña, Xochimilco, manejo sus-
tentable de cuatro Unidades de Escurrimiento
de Montaña (
UEM
) de preservación ecológica.
Organización de las Naciones Unidas para la
Revista de Geografía Agrícola núm. 44 / 69
Los productores de amaranto en la Zona de Conservación Ecológica Teuhtli
Agricultura y la Alimentación (
FAO
), Delega-
ción Xochimilco, Fundación Agua y Medio
Ambiente, A. C. (
FAMAAC
), México.
Muruaga M., J. S.; J. M. Hernández C. y E. Espitia
R. 2003.
Conservación y utilización del amaran-
to en el área rural del Distrito Federal.
Campo
Experimental Valle de México, Instituto Na-
cional de Investigaciones Forestales, Agríco-
las y Pecuarias, Memoria Técnica núm. 6, Mé-
xico. pp.7-9.
Plucknett, D. L.,
et al.
1987.
El amaranto: Pers-
pectivas modernas para un cultivo olvidado.
Informe de la comisión Especial del Comité
Asesor sobre Innovación Tecnológica, De-
partamento de Ciencia y Tecnología para el
Desarrollo Internacional, Oficina de Asuntos
Internacionales del Consejo Nacional de In-
vestigaciones. Ed. Villicaña, México.
Ramírez M., B. 2007.
Los procesos socioculturales
de los productores de Tulyehualco, D. F. y la tec-
nología agrícola tradicional del amaranto en
la perspectiva de la sustentabilidad.
Tesis de
Maestría, Departamento de Sociología Rural,
Universidad
Autónoma Chapingo. México.
logo_pie_uaemex.mx